Panorama de la economía en México

Panorama de la economía en México
Por Laura Romero en la UNAM Núm. 4, 666

Convocados por su coordinador, el profesor emérito de la Facultad de Economía Rolando Cordera Campos, los integrantes del Grupo Nuevo Curso de Desarrollo se reunieron para tratar los temas de la macroeconomía en 2015; la situación y perspectiva política, así como las condiciones y tendencias sociales.

Con la presencia del rector José Narro Robles, el economista Gerardo Esquivel Hernández explicó que al inicio de esta administración se esperaba hacia 2014 un crecimiento estable, de cuatro por ciento, pero a mediados de 2013, cuando se comenzó a ver que la economía no crecía como se anticipaba, empezó un ajuste a la baja.

A principios de 2014 la expectativa había caído a 3.3 por ciento, “pero todavía no era tan mala; sin embargo, continuó el declive a lo largo del año pasado”. El dato oficial podría terminar entre 2.0 y 2.1 por ciento, y anunciarse a mediados de febrero.

La economía no acaba de arrancar, sostuvo Esquivel. Pero hay un relativo optimismo si uno ve lo que se espera para este año respecto de los dos anteriores; “llegamos a 2015 con una situación económica con una especie de altibajos”. Encuestas de los analistas del sector privado, bancos y casas de bolsa señalan que el crecimiento esperado se ha ajustado a la baja y ahora es de 3.5 para este año, ligeramente por debajo de la expectativa de 3.9, y por encima de lo que esperan instancias como el Fondo Monetario Internacional, que hizo un ajuste a la baja, a 3.2. Así, este año se anticipa como de recuperación económica, con más de tres por ciento.

Parecería que empieza a carburar la economía, calificó. Hay elementos favorables para México, como una mejor expectativa de crecimiento del vecino país del norte, que generará mayor demanda de nuestras exportaciones. No obstante, existe un muy débil mercado interno.

Molestia extendida

En tanto, el politólogo José Woldenberg aseveró que a pesar de que se vive un cambio político de enorme envergadura en un sentido democratizador, no es difícil detectar una molestia extendida: políticos, partidos y cámaras obtienen las más bajas calificaciones si se le pregunta a las personas sobre su aprecio, desprecio, confianza o desconfianza. “Estamos en una situación en la que el malestar en la democracia pudiera convertirse en un malestar con la democracia”, advirtió.

Quizá, reflexionó, ha llegado el momento de plantearnos a este sistema de gobierno como problema (por el anti-pluralismo, las dificultades de su operación y la conformación de un pluralismo equilibrado) y los obstáculos que debe afrontar si quiere consolidarse (como la infravaloración de la transición democrática; el déficit de estado de derecho; la pobreza, la desigualdad y la cohesión social; el estancamiento económico y la violencia creciente). “Durante muchos años insistimos, y con razón, en que la democracia era un remedio contra el autoritarismo, la exclusión de corrientes políticas; una solución para construir un cierto equilibrio de poderes y para expandir el ejercicio de las libertades.”

Todo eso se ha logrado, resumió Woldenberg, “pero creo que la nueva etapa nos obliga a pensarla como problema, porque en sí misma es un arreglo muy complicado, y en las dificultades que erosionan la reproducción y el aprecio a esta fórmula de gobierno”.

Consumo familiar

Por su parte, Norma Samaniego Breach, economista y exintegrante del Patronato Universitario, señaló que el consumo de las familias es un elemento fundamental del Producto Interno Bruto (PIB); pese a los pronósticos iniciales para 2014, su dinámica fue débil.

Era de cuatro por ciento

Para el último informe disponible de finanzas públicas había bajado a 2.3, y para septiembre, en el último dato real, se observa de 1.8 por ciento. Detrás de la debilidad del consumo privado está el empleo. Después de la caída del formal en la recesión vino una recuperación muy rápida. En efecto, hay sectores que han repuntado en el empleo asalariado formal, como el de la industria de transformación; no obstante, éste se sitúa hoy en día en un nivel similar al que tenía hace 14 años.

El PIB ha crecido de manera débil, lamentablemente. Dentro de él, la participación de los salarios ha caído de niveles cercanos a 40 por ciento en los años 70 y 80, a menos de 30 en las últimas décadas. “Esto es muy grave, porque no sólo se compara negativamente con otras épocas en el país, sino también con lo que ocurre en otras naciones”.

Tampoco debe perderse de vista que los empleos creados a partir de la crisis reciente son de menor nivel salarial que los que se perdieron antes de ella, finalizó Samaniego Breach. A su vez, José Narro Robles expresó que en el país nos enfrentamos a una realidad difícil. Deben revisarse las propuestas del Grupo Nuevo Curso de Desarrollo y sumar a los temas tratados otros, como los de la corrupción y la impunidad que permean lo social, lo económico y lo político; el fuero que tienen estructuras de autoridad y que deben regularse; los jóvenes y los indígenas.

Todo ello, concluyó, para tener una perspectiva de conjunto más amplia y plasmarla en un documento.

Cuatro Ciénagas un sitio rico en libélulas

Cuatro Ciénagas un sitio rico en libélulas
Por Laura Romero en la UNAM Núm. 4, 649

Un equipo científico encabezado por Enrique González Soriano, jefe del Departamento de Zoología del Instituto de Biología, ha determinado que Cuatro Ciénegas, Coahuila, con 61 especies registradas, es el sitio más rico en libélulas de la región que va desde el norte de México hasta Canadá.

Se trata de un área con una concentración especial (un punto caliente, hotspot) de biodiversidad, quizás la más importante de todo Norteamérica.

En Estados Unidos hay lugares famosos por su alta diversidad, ejemplo de ello es el área de Trans Pecos, al oeste del Río Pecos, en Texas, donde se tienen registradas alrededor de 40 especies.

Luego de estudiar la zona coahuilense, se halló que su fauna rivaliza con algunas del trópico mexicano. “Por decir algo, ahí hay más especies que en Huautla, Morelos, y eso es sorprendente, por tratarse de un desierto”.

Se descubrió, incluso, una nueva especie del género Libellula, endémica no sólo de México y Coahuila, sino específicamente de Cuatro Ciénegas.

Las ahí encontradas se caracterizan por ser parecidas a las reportadas en el desierto de Chihuahua y relacionadas con la del sur de Texas y par te de Arizona.

La riqueza biológica es extraordinaria; al inicio de la investigación, coordinada por la Facultad de Ciencias de la UNAM, en 2010, “calculé la posible existencia de unas 30 especies de libélulas, pero con el tiempo salieron más y más”, relató González Soriano.

Coahuila tenía carencia de estudios faunísticos, que fueron subsanados por un grupo de especialistas de Estados Unidos que hicieron levantamientos y dieron a conocer un listado preliminar. Con el trabajo de los universitarios mexicanos pasó a ser una entidad bien analizada para ese orden animal, con por lo menos 85 especies reportadas.

La investigación en Cuatro Ciénegas, liderada desde hace casi tres lustros por Valeria Souza, del Instituto de Ecología , ha encontrado en los cuerpos de agua de ese sitio un contenido antiguo, que alberga una fauna muy particular.

Es una reserva natural, por lo que sus cuerpos de agua están protegidos, pero del otro lado del Valle de Cuatro Ciénegas la industria lechera extrae el líquido y eso pone en peligro la riqueza biológica.

Perderla, calificó Enrique González, sería una desgracia. “Para México, presupondría una merma grande en el aspecto biológico; lo que ahí se requiere es un uso más racional del recurso”.

Un orden pequeño

Las libélulas conforman un orden pequeño, Odonata, dentro de la clase Insecta, en comparación con otros, enormes, como los coleópteros, que tienen aproximadamente 350 mil especies.

En el mundo hay cerca de seis mil especies de libélulas, y en México más de 355, de las que 41 son endémicas. “Por regla general, en el país se encuentra casi 10 por ciento de la diversidad mundial de varios grupos de plantas y animales; en este caso es un poco menos, alrededor de siete por ciento”. Su mayor diversidad dentro del territorio nacional se ubica en las áreas tropicales.

Son insectos acuáticos.

En general, las hembras depositan los huevos directamente en el agua o son insertados en la vegetación acuática sumergida los ponen uno a uno con una pequeña aguja llamada ovipositor, o en paquete.

De ahí emergen las larvas que pasan por diversos estados, hasta que maduran; una vez que lo hacen, trepan por alguna roca o tallo de una planta, salen y ocurre la metamorfosis, de donde surge un adulto con alas.

Los ciclos de v ida pueden ser cortos; en algunas especies tropicales, desde que se deposita el huevo hasta que aparece el adulto puede pasar casi mes y medio; en zonas frías, altas, algunas larvas duran dentro del agua seis o siete años y los adultos viven un mes o mes y medio.

En general, las del trópico húmedo vuelan todo el año; más al norte, donde las condiciones son cambiantes (con primaveras y veranos muy calientes, e inviernos muy severos), una parte del año, la más fría, no se ven adultos; todos permanecen como larvas dentro del agua. El orden Odonata, explicó Enrique González Soriano, tiene dos grandes grupos: los de cuerpo delgado, que vuelan poco y se denominan “caballitos del diablo”, y los que son más robustos y se caracterizan por mantener las a las abiertas cuando se paran y se les denomina libélulas.

Algunas, sobre todo estas últimas, las que pertenecen al suborden Anisoptera, tienen un vuelo poderoso. En ciertos casos, las más rápidas pueden alcanzar velocidades de hasta 50 kilómetros por hora.

Hay libélulas tan pequeñas, de 21 milímetros, como las Ischnura, hasta gigantes, que miden 130 milímetros de envergadura alar, como Megaloprepus Coerulatus, que habita en las selvas húmedas. En México existen todas, no obstante, hay entidades federativas poco estudiadas.

Ése también era el caso de Tlaxcala, que de siete especies registradas hasta 2007, pasó recientemente a 31, luego del inventario efectuado por el académico universitario y sus colaboradores; es decir, hubo un aumento de poco más de 300 por ciento.“Hoy es un estado mejor conocido en cuanto a su fauna”.

Entre los hallazgos realizados, se supo que la parte central de la entidad es donde se encuentra el mayor número de especies. Incluso, se descubrió la probable existencia de algunas que tienen cierta variación morfológica respecto de los individuos de esas mismas especies que habitan en Morelos.

Es posible que sean crípticas, que morfológicamente aparenten ser la misma, pero con estudios de ADN se podrán diferenciar, finalizó González Soriano.

El transporte, base del poderío de la civilización mexica

El transporte, base del poderío de la civilización mexica
Por Laura Romero en la UNAM Núm. 4, 646

¿Cuáles eran las rutas de transporte que había en el imperio mexica? ¿Cómo controlaba a las demás localidades? ¿Por qué llegó a adquirir tal fuerza? ¿Cómo se movían sus ejércitos en tiempos de guerra? ¿Cuál era su técnica o estrategia para ser tan exitoso? ¿Por qué unos cuantos españoles pudieron conquistarlo? Igor Lugo Olmos, del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, intentará resolver algunos de esos misterios en su trabajo “Sistemas de transporte en civilizaciones antiguas”.

Su objetivo es elaborar mapas digitales que no sólo indiquen esas rutas, sino que también puedan utilizarse con coordenadas muy precisas, refirió el doctor en Economía por la UNAM e investigador posdoctoral en la Universidad de París I (Pantheón-Sorbonne).

Con una aproximación a esa información es posible establecer por qué los aztecas eran tan fuertes, cómo controlaban a las demás localidades y cómo era el flujo de bienes y tributo. Puede tenerse una mejor idea de cómo se construyó esa civilización.

Múltiples conexiones

Documentos históricos, códices e información satelital serán las tres grandes fuentes base de este estudio. Al respecto, Lugo Olmos aclaró que hay documentos escritos y narraciones, como las Cartas de Relación de Hernán Cortés, o códices, que proporcionan información histórica y en ocasiones geográfica.

Asimismo, utilizará datos vectoriales y se abarcará todo el imperio mexica, que, en el momento de su más alto desarrollo, comprendió territorios en lo que hoy en día son el Estado de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Chiapas e Hidalgo, e incluso parte de Guatemala.

Para comenzar, el universitario analizará las redes terrestres, la forma en que los aztecas se movían por tierra (porque también había transporte por mar y ríos). “Poco a poco descubro que eran complejas, con múltiples conexiones. Es muy interesante. Hay nodos y líneas que los conectan, pero con ciertas características estadísticas y hasta geométricas”.

Si se compara a los mexicas con los mayas, es posible observar que la geografía de caminos de estos últimos era más armónica; en los primeros, por el territorio en el que se ubicaban, es más caótica, y visto a detalle, se encuentran otras particularidades que la hacen compleja.

Es del mayor interés conocer por qué ese tipo de civilizaciones cayeron, pues los mexicas fueron vencidos por los españoles y los mayas lo abandonaron todo. “Es posible hacer teorías con el uso de una perspectiva de la complejidad; se abren muchas posibilidades de brindar explicaciones”.

Igor Lugo Olmos usará simulaciones por computadora para establecer las estrategias militares. Se genera un modelo de redes donde primero se determina cuál era el flujo de, por ejemplo, Tenochtitlan a Veracruz, el tiempo que tardaban en viajar de ida y vuelta, y en un segundo momento colocar a un grupo de aztecas recorriendo la ruta y precisar cuánto tiempo le llevaría y cuál sería la mejor forma de transitar la distancia (en bloques o uno por uno).

Probablemente, al llegar a una localidad o asentamiento se llamaba a más combatientes, lo que producía un efecto de bola de nieve. Existen diversas teorías posibles y mucho que explorar, aseguró el economista.

La meta del investigador es generar modelos y simulaciones que tengan una base científica, no nada más videojuegos que no proporcionan información con rigor académico.

Redes y cambios

Lugo Olmos examinará cómo eran las redes de transporte antes de la conquista (1521) y los cambios que se produjeron con la llegada de los españoles y, por supuesto, de los caballos, momento de inflexión en que aquéllas explotan, se expanden.

Ya antes, en una colaboración con el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas, el académico exploró las condiciones iniciales de la red de transporte terrestre en México. “Tomamos la actual de carreteras, porque los seres humanos aún se desplazan sobre la geografía en forma similar a como se hacía en la antigüedad; hay coincidencias, lo analizamos y luego miramos hacia atrás”.

De ese modo, el universitario publicará la primera aproximación del mapa del transporte terrestre de los mexicas el próximo año y luego continuará el estudio en los mayas y otras civilizaciones que florecieron en Mesoamérica.

Uso de almidón para administrar vacunas orales

Uso de almidón para administrar vacunas orales
Por Laura Romero en la UNAM Núm. 4, 644

El almidón es un polisacárido de reserva en las plantas y una de las fuentes de energía más importantes para el ser humano. En la naturaleza se encuentra en forma de partículas microscópicas insolubles en agua, es biocompatible, biodegradable y mucoadhesivo, por lo que podría usarse como vehículo para administrar vacunas orales y proteínas terapéuticas, debido a los esfuerzos del grupo que encabeza Romina Rodríguez Sanoja, del Instituto de Investigaciones Biomédicas.

Patentado en México, el sistema permite unir prácticamente cualquier proteína, antígenos, enzimas y anticuerpos a los gránulos de almidón. Con esta unión específica se exploran varias aplicaciones.

Una de las más interesantes es la utilización del almidón como vehículo de vacunas orales. Con el método desarrollado se inmovilizaron sobre los gránulos proteínas de tuberculosis y tétanos, y se logró que las proteínas atravesaran el tracto gastrointestinal sin degradarse, siendo entonces capaces de producir una respuesta inmune en los ratones que recibieron los gránulos con la proteína antigénica por vía oral.

La investigadora señaló que una ventaja del polisacárido es que se presenta natural-mente ‘microparticulado’. Hoy en día hay interés en utilizar micro o nanopartículas para una gran variedad de aplicaciones; sin embargo, producirlas requiere cierta tecnología y puede resultar caro. Además, mucho del trabajo es para demostrar que las micro o nanopartículas producidas no son dañinas para el ser humano.

“El almidón es inocuo, ya lo hay en la naturaleza y lo consumimos todo el tiempo. Se ha empleado tradicionalmente como excipiente en medicamentos, de manera que su uso no está restringido ni es peligroso; es abundante y barato”, dijo.

Estudio de proteínas

Esta labor se inició hace algunos años, al estudiar cómo funcionaban algunas proteínas que se unen específicamente a azúcares, y se encontró una que se podía enlazar al almidón de manera controlada. La primera prueba que se hizo entonces fue la de fusionar una proteína no relacionada a la de unión al almidón, la verde fluorescente.

“Vimos si la fusión se pegaba al almidón y si todavía conservaba su fluorescencia”.

Una vez comprobado, el siguiente paso fue utilizar el sistema para purificar proteínas recombinantes, que se usan todo el tiempo. Por ejemplo, en farmacéutica encontramos proteínas terapéuticas como la insulina para la diabetes o los anticuerpos en cáncer, en la industria alimentaria en clarificación de jugos y cerveza, así como en la fabricación de queso o pan; también forman parte de los detergentes como agentes desmanchadores, o se aprovecha en la industria del papel.

“Sin embargo, la purificación de proteínas sigue como un reto no completamente resuelto, pues los rendimientos son pobres y, por lo tanto, el costo es alto. Nuestro sistema permite hacer ese proceso en un paso a un costo mucho menor y con una eficiencia mayor que el sistema comercial más empleado en la actualidad en los laboratorios de investigación”, apuntó.

Lo siguiente fue determinar la estabilidad de la proteína unida al almidón, frente a condiciones similares a las del tracto gastrointestinal, para establecer si realmente sería útil como vehículo de vacunas orales.

Las pruebas se hicieron a pH de 1 y con proteasas digestivas, ambiente donde una proteína se desintegra rápidamente. “Vimos que unidas al almidón se estabilizaron”. Todo indicaba que funcionaría, “pero había que probarlo en ratones. Se tomaron dos antígenos: el fragmento C de la toxina tetánica, que es un fragmento de la toxina que despierta respuesta inmune sin producir el tétanos, y una proteína de Mycobacterium tuberculosis, la bacteria que produce la tuberculosis. Obtuvimos respuesta inmune en ambos casos”.

El objetivo era demostrar que este sistema, que permite unir proteínas al almidón, es útil como un vehículo de administración, ya sea de antígenos, para desarrollar una vacuna, o de proteínas terapéuticas para una enfermedad, “y es lo que hicimos”.

Los resultados de esta investigación han sido dados a conocer en publicaciones recientes del  International Journal of Pharmaceutics, Carbohydrates polymers y en Applied Microbiology and Biotechnology y han posibilitado la formación de recursos humanos de licenciatura y posgrado.

Pruebas

Actualmente, en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el grupo de Rogelio Hernández Pando colabora con el Instituto de Investigaciones Biomédicas en la realización de pruebas con ratones vacunados contra tuberculosis y con un refuerzo con el sistema mencionado, desarrollado en la UNAM, los que son enfrentados a cepas de bacterias hipervirulentas. Los resultados preliminares se obtendrán dentro de unos meses.

La universitaria indicó que, también, se pretende entender el mecanismo involucrado en la respuesta observada: como el gránulo de almidón con la proteína adsor-bida atraviesa el intestino, también “nos gustaría caracterizar con mayor detalle la respuesta inmune general y en mucosas, información necesaria para saber cuáles son los límites y aplicaciones reales del sistema”.

Finalmente, Rodríguez Sanoja se refirió a una nueva aplicación que se explora ahora y que consiste en inmovilizar proteína sobre bioplásticos que incluyan almidón en su composición para el desarrollo de empaques con características diferentes como actividad antibacteriana.

Entre la imaginación y lo interdisciplinario

Entre la imaginación y lo interdisciplinario
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 583

Los conocimientos científicos y humanísticos, junto con el arte, son vastos caudales alimentados de una fuente común: la ima­ginación humana. Y como parte de los festejos por el 75 aniversario del Instituto de Física, se efectuó el 70 Encuentro de Ciencias, Artes y Humanidades.

Ahí, su director, Manuel Torres Laban­sat, explicó que esa entidad no es sólo la primera y más grande dedicada al ejercicio profesional de la física, sino también una de las de mayor prestigio en el país, y re­ferente obligado por la calidad e impacto de sus contribuciones científicas.

El Instituto ha contribuido de manera notable a la generación de conocimiento, así como a la formación de cuadros de profesionales y técnicos de alto nivel, y ha desempeñado un papel prominente en el desarrollo científico universitario y nacional, al haber contribuido a la gene­ración de nuevas instituciones, dentro y fuera de la UNAM, dijo.

Utopía y misterio

En la primera conferencia, Estudio Inter­disciplinario del Pasado de Teotihuacan, Linda Manzanilla, del Instituto de In­vestigaciones Antropológicas, consideró que el problema de esa antigua ciudad es ser la “excepción de Mesoamérica”.

Se trata de un evento urbano gi­gantesco –20 kilómetros cuadrados de ciudad–, y al mismo tiempo un experi­mento multiétnico, una utopía a nivel de organización corporativa, además de un misterio, porque sus habitantes no dejaron fuentes escritas acerca de cómo funcionaba, abundó la arqueóloga.

La también integrante de El Colegio Nacional señaló que Teotihuacan tuvo una organización distinta a la de los mayas, quienes privilegiaban una pirámide social con un dinastía a la cabeza; ahí todo giraba alrededor de ese rey gobernante. En cambio, en la ciudad de los dioses se dio preferencia a los grupos humanos, no a los individuos.

A la urbe se atraía mano de obra de diferentes regiones. Era multiétnica; se hablaban diversas lenguas. En el centro citadino, alrededor del núcleo cívico y ceremonial, había barrios regidos por élites, pero con mano de obra de mu­chas regiones, y en la periferia estaban los enclaves oaxaqueño, michoacano o veracruzano.

Al contar de sus excavaciones en un complejo palaciego al norte de la Pirámide del Sol, llamado Xalla, expuso que posi­blemente ahí algunos de los gobernantes trabajaban, funcionaban, discutían y de­cidían; también, ahí se tenía el control de materias primas de regiones lejanas, como la jadeíta. “Queremos saber qué hacían en un palacio de gestión”.

Los muones y la oquedad

Para intentar develar uno de los misterios que dejaron los teotihuacanos –si en la Pirámide del Sol hay alguna especie de cámaras u oquedad–, en el año 2000 co­menzó un experimento con un detector de partículas inestables llamadas muo­nes, capaces de penetrar en la materia sin desviarse mucho, apuntó Arturo Mencha­ca, exdirector del Instituto de Física. “Se producen por radiación cósmica primaria que incide sobre la atmósfera de la Tierra; por cada centímetro cuadrado de nuestro cuerpo pasa un muon cada minuto”.

En Teotihuacan se hizo el experimen­to en 2002 y ese mismo año se midió el primer muon en el lugar de instalación del detector. Uno de los primeros datos a extraer fue la densidad interna del edificio.

El detector se acabó de diseñar en 2004, luego de hacer pruebas con instru­mentos más pequeños; la meta era medir suficiente información para reconstruir la trayectoria de cada muon que llega del espacio. Fue hasta 2007 y 2008 que se logró integrar el instrumento.

Se instaló un laboratorio en el fondo de un túnel que ya existía, por debajo de la pirámide, y el detector quedó colocado hace tres años. Los datos recabados, pro­ducto del análisis de 60 por ciento de la información obtenida, son alrededor de cuatro millones.

El resultado señala que el detector es capaz de reconstruir la superficie externa de la pirámide, y se obtuvo la radiografía de la densidad del edificio, que muestra variaciones. La zona menos densa es el lado sur; eso tiene que ver con el Sol, es decir, la pirámide está más seca de un lado que del otro, hasta con 30 por ciento de diferencia. “Está enferma de insolación y es posible que en riesgo de colapso si no se hace algo”.

Estudio del Centro de Geociencias sobre cáncer poco común

Estudio del Centro de Geociencias sobre cáncer poco común
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 581

Investigaciones realizadas en Gua-najuato han identificado una asociación entre muertes por mesotelioma maligno y la presen­cia de erionita en el ambiente. Se trata de los primeros reportes en México, derivados del estudio encabezado por Adrián Ortega y Gerardo Carrasco, del Centro de Geocien­cias (CGeo), en Juriquilla, Querétaro, que encontraron esa relación.

El mesotelioma es una forma de cáncer poco común que afecta al tejido que reviste los pulmones, la cavidad torácica (pleura), al abdomen (peritoneo) o al saco que contiene al corazón (pericardio). Es una enfermedad seria, cuyos síntomas suelen manifestarse cuando ya está en etapa avanzada, lo que impide la aplicación de cualquier tratamien­to que evite la pérdida de vidas.

En tanto, la erionita potásica es un mineral producto de la alteración de rocas volcánicas conocidas como ignimbritas, que datan del Oligoceno (unos 30 millones de años). De acuerdo con la Agencia Inter­nacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), es un car­cinógeno en humanos y animales; a su vez, la Organización Mundial de la Salud la clasifica como el mineral más carcinogénico.

Indagaciones preliminares

Las indagaciones preliminares, efectua­das por el CGeo, consistieron en trabajos geológicos y epidemiológicos en las in­mediaciones de una comunidad de 450 habitantes localizada cerca de San Miguel de Allende, donde el cáncer de pulmón y el mesotelioma maligno son las principales causas de muerte.

Se aplicaron diversas técnicas micros­cópicas y analíticas con el propósito de identificar un grupo de nueve elementos y minerales reconocidos como cancerígenos por la IARC. Los resultados, publicados en la revista Environmental Geochemical and Health, dieron a conocer que las propie­dades físicas y químicas de la erionita son similares a las de la región de Capadocia, en Turquía, donde se asocia directamente con el mesotelioma maligno.

En el mundo es bien conocido que la exposición laboral a asbestos es el factor principal para desarrollar esa enferme­dad neoplásica. Tan sólo en Estados Unidos, cerca de dos mil 500 personas mueren anualmente por esa situación y en México se reportan unos 500 casos anuales y van en aumento. Lo anterior hace evidente la necesidad de prohibir su uso aquí.

De los casos de control en trabajado­res con seguridad social, 15 por ciento no fueron asociados a causas laborales, lo que permite considerar otras posibilidades, como la exposición ambiental a erionita.

Así, se abren líneas de investigación sobre el que pudiera representar un pro­blema de salud emergente con Estados Unidos, por la evolución geológica de Norteamérica, que dio lugar a una amplia distribución de rocas ignimbríticas que dominan el centro y noroeste de Méxi­co y conforman la parte principal de la provincia de la Sierra Madre Occidental, que se extiende hasta aquel país vecino, donde se han identificado 95 regiones con ese mineral.

Faltan estudios

La presencia de erionita y el tipo de males respiratorios encontrados sugieren la ne­cesidad de estudios de salud detallados en la mencionada región de Guanajuato y posiblemente en otras de México.

Acercamiento al mundo sagrado de los mayas

Acercamiento al mundo sagrado de los mayas
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 579

En un intento de acercamiento al pensamiento sagrado de los mayas, Martha Ilia Nájera Co­ronado, del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Fi­lológicas, propuso la existencia de un mito en torno al origen del cacao, la semilla de gran relevancia en el mundo prehispánico, sólo después del maíz.

Con base en el análisis de los relieves del Grupo de la Serie Inicial, ubicado en Chichén Itzá, la universitaria planteó que, como ocurre con el maíz, para el cacao hubo una leyenda y que parte de su na­rrativa debió quedar impresa en algunas imágenes de esa zona arqueológica, por ejemplo, algunos frisos de la construcción conocida como la Casa de los Monos.

Y es que, de manera inexplicable, en el área maya no se encuentran datos sobre esa semilla que fue tan fundamental; incluso en la actualidad los pueblos no conservan alguna tradición o leyenda. “Revisé las etnografías y no hay nada, quizá en otras zonas, entre los popolucas, por ejemplo, pueda hallarse algo”, precisó la experta.

Según la idea de la académica, posi­blemente los mayas creían que un pájaro carpintero encontró el cacao en la panza de un primate, que a su vez había robado y comido la semilla que el dios K’awiil llevó desde el inframundo a la superficie terrestre, como regalo a una antigua huma­nidad; luego de picarle el vientre, gracias al ave, por fin llegó a los humanos. “Es una interpretación, porque además puede haber varios mitos”.

Bebida sagrada y moneda de cambio

Martha Ilia Nájera explicó que esta conclu­sión es resultado de la unión y comparación de una serie de elementos (el cacao, el mono, la Serie Inicial y el maíz, entre otros) que apenas permiten bosquejar la historia sagrada de los antiguos mayas, “aunque la naturaleza fragmentaria de nuestras fuentes sólo facilita una reconstrucción hipotética y provisional”.

En el mundo prehispánico, señaló, el cacao fue muy importante en diferentes niveles. Era una bebida sagrada, normal­mente para los nobles; se usaba (y se usa) en ceremonias e, incluso, había mezclas con algún tipo de alucinógeno para lograr un estado alterado de la conciencia. También se utilizó como moneda de cambio. Sin embargo, sólo se cultivaba en ciertas zonas de Mesoamérica, como el Soconusco, desde donde se exportaba a otros sitios. En espe­cífico, Chichén Itzá no fue un lugar rico en el producto, sólo se obtenía en las hoyadas de los cenotes, por la humedad. “Los mayas presumen en sus construcciones lo que no tienen; sí existía, pero no en la abundancia que trataban de demostrar”.

El Grupo de la Serie Inicial se confor­ma por construcciones situadas al sur de Chichén Itzá, ubicación relevante si se considera que los mayas creían que esta región cósmica estuvo vinculada con la inframundana. Estuvo habitado durante varios siglos por un grupo poderoso, pro­bablemente comerciantes o cultivadores del cacao, que intentaron dar una visión paradisiaca del lugar, como si se tratara de una gran bodega mítica.

Para ellos, aclaró la experta, el inframundo no era como en el concepto cristiano, sino un lugar lleno de riquezas, de flores y semillas, el sitio donde estaba lo que los hombres podían necesitar.

En el mito del maíz se dice que hay una gran montaña de los mantenimientos y que un gran pájaro carpintero trata de romperla para extraer los bienes que con­tiene; en ocasiones puede lograrlo, otras no. Entonces lo ayudan los tlaloques y así se obtiene el preciado grano. En otra versión, son monos los encargados de resguardarla.

El maíz y el cacao se encuentran relacio­nados. “Tenemos, por ejemplo, imágenes del dios del maíz, de cuyos brazos salen grandes mazorcas de cacao, o una deidad descendente que ofrece el grano”. Por eso no es raro pensar que hay un vínculo de modelos míticos entre ambos.

Por otro lado, el mono estaba muy cer­cano al cacao porque no sólo era su gran depredador, sino también el gran dispersor de las semillas al defecar, y gracias a esto había la posibilidad de obtener nuevas plantas. En ese sentido, se trata de una figura ambivalente.

Serie Inicial

De manera especial, en la Serie Inicial –una zona cerrada al público y el único lugar donde hay tal cantidad de representaciones del cacao– hay referencias al inframundo, la mayoría, imágenes de riqueza vinculada con el cacao, puntualizó.

La historia sagrada podría iniciarse con los relieves de una deidad celeste, quizá el Sol nocturno, ubicado sobre una banda celeste (como se ve en la Casa de los Falos), que en el tiempo de los orí­genes se perfila como el dador de todos los alimentos.

El personaje deja caer las mazorcas de cacao en medio de un gran bullicio que rompe el silencio de la creación, alboroto generado por otros individuos con más­caras de ave y que tañen instrumentos musicales al mismo tiempo que danzan para festejar la llegada de tan preciado alimento y propiciar su reproducción. Este cielo nocturno es una expresión simbólica del principio generador, revelado también como el interior de la gran montaña de los mantenimientos.

Éste era un espacio repleto de abun­dancia, protegido por un personaje que renacía de una gran semilla-bodega, la montaña que se resquebraja (Casa de los Falos superior y Casa de los Caracoles). En este ámbito no podían faltar los grandes árboles de cacao del tiempo de los orí­genes, que se erguían cargados con sus mazorcas y a su vez sostenían el cosmos (Casa de los Búhos).

Es de estos árboles que el dios K’awiil (Tapa de Bóveda de la Casa de los Búhos) ob­tiene grandes riquezas, entre ellas el cacao, procedente de un espacio inframundano.

El mono, que tiene como alimento pre­dilecto al cacao, lo roba de un árbol y lo ingiere; a través de sus desperdicios se dan a conocer las semillas ya fertilizadas. Así, este animal se muestra como un interme­diario entre el mundo divino y el humano. Luego, se envió al pájaro carpintero a que le abriera el vientre para obtener el grano, relató la historiadora.

Propiedades psicoactivas

Finalmente, para explicar la inexisten­cia del mito relativo al origen del cacao, Martha Ilia Nájera sugirió que debió des-aparecer junto con la élite y los grupos de poder indígenas. A ello debieron sumarse las controversias que el cacao suscitó en el periodo virreinal, considerado una bebida afrodisiaca que promovía la pasión.

Con la pulpa se obtenía una bebida que, al fermentarse, embriagaba e intoxicaba. “Durante el siglo XVI las propiedades psi­coactivas del chocolate lo convierten en una sustancia misteriosa o incluso relega­da a la palabra del diablo”.

Además, las connotaciones simbóli­cas del simio durante esa época fueron peyorativas: representó las bajas pasiones humanas y los pecados. Todo ello debió contribuir a la pérdida de las historias sagradas de la semilla, finalizó.

Descubren propiedades del yodo molecular para combatir el cáncer

Descubren propiedades del yodo molecular para combatir el cáncer
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 579

En el Laboratorio de Metabolismo Energético del Insti­tuto de Neurobiología, el equipo encabezado por Carmen Aceves Velasco estudia, de manera integral, el efecto de varios compuestos yodados (ti­roninas, yodolípidos y diferentes formas químicas de yodo) en el desarrollo, función y patología de algunos órganos y tejidos que lo atrapan, como la glándula mamaria, la próstata, el ovario y el tejido nervioso.

Se trata de una investigación precur­sora en el mundo –iniciada hace unos 13 años– respecto a los efectos benignos, en específico, del yodo molecular (I2), en el tratamiento de cáncer, y es el único grupo científico dedicado a mama y próstata.

El hallazgo permitió el registro de dos patentes ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) y ante el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT) para su cobertura internacional. La primera es para hiperplasia prostática benigna y la segunda es para tumores quimioresistentes (mama, próstata y neuroblastoma).

Patologías benignas y malignas

Las glándulas mamaria y prostática son susceptibles de generar patologías benig­nas, como fibrosis mamaria e hiperplasia (aumento de tamaño) prostática, y ma­lignas, como el cáncer. La importancia del I2 en la fisiología de esas glándulas se evidencia en los reportes epidemiológicos. En las poblaciones asiáticas el consumo abundante de algas marinas se ha asociado con la baja incidencia (de tres a cinco veces menos en comparación con el resto del mundo) de esos padecimientos.

Éstas son ricas en yodo; contienen 30 mil veces más que cualquier otro ser vivo, y lo acumulan en diferentes formas químicas (I, I2, yodo unido a proteínas, et­cétera), por lo que los asiáticos consumen unas 25 veces más ese elemento que los occidentales.

El I2 sólo se puede obtener en las algas marinas frescas, pardas, como las Wakame y Kelp, y resulta inocuo hasta ciertos lími­tes. Si se consume en exceso puede tener efectos secundarios en la tiroides, por lo que debe administrarse bajo supervisión médica. En tanto, el yoduro que contiene la sal no tiene efecto, por lo que de ninguna manera se debe incrementar su consumo, aclaró la científica.

Reducción de cáncer mamario

En pacientes con cáncer tiroideo la admi­nistración de yodo reduce el tamaño del tumor y este efecto parece ser dependiente de la formación de lípidos yodados, como la 6-yodolactona (6-IL). Efectos similares se han encontrado en patologías mamarias y prostáticas.

Datos del Laboratorio de Metabolismo Energético muestran que la administración crónica de I2 reduce la incidencia de cáncer mamario generado por cancerígenos quí­micos en modelos animales. En cultivos de células tumorales mamarias, prostáticas y de neuroblastoma encontraron que el I2 induce muerte celular programada (apop­tosis), mediante la inducción y activación de proteínas específicas llamadas caspasas.

Estas últimas son enzimas que se en­cargan de fragmentar el material genético de la célula (ADN), lo que da como resul­tado su muerte y condensación y permite su eliminación por el sistema inmune. Los universitarios han descrito que en el caso del cáncer mamario, el suplemento del I2 genera yodolípidos semejantes a la 6-IL que pueden ejercer efectos antitumorales a través de su unión específica con receptores nucleares conocidos como receptores activados por peroxisomas (PPAR, por sus siglas en inglés).

La unión 6-IL-PPRL promueve la apopto­sis, la disminución de factores relacionados con la formación de vasos sanguíneos y de metástasis y, en algunos casos, diferencia­ción celular.

El equipo de la UNAM inició, en colabo­ración con algunas dependencias del sector salud de Querétaro (hospitales Regional del IMSS y General del ISSSTE), protocolos clínicos dirigidos al tratamiento con I2 de pacientes con patologías mamarias y pros­táticas, tanto benignas como malignas. Los estudios fueron aprobados por los comités de ética de la Secretaría de Salud y del Instituto de Neurobiología.

Los resultados obtenidos en personas con cáncer mamario muestran que el yodo tiene efectos antiestrogénicos (la principal hormona femenina); disminuyen la llega­da del estrógeno al núcleo de las células, con lo cual la hormona no actúa sobre sus receptores alfa y se reduce la proliferación y vascularización tumoral.

Además, la coadministración del yodo con antineoplásicos clásicos (antraciclinas) se acompañó de una respuesta sinérgica –mayor reducción del tamaño tumoral– a la quimioterapia en todas las mujeres y en 30 por ciento de los casos se observó una remisión total, lo que sugiere que su acción incluye mecanismos que impiden el desarrollo de quimio-resistencia. Ade­más, su uso con antraciclinas previene el daño cardiaco en mujeres, por lo que los científicos han propuesto su empleo como estrategia terapéutica.

Diferenciación celular

En lo que se refiere a la hiperplasia pros­tática benigna humana, los universitarios han mostrado que el suplemento con yodo reduce significativamente los síntomas y el tamaño de la glándula, lo que se refleja en una disminución en los niveles circulantes del antígeno prostático y en una notable mejoría en la velocidad del flujo urinario.

Indagaciones en células tumorales del sistema nervioso, como el neuroblastoma, han mostrado que el suplemento de yodo molecular en adición con ácido retinoico sensibiliza a las células a este último com­ponente, lo que permite la diferenciación celular e induce la muerte por apoptosis. Estos hallazgos, aunque iniciales, impul­san a comenzar estudios en niños donde se presenta 90 por ciento de estos tumores, para su tratamiento sin el uso de quimio­terapias más agresivas.

El trabajo de los universitarios ha sido dado a conocer al menos en ocho publica­ciones científicas internacionales arbitradas. Participan también Brenda Anguiano Serra­no; la técnica académica María Guadalupe Delgado, así como médicos del sector salud de Querétaro y estudiantes de pre y posgrado.

Raúl Paredes Guerrero, director de Neurobiología, explicó que en la entidad a su cargo se usa al “cerebro para conocer al cerebro. Aquí redoblamos esfuerzos para tener un impacto importante en la sociedad, que apoya estas labores”.

El presidente del Consejo de Dirección del Campus Juriquilla y director del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada, Ramiro Pérez Campos, expuso que en ese espacio se realizan las actividades sustan­tivas de la Universidad. Se desarrollan dos licenciaturas; además, se hace investiga­ción de manera cotidiana

Crean condensadores de humedad

Crean condensadores de humedad
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 578

Un equipo multidisciplinario de jóvenes universitarios, encabezado por Augusto Sánchez Cifuentes, profesor de la Facultad de Ingeniería, desarrolla condensadores de humedad, también llamados atrapanubes, con el propósito de suministrar agua potable a comunidades del país.

Ello debido a que hay regiones sin infraestructura hidráulica y poblados donde la gente camina kilómetros para llevar un par de cubetas de agua a sus hogares. “Estamos conscientes de que no vamos a satisfacer cien por ciento sus necesidades, pero en parte sí podremos ayudar a resolver el problema”, comentó el académico.

La concepción básica de este tipo de dispositivos es obtener el recurso a partir de la humedad o vapor presente en el aire, al colocar una superficie a la denominada temperatura de punto de rocío, para que el líquido se condense en ella.

Ese fenómeno ocurre de forma natural en las mañanas frías, sobre los toldos de los autos, el pasto o los vidrios, donde se ve la condensación de la humedad del aire por la disminución de temperatura durante las noches.

Siempre en el aire

El ingeniero explicó que siempre hay vapor de agua en el aire, porque pasa por cuerpos como lagos, mares o ríos y en su viaje absorbe humedad.

Recuperar ese líquido depende de las condiciones climatológicas, como las humedades en el aire y la relativa, temperatura y viento, es decir, del clima en general de cierta zona.

De ahí que en la primera fase del proyecto el equipo determinará dichas correlaciones. Cabe señalar que aquél fue conformado originalmente por Niuni Bu­trón Álvarez, ingeniera, y Carlos Sánchez Velázquez, arquitecto, quienes realizan ahora su posgrado en sustentabilidad en la Universidad Politécnica de Barce­lona; actualmente participan Yazmín N. López Jaimes, maestra en Ingeniería, así como Mariangela García Guerra, Nelly Adriana Amador García y Pablo Hidalgo Arias, pasantes de Arquitectura la primera y de Ingeniería Eléctrica Electrónica los segundos.

Hay zonas con mucha neblina, como Cumbres de Maltrata, Veracruz, pero tam­bién con agua; el objetivo entonces es atrapar nubes donde se carece del recurso hídrico. Así, para sus estudios los univer­sitarios usan la clasificación climatológica de la Comisión Nacional del Agua, que define seis climas para toda la República, y desarrollan una base de datos por estado y municipios, con factores como altitud, humedad y días de niebla de cada lugar.

Bajo costo

Sánchez Cifuentes dijo que en los prototi­pos de condensadores desarrollados hasta el momento se han empleado materiales de fácil obtención y bajo costo, los que se usan en el campo para sombrear cultivos y que, incluso, pueden ser de reciclaje: tubos tipo conduit y malla raschel.

Mencionaron que tienen tres mo­delos: un atrapanubes plano (el más eficiente); uno en forma de M (el más es­table), para aumentar el área de contacto entre el aire y la superficie y alcanzar mayor condensación, y otro en forma de un prisma cuadrangular invertido, como un embudo. El área de las mallas mide en cada caso 2.5 metros cuadrados y las estructuras donde se colocan hasta dos metros de altura, con canaletas y depósitos recolectores.

Trabajo actual

Actualmente el equipo analiza la eficien­cia de las diferentes aberturas de la malla, que es de color blanco para disminuir la evaporación: 35, 50, 60 y 70 por ciento, de más a menos abierta, en diferentes climas.

Con esos prototipos, los jóvenes han hecho mediciones en Huehuetoca, Estado de México; Izamal, Yucatán; Temixco, Mo­relos, así como en Ciudad Universitaria. Han obtenido los mejores resultados en tierras yucatecas.

“Estamos en una etapa meramente experimental, tratamos de encontrar di­ferentes parámetros para adentrarnos en una investigación más formal. Ya con la modelación computacional del transporte de masa y energía que ocurre en la con­densación, podrían surgir otros trabajos.”

Con financiamiento del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM (al que se entregan reportes de los avances), el proyecto continuará con prue­bas en Puebla y Baja California y podría incorporar a integrantes de otras áreas, como ingeniería mecánica o química.

Una vez que se cuente con el prototipo ideal para cada sitio, se planea elaborar manuales de construcción con el propósi­to de que la gente arme sus condensadores en casa, finalizaron.

Dispositivos para detectar organismos patógenos

Dispositivos para detectar organismos patógenos
Por Laura Romero en la Gaceta de la UNAM Núm. 4, 575

En la Unidad de Microa­rreglos del Instituto de Fisiología Celular un equipo de científicos, encabezado por Jorge Ramírez Salcedo, creó chips para identificar organismos patógenos en seres humanos, animales y alimentos.

Se trata de un sistema de bajo cos­to, poderoso, capaz de detectar hasta 28 patógenos (entre ellos, Mycobacte­rium tuberculosis o Escherichiacoli) en una sola prueba; además, es rápi­do, pues arroja resultados en cuestión de horas, a diferencia de estudios bacteriológicos convencionales que tardan, por lo menos, tres días.

Los universitarios no sólo desarrollaron esas herramientas que, mediante un número, identifican a cada organismo dañino, sino también los aparatos para leerlos, denomina­dos DCR3 y DCR5, que ya cuentan con una solicitud de patente nacional y, próximamente, una internacional.

Además, a partir de esta tecno­logía se creó Digital Chip Readers de México, con el apoyo de la incu­badora de empresas InnovaUNAM, que será la encargada de fabricar los equipos. Se espera que los primeros salgan a la venta este mismo mes, informó el científico.

Lo pequeño puesto en orden

La Unidad de Microarreglos (micro, pequeño; arreglo, puesto en orden) no sólo es única en la Universidad, sino en todo México, incluso, brinda servicio a diversos países de Améri­ca Latina. Sólo ahí se fabrican esos pequeños dispositivos.

Tradicionalmente se utilizan para reconocer la presencia y ac­tividad de los genes, pero Jorge Ramírez y sus colaboradores deci­dieron aprovechar que, así como la información genética sirve para pruebas legales y de paternidad, por ejemplo, puede ser útil para identificar organismos.

Se trata de pequeñas láminas plásticas o de vidrio donde se hallan cuadritos que, a su vez, se forman por alícuotas (gotitas) de ADN de un gen en particular. De ese modo, en una sola laminilla o slide puede haber hasta 48 mil sondas o molé­culas de ADN.

Todos los seres vivos tienen ADN y las pequeñas diferencias de éste producen la diversidad biológica exis­tente. Así, “aprovechamos para crear una herramienta que no sólo nos permita identificar los genes, sino además los organismos, en específico patógenos”. Los universitarios cuen­tan con marcadores para Salmonella, Listeria, Campylobacter, Shigella y Vibrio cholerae, entre otros.

Sistema sencillo

El sistema es sencillo. A cada orga­nismo corresponde un número; ello se logra escribiéndolo con pequeñí­simas gotas de su propio ADN con ayuda de un robot. “Acomodamos los puntos para que se vieran nú­meros como en los relojes digitales”.

Luego, para que los puntitos se hagan evidentes, se amplifica el ADN con ayuda de un termociclador y se le coloca una molécula marca­dor fluorescente que permite leer el número correspondiente en un monitor, sea de una televisión con­vencional o de una computadora.

En un solo chip se pueden colo­car hasta 28 números diferentes, de forma que se enciendan los correspondientes a los patógenos presentes en la muestra (sangre, saliva, heces o exudados).

Asimismo, en cada laminilla ca­ben 12 chips que permiten analizar 12 muestras biológicas distintas. Ello significa que en una caja de 25 laminillas se tendría el resultado de 300 muestras examinadas para 28 organismos (ocho mil 400 pruebas en una cajita de 25 chips).

El equipo de lectura (DCR3 o DCR5, uno para cada colorante, azul o rojo, que marca el ADN) tiene un interruptor y una perilla para in­troducir las muestras. “Para hacerlo económico, le quitamos motor, sis­temas electrónicos, computadoras o software especializado; lo hicimos simple y fácil de utilizar”. Además es compacto y portátil, pesa sólo dos y medio kilogramos.

Así, el operador únicamente requiere manejar los reactivos químicos y saber leer los números. Por ello, el equipo cuesta cinco veces menos que los comerciales y propor­ciona los resultados en cinco horas.

Aplicaciones

En la industria ganadera un problema fundamental es la detección opor­tuna y confiable de Mycobacterium tuberculosis. Hasta ahora, el método más aceptado es la prueba de la tuber­culina, que en ocasiones puede dar falsos positivos y depende del tiempo de respuesta del individuo. Con la tecnología digital de microarreglos, si aparece la serie de números 7, 6, 7, la muestra estará contaminada por esta micobacteria y el resultado se obtiene en no más de cinco horas.

Lo prioritario en este caso es descartar que el animal tenga o no tuberculosis, para que no sea sacrificado de manera inútil. “Para los ganaderos es importante evitar pérdidas y con el DCR puede lograr­se”. La prueba está casi terminada y será llevada a campo, al Centro de Enseñanza, Investigación y Exten­sión en Producción Animal en el Altiplano, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, en Tequis­quiapan, Querétaro.

En tanto, el trabajo con entero­bacterias se dirige, específicamente, a la industria alimentaria, con el propósito de que garantice la sani­dad en sus procesos productivos. Ello es fundamental, no sólo para los exportadores de productos na­turales, frutas o verduras, que se enfrentan a los análisis de la Food and Drug Administration de Estados Unidos, sino también para la salud de los consumidores.

Más campos

Otros campos por tratar son el de los quirófanos y las áreas donde se pre­paran los alimentos en los hospitales públicos y privados, para prevenir infecciones intrahospitalarias.

Para ello y con apoyo de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, se tuvo un acercamiento con autoridades del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimen­taria, con la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Pro­tección contra Riesgos Sanitarios. También con algunas empresas de alimentos, interesadas en ga­rantizar que los productos que venden y exportan están libres de organismos patógenos.

Se pretende establecer contac­tos con productores de frutas y verduras. “El equipo, con todo lo que necesita, requiere de menos de un metro cuadrado de espacio y un técnico. Pequeñas comunidades de agricultores podrían autofinanciar sus laboratorios y ellos mismos cer­tificarse. Es la idea de llevar esta tecnología cien por ciento UNAM al campo”, finalizó Jorge Ramírez Salcedo.