Robots con sentimientos en la UdeG

Robots con sentimientos en la UdeG
Por Karina Alatorre en la Gaceta UdeG Nº 826

Marisol es el nombre del robot humanoide desarrollado por científicos del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) de la Universidad de Guadalajara, que en su primera etapa ya es capaz de detectar la presencia de una persona y mantener un contacto visual con ella.

Este prototipo es el producto de la investigación que desde hace dos años realizan los académicos Daniel Zaldívar Navarro, Erik Valdemar Cuevas Jiménez y Marco Antonio Pérez Cisneros en el campo de la llamada robótica social, la cual busca que los robots tengan una mayor interacción con el ser humano a través de la lectura de estados de ánimo de las personas.

De acuerdo con los investigadores del Departamento de electrónica y computación, el objetivo del proyecto no es sólo que el robot pueda detectar si una persona está triste o contenta, sino que pueda ofrecer una reacción ante tal situación y de esta manera lograr una mejor interacción. “La robótica ya ha pasado de ser simplemente máquinas que se mueven y repiten un trabajo, a ser máquinas que puedan interactuar en la vida cotidiana del ser humano”, afirmó Marco Antonio Pérez.

Además de Marisol, el equipo de científicos trabaja en otro prototipo al que llaman “El rostro”, una cabeza humanoide dotada también de “inteligencia social”.

Para que los robots logren movimientos similares a los del ser humano, el equipo analizó previamente su conducta, para luego desarrollar los algoritmos adecuados que imiten sus movimientos. “Estudiamos cuando un humano observa qué es lo que ve, a quién le dirige la mirada, por qué saluda, bajo qué términos y cómo se dispone a las personas que le ven y que le devuelven el saludo”, refirió Cuevas Jiménez, quien estuvo a cargo del desarrollo del algoritmo de localización del rostro para perfilar la planta robótica hacia la persona con la que se va a interactuar.

También se están desarrollando ya los algoritmos de detección de estados de ánimo —que es el siguiente paso—, los cuales funcionarán apoyados por aparatos de video especializados. “Hemos empezado a adquirir nueva tecnología que consta de cámaras que acaban de salir al mercado, son cámaras de profundidad que tienen capacidad de identificar emociones”, informó Pérez Cisneros.

Para el desarrollo de los prototipos ha sido de gran importancia la labor de los estudiantes que participan, reconocieron los titulares, ya que han contribuido en gran medida en el diseño de los algoritmos.

Participan alumnos de licenciatura, maestría y doctorado, especializados en electrónica y computación, ya que, a decir de Erik Valdemar, para este proyecto se requiere capital humano muy capacitado.

Los investigadores adscritos al cuerpo académico de Robótica visión computacional y control automático, pretenden que su proyecto alcance una madurez dentro de unos seis o siete años.

ACEPTACIÓN O RECHAZO

Zaldívar Navarro, quien lidera la investigación, inició hace más de dos años con la implementación de un seminario en el que revisó la literatura disponible sobre la robótica social.

Ahí los investigadores confirmaron —de acuerdo al contenido de varios artículos de diferentes partes del mundo—, que el ser humano acepta en mayor medida a las máquinas que son similares a él y rechaza aquellas que no lo son. “Sin embargo parece ser que existe un umbral en el que el humano rechaza al robot cuando se parece demasiado, porque le evoca sentimientos de una persona muerta, de algo sin vida. Es algo muy interesante”, comentó al respecto Erik Cuevas.

Al lograr la aceptación del ser humano, la robótica social pretende que las máquinas puedan interactuar en cuestiones cotidianas, como el cuidado de los niños, de los ancianos o de los enfermos.

El investigador informó que aunque la robótica social es un área que en todo el mundo no ha alcanzado la madurez suficiente, ya existen productos en Japón para cuidar a los ancianos: se trata de robots que están paseándose entre las casas y haciendo preguntas sobre su vida cotidiana. “No deja de ser la meta final de todo esto, que el humano pueda verlo hasta cierto punto como su par. En Europa, por ejemplo, se ven horribles, son prototipos que todavía no pierden esa forma robótica”.

En el caso de Marisol, la planta robótica fue adaptada a un maniquí que los investigadores obtuvieron en un tianguis. “Es un maniquí que se usa para mostrar ropa, así inició nuestro proyecto, con la idea de que estos maniquíes pudieran tener algunos movimientos, interactuaran con las personas y fueran también una atracción del lugar”.

OBTENCIÓN DE RECURSOS

Para el financiamiento de este proyecto, los investigadores han utilizado los recursos materiales con los que ya contaba el equipo de investigación, como algunas plantas robóticas y herramienta, sin embargo el resto se ha logrado gracias a un financiamiento del

CONACyT que obtuvo Erik Cuevas para un proyecto particular sobre imitación del caminado humano.“Es un proyecto de ciencia básica, de caminado humanoide, lateralmente este proyecto ha cubierto gastos de robótica social porque están ligados, finalmente las mejoras que se quieren hacer a los humanoides que ya tenemos son con el objetivo de lograr las propiedades de interacción social”, dijo el investigador.

Informó que a la fecha se le han invertido unos 120 mil pesos, pero que se requiere una mayor inversión, por lo que están trabajando en un planteamiento formal del proyecto y de esta manera tener sus recursos propios. Entre el material que planean adquirir está el de una impresora 3D, con un valor de 50 mil pesos.

Por su parte, Erik Cuevas destacó la relevancia que tiene el hecho de que los estudiantes de maestría y doctorado cuenten con becas del CONACyT, lo que les ha permitido ahorrar un recurso muy caro, ya que una nómina de este nivel costaría más de un millón de pesos al año.

Destacaron los esfuerzos que se hacen desde las universidades públicas y privadas para generar conocimiento propio, que lleve luego a la generación de tecnología. “Estamos en la primera parte del eslabón, la que capacita y forma gente pensante, técnicamente calificada que podrá en una etapa siguiente hacer sus aportaciones”, afirmó el investigador Pérez Cisneros.

Los investigadores no descartan la posibilidad de que en un futuro puedan entrar al mercado con estos prototipos, aunque para eso deberán aprobar diferentes estándares de calidad y de seguridad.

Señalaron además que en la actualidad no han trabajado en conjunto con alguna empresa privada —aunque han tenido la oportunidad— debido a la diferencia de objetivos que puedan surgir en este tipo de proyectos. “Preferimos caminar por nuestro camino, porque a veces surgen intereses que no son compatibles, una empresa quiere que esto se guarde, y en el caso de un científico es al contrario, quiere que todo esto se divulgue, y que otras personas puedan reproducirlo en otro lado”, explicó Cuevas Jiménez.

REGISTRO DE PATENTE

Este cuerpo académico cuenta actualmente con una patente activa sobre la pata de un robot humanoide y una patente en trámite por un sistema electromagnético de equilibrio humanoide, de tal manera que en medida que el proyecto de robótica social avance, consideraran patentar alguno de los procesos que sean de interés en el quehacer científico. “Con la experiencia que ya se tiene, si observamos que algunos de los materiales que generemos es patentable, se procederá a hacerlo de inmediato, ya conocemos los procedimientos, tenemos presencia en el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI)”.

Atraso patente

Atraso patente
Por Karina Alatorre en la Gaceta UdeG Nº 824

Para mejorar el nivel de competitividad de México en el ámbito internacional, la industria debe tener como prioridad el tema de la innovación y la propiedad intelectual, advirtieron especialistas en el panel “La experiencia del inventor mexicano ante los retos de la innovación”, desarrollado el pasado martes en el Paraninfo Enrique Díaz de León, en conmemoración del Día del inventor mexicano.

Fue la directora de comercialización de tecnología, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Teresa de León

Zamora, quien dio a conocer que México ocupa el lugar 61 de 144 países en cuanto al nivel de competitividad, de acuerdo con datos recientes del Foro Económico Mundial.

Explicó que entre los pilares que miden la competitividad de un país, está la innovación, algo en lo que México tiene su peor desempeño, ya que según una encuesta del INEGI, apenas un 11 por ciento de las empresas en el país, en 2011, realizaban algún proyecto de innovación.

Algunas de las causas por las que no se invierte en innovación, añadió Teresa de León, son el riesgo económico excesivo, elevados costos de innovación y fallas de fuentes de financiamiento. En cuanto al tema de la propiedad intelectual, la funcionaria del Conacyt afirmó que este tema es imprescindible para que los esfuerzos hechos puedan ser capitalizados.

En esto coincidió el director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Miguel Ángel Margáin, quien informó que menos de 10 por ciento de las patentes tramitadas cada año por el IMPI, pertenecen a mexicanos.

Añadió que el conocimiento debe estar protegido para que pueda generar desarrollo económico.

El Rector General de la Universidad de Guadalajara, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, destacó que la Universidad obtuvo seis títulos de patente en el último año, y que espera recibir tres más en los próximos meses.

El Día del inventor mexicano es celebrado el 17 de febrero, en homenaje al ingeniero jalisciense Guillermo González Camarena, inventor del sistema que permitió la televisión a color.

Un peso endulzado

Un peso endulzado
Por Karina Alatorre y Víctor Rivera en la Gaceta UdeG Nº 764

En la puerta está el anuncio que, como pasquín, recrimina “un impuesto más”. No se aclara quién lo ha puesto ni quién lo  regona, sin embargo se pierde entre el collage de carteles que promocionan papas, refrescos y cacahuates.

Mientras carga unas bebidas que trae en su auto y las lleva al interior de su tienda, Manuel Carlos Flores Sepúlveda dice: “Este  anuncio lo pusieron las refresqueras, pero no es de alguna en específico, lo ha de estar respaldando alguna asociación, porque me lo ofrecieron varios promotores”.

El Mini Súper Cedro es uno de los negocios de Guadalajara que tienen en sus paredes un cartel que está en contra del impuesto de un peso por litro a bebidas endulzadas, que la semana pasada fue aprobado por los diputados en el marco de la discusión acerca de la Reforma hacendaria propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, la cual busca disminuir el consumo de las  bebidas azucaradas y los productos chatarra, debido al índice elevado de obesidad que hay en el país.

Entre otros rubros, dicha modificación también impactará al costo del alimento para mascotas y los chicles, además de homologar el IVA fronterizo. “Ya varios promotores de diferentes marcas me lo habían ofrecido de palabra —dice don Carlos—, me habían dicho que si los apoyaba en eso del impuesto, hasta que vino el de Pepsi-Cola, que lo traía físicamente, y me lo dejó. Esto es más que nada para apoyarlos a ellos”.

El comerciante refiere que no ha observado ninguna reacción en la gente, porque, dice, “en México no estamos capacitados para ponerle atención a esto, y es que ya nos han dicho tantas mentiras… El pueblo ya está tan engañado, que no se fijan en ese tipo de cosas”.

Asegura que la gente va a creer que el impuesto “bien puesto” al refresco en realidad es un aumento de las mismas refresqueras y que no afectará las ventas en las tiendas. En este sentido, cita el ejemplo del cigarro, que a pesar de los últimos aumentos, que “parecen ser por un impuesto”, se sigue comprando e inclusive, va aumentando el número de consumidores.

En cuanto a la reforma, dice: “No la conozco a fondo, pero esto, desde López Obrador lo decían; mientras siga habiendo reformas hacendarias, que sigan trabajando a base de la clase media para abajo, entonces no le veo la manera de que esto pueda cambiar, o pueda beneficiar a la clase media baja. Si tú te fijas, la situación de la pirámide de las clases, cada vez se hace más grande la base, porque la gente está abajo, la clase media tiende a desaparecer y tenemos más problemas”.

Dejar de consumir refresco, un asunto de educación y no de impuestos

El Sector Salud en distintos niveles se ha manifestado a favor del impuesto a los refrescos, con la condición de que lo recaudado sea destinado a programas de prevención de la obesidad y de orientación alimentaria, lo cual todavía no está claro. En esto coincide el doctor Édgar Vásquez Garibay, director del Instituto de Nutrición humana de la Universidad de Guadalajara.

La mayor preocupación, explica, está en el sector infantil debido a los altos índices de consumo que se reportan a nivel nacional, por lo que lo ideal sería que los más de 12 mil millones de pesos que se estima serán recaudados, sean invertidos en la prevención primaria. “Es un impuesto que tiende a incrementar la recepción de recursos para el país y no está señalado que vaya a ser destinado a este tipo de aspectos, y mucho menos los mecanismos de prevención de la propia obesidad”.

Estas medidas incluyen la prevención desde el embarazo, pues el alto consumo energético puede derivar en recién nacidos predispuestos a padecer patologías relacionadas con la obesidad, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Además, los especialistas han hecho énfasis en la necesidad de fomentar en las escuelas una educación en que los niños puedan aprender a alimentarse saludablemente, así como incluir a los padres de familia, quienes en su mayoría carecen de información sobre dietas saludables. “Es ahí donde deben involucrarse el gobierno federal, estatal y municipal, asegurando estas áreas, brindando la información pertinente.

Si el gobierno no destina los impuestos a estos fines, se pierde la razón del mismo impuesto”. En cuanto a la disminución de la obesidad, el doctor Vásquez Garibay asegura que la solución no está en los impuestos sino en la relación entre la ingesta de energía y la cantidad que consumimos en actividades físicas, por lo que el gobierno, dijo, “debe asegurar los suficientes espacios, con la seguridad adecuada, para que la gente pueda salir de sus casas a realizar algún ejercicio”.

“La ingesta de refresco de 750 mililitros por día”, concluye, “incrementa el riesgo de padecer obesidad, aunque definitivamente  no  se puede adjudicar al consumo de refrescos el problema, tiene que ver con todos los alimentos de alta densidad energética”.

“A la tiendita por la coquita”

En la tradición y el habla popular en México, es común usar refranes que reflejan y caricaturizan las formas de vivir, en muchos casos mezcladas con hábitos que vienen del extranjero. El refresco, para el mexicano, parece convertirse incluso en una metáfora del agua bendita.

En este país, “la coquita” es la cura de la baja presión, de problemas en el estómago, de cuestiones relacionadas con el cansancio, hasta convertirse en una adicción, una necesidad de todos los días. Es el café de los acalorados. Los números pueden ser variables, sin embargo, el comerciante Carlos Flores comenta que hay trabajadores que lo hacen como un ritual y, para empezar las labores, se toman su Sedalmerck y una Coca-Cola.

De acuerdo a datos de la misma industria del refresco negro, este año mejoró sus ventas a nivel mundial en un cinco por ciento, derivado del aumento del consumo en Europa, sin embargo en Latinoamérica registró un descenso del uno por ciento en el último trimestre. En México bajó en un dos por ciento debido a los huracanes Ingrid y Manuel, y las inundaciones causadas en diversas zonas del país.

Aunque baje de unos puntos porcentuales la venta de refrescos, lo que no parece disminuir en México es el apego que generó entre la gente: Carlos Flores habla del caso de un hermano suyo, quien “se llevaba una Coca de a litro a la cama, para por lo menos tenerla al lado; si no lo hacía, se ponía de nervios”. Lo mismo le pasaba a Liliana Pérez, para quien venir a México y no consumir una Coca de medio litro en botella de vidrio es casi imperdonable.

Desde que emigró a Estados Unidos hace casi 30 años, en cada visita a Jalisco las comidas se acompañan con este refresco, pues en California no lo consume, prefiere agua o té, porque es la Coca de aquí que le provoca esta extraña adicción. Y el caso de Liliana se repite entre muchos de los millones de mexicanos que han emigrado a Estados Unidos.

La empresa Embotelladoras Arca, reportó para CNN que en 2009 se exportaron a la Unión Americana 4.4 millones de cajas de la presentación de 355 mililitros no retornable. Son alrededor de 40 mercados en EU donde se comercializa la Coca-Cola procedente de México.

Una de las razones que podría explicar el fenómeno, según han comentado representantes de la empresa, se debe supuestamente a que está endulzada con azúcar de caña, mientras que en otras regiones se utilizan otros edulcorantes como sirope de maíz. Sobre esta situación se creó una controversia con los productores de caña, quienes manifestaron su oposición a la reforma hacendaria.

“De por sí ya pocas empresas utilizan azúcar de caña”, dice Enrique Meza Rosales, presidente de la Comisión Nacional de Cañeros en el ingenio del municipio de Tala, Jalisco, “y con este impuesto todos terminarán usando otros productos como la alta fructosa”.

Esto, agrega, “provocará un menor consumo de azúcar por parte de las industrias, pero no creo que reduzca el consumo de refresco entre la gente, por la costumbre que tienen por tomarlo casi a diario, sobre todo en el sector rural”.

Informó que para este año ya se tiene un excedente del producto de casi 3 millones de toneladas a nivel nacional, por lo que si el consumo de azúcar se reduce, el excedente provocará  una baja en los precios, afectando así a 250 mil productores directos de los 15 estados que se dedican a esta actividad.

Riesgos que no vemos

Riesgos que no vemos
Nota publicada por Karina Alatorre en la Gaceta UdeG Nº 758 (Septiembre 2013)

A nuestras mesas llegan productos agrícolas, como hortalizas, granos o carnes que han sido producidos, cultivados o cosechados en unidades de producción mexicanas, cuyos procesos deberían estar apegados a ciertos estándares de inocuidad que garanticen que son seguros para el consumo humano. Sin embargo, según refieren especialistas en el tema, resulta complicado para las autoridades tener un control de la totalidad de productos comercializados, sobre todo en los tianguis y pequeños mercados.

El profesor del Centro Universitario de Ciencias Biológico y Agropecuarias (CUCBA) de la Universidad de Guadalajara, Guillermo Huitrón, explicó que existe mayor control en los productos que son exportados a otros países, pues cumplen con estándares internacionales, medida que no siempre es cumplida en el caso de los productos consumidos en México. “Es difícil tener control de todas las pequeñas unidades de producción, como los ranchos. Por poner un ejemplo, un productor de calabaza, que encuentra que su producto hoy se cotiza mejor que ayer, saca su producto a los mercados aun cuando haya aplicado fertilizante recientemente”.

Los productos pueden estar contaminados de distintas formas, explicó el ingeniero, por las malas prácticas de higiene. “Puede ocurrir que cuando un empleado sale a comer o al baño y cuando regresa a sus labores, no se lava las manos. Eso definitivamente puede contaminar los productos”.

Otros factores que disminuyen la inocuidad de los alimentos que consumimos, son los riesgos físicos que sufren algunas hortalizas, daño con astillas a causa de su transportación en cajas de madera.

Existen factores químicos por la aplicación de fertilizantes, pesticidas, hormonas y antibióticos durante los procesos de producción. “Todas estas formas de contaminación tienen consecuencias y nos pueden enfermar e incluso provocar la muerte”.

En atención a estos problemas, el CUCBA diseñó el curso en Inocuidad agrícola, que será ofrecido en el Centro Universitario del Sur (CUSur), en Ciudad Guzmán. Está dirigido a productores, comercializadores, empacadores, personal docente, alumnos, médicos y a todos aquellos involucrados en el sistema agrícola, así como a gerentes coordinadores del área de inocuidad agroalimentaria en empresas. “Estamos promoviendo este curso en el CUSur por su vocación agrícola, ubicado en una región altamente productiva de aguacate, fresas, frambuesas, zarzamoras y arándanos, así poseedora de invernaderos de jitomates, pimientos, berenjenas, entre otros productos”.

El curso será impartido por especialistas extranjeros, con el que buscan que los asistentes leven la competitividad de sus empresas y las ajusten a los estándares internacionales, a través de capacitación que les permita convertirse en clientes de Estados Unidos y Canadá. “Se trata de que les acepten sus productos, que las empresas se establezcan mediante procedimientos y registros, porque a veces eso es lo más difícil para el productor: estar registrando qué empleó en su cosecha y cuándo lo hizo, para llevar un control”.

Un problema de salud pública

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió en el año 2000 una resolución con respecto a la inocuidad alimentaria, en la que establece algunas medidas para el control sanitario  y con ello combatir los millones de casos de enfermedades que son reportadas a esta organización a consecuencia de malas prácticas en el manejo de los alimentos.

La enfermedad más común propiciada  por la falta de inocuidad, según datos de la OMS, es la salmonela, la cual causa diarreas y vómito, persiste por tres o cuatro días, aunque en casos extremos en menores de edad o ancianos, puede causar la muerte.

A través de la Organización Panamericana de la Salud, la OMS implementó un Programa regional de inocuidad de los alimentos, en el que emplea estrategias de evaluación y aplicación de estándares, capacitación en el manejo de alimentos, así como una estrategia de comunicación de riesgos identificados.

La educación hoy (Educación Superior)

La educación hoy (Educación Superior)
Nota publicada por Karina Alatorre en la Gaceta UdeG Nº 753 (Julio 2013)

La idea de que una licenciatura deba ser el único estudio para toda la vida, ya no sirve para la realidad actual, por lo que las instituciones de educación superior (IES) en América Latina, deben enfrentar el desafío de modificar los modelos de estudio, para que respondan a la necesidad de una formación permanente, afirmó José Joaquín Brunner, profesor investigador de la Universidad Diego Portales, en Santiago de Chile, quien el pasado lunes impartió la conferencia magistral “La educación superior en Iberoamérica: tendencias y desafíos”.

“Pensar que todo se juega en el primer grado que uno estudia, y que es normal pedir a un joven de 18 años en este mundo de incertidumbre total que elija ser sociólogo, antropólogo o trabajador social, lo encuentro de una audacia enorme por parte de la política”, dijo Brunner en la conferencia, con base en el informe Educación superior en Iberoamérica 2011, que él mismo realizó.

El investigador chileno detalló algunas de las características de los sistemas de educación superior en Iberoamérica, como la predominancia de programas de estudio largos, que no van acordes con las necesidades actuales.

Un aspecto sustancial que analizó, fue el de la función de las universidades respecto de la investigación que produce. Explicó que, de acuerdo al informe, de las cuatro mil universidades registradas como tales en Iberoamérica, sólo 70 son “universidades de investigación” y otras 70, “universidades con investigación”.

Informó que hay 25 millones de estudiantes en 12 mil instituciones, de las cuales cuatro mil ofrecen programas basados en la disciplina científica, que tienen una duración de cinco  años, y dan el grado de licenciado o un título profesional. “Conocemos a las de mayor prestigio, pero por debajo de eso hay un mundo que hoy recoge a la mayoría de estos 25 millones de estudiantes y que muchas veces no forma parte del foco de las políticas de educación superior”.

Control de calidad

El aseguramiento de la calidad en las IES en Iberoamérica es otro aspecto sustancial del informe. Al respecto, el investigador  chileno afirmó que un avance es que la mayoría de los países tenga al menos en sus leyes el control de la calidad.

No obstante, identificó varios problemas relacionados al respecto, como la existencia de regímenes de acreditación paralelos, que no existan estándares de calidad bien definidos, además de que el Estado en la mayoría de los países ha permitido la creación de organismos dedicados a la acreditación, que en muchas ocasiones no son transparentes.

Formación de la docencia

Es necesario trabajar en la formación del profesorado, ya que según Brunner, el profesor es el factor que más influye en el desempeño de  los estudiantes, sólo detrás del factor socioeconómico.

El 30 por ciento de los estudiantes que ingresan a las instituciones especializadas en pedagogía, provienen del menor grado de desempeño en la educación secundaria, de acuerdo con la información que posee el académico. “El salario de los docentes es bajo. Por lo tanto, no es atractivo para los estudiantes ingresar a estas instituciones pedagógicas”.

También afirmó que dichas instituciones son tratadas como universidades menores al establecer las políticas educativas.

Financiamiento educativo

Brunner dijo que la idea de universidades financiadas exclusivamente por el Estado, ya no es una realidad. Explicó que actualmente se presentan diversas situaciones, en las que el financiador hegemónico o predominante es el Estado, otras en las que por cada peso que entrega el Estado, la iniciativa privada pone otro, como en Brasil; y finalmente, unas en las que el sector privado pone más que el Estado.

“En muchas partes de Latinoamérica, los sistemas han crecido de manera explosiva y sin embargo la capacidad instalada en el gobierno nacional sigue siendo la misma de hace 40 años”.

Evalúan a los estudiantes de México

Evalúan a los estudiantes de México
Nota publicada por Karina Alatorre en la Gaceta de la UdeG Nº 748 (Junio 2013)

Transcurridos apenas 30 de 45 minutos que dura cada sesión en la prueba ENLACE y casi la mitad de los alumnos ya habían terminado de rellenar los círculos en su hoja de respuestas correspondientes a la sexta sesión. Aunque la maestra insistió en que regresaran a su prueba e hicieran una revisión de las preguntas  que les habían parecido más difíciles,sólo algunos hicieron caso. Los demás comenzaron a inquietarse por la hora de salida.

Empezaron a hacer preguntas como: “maestra, ¿mañana si vamos a tener clases?, maestra, ¿ya puedo salir al receso?, maestra, ¿esto no va a contar en mi calificación, verdad?  La respuesta a esta última pregunta, la había leído más de una vez la maestra al principio de la prueba: “La prueba ENLACE no sirve como método de evaluación del alumno”. Al concluir el tiempo, entregaron la prueba, “que no estuvo tan difícil”, decían algunos, aunque había  otros más serios, como pensandoaún en las posibles respuestas. Afuera los maestros de una secundaria pública, ubicada en Etzatlán, Jalisco, hacían comentarios y la mayoría coincidían en que “son contados aquellos que realizan la prueba a conciencia” y, a la mayoría “les da flojera leer cada pregunta”.

Del 3 al 7 de junio, alumnos de los grados de tercero a sexto de primaria y de primero a tercero de secundaria, participaron en la aplicación de la Evaluación Nacional de  Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Las materias evaluadas son español y matemáticas, además de formación cívica y ética, asignatura que alternan cada año en  la aplicación de la prueba.

La prueba fue aplicada a 16 millones 135 mil 723 estudiantes, de 130 mil 668 planteles de primaria y secundaria públicas y privadas del país.

Jalisco no llega a la media

En la prueba ENLACE 2012, Jalisco se colocó por debajo de la media nacional, en nivel bueno y excelente, tanto en español como en matemáticas, a nivel primaria y secundaria. A nivel nacional, el porcentaje promedio de alumnos de primaria que obtuvieron nivel bueno y excelente en español, fue de 41.8, y en matemáticas, de 44.3.

En Jalisco tuvo un porcentaje de 38.3 en español y 42.7 en matemáticas. En cuanto a educación secundaria, la media nacional en matemáticas en nivel excelente y bueno, fue de 20.3 y en español, de 20.7. En el estado de Jalisco sólo se obtuvo 18.2 y 19.2 en ambas materias, respectivamente. Es decir, ni el 20 por ciento de los alumnos en las escuelas secundarias alcanzó este nivel en ambas asignaturas.

Una prueba cuestionada

Las críticas a la prueba ENLACE han venido desde todos los ámbitos: investigadores en educación han denunciado aspectos de la prueba con los que no están de acuerdo, como la investigadora del Departamento de Estudios en Educación, de la Universidad de Guadalajara, María Luisa Chavoya Peña, quien ha señalado la característica punitiva de la prueba, al haber una relación entre resultados e ingresos económicos para los docentes y los centros escolares.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), emitió en 2011 una resolución en la que estableció que la prueba ENLACE era discriminatoria para  niños indígenas, por no considerar “el contexto cultural y lingüístico” de los infantes pertenecientes a ese grupo de población. “Que la Secretaría de Educación Pública, en coordinación con las diversas áreas de educación intercultural y bilingüe, y de educación indígena, efectúe las acciones pertinentes, preferentemente incorporando la colaboración con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) y del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), para realizar un estudio documental y de campo, respecto de las lenguas maternas que predominan por ubicación geográfica en el país”, dice el documento.

La prueba al costo

En una marcha por el zócalo del Distrito Federal, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), solicitó el pasado jueves a la Secretaría de Gobernación la cancelación de la aplicación del examen ENLACE en todo el país. Adujo motivos de corrupción. Sus organizadores hicieron referencia a lo que ya habían denunciado el domingo 2 de junio, cuando el secretario general de la sección 9, Francisco Bravo, mostró en conferencia de prensa, copias de los presuntos exámenes para los niveles tercero, cuarto, quinto y sexto de primaria, mismas que según afirmó, fueron adquiridas de “vendedores clandestinos”.

Denunció que los precios de venta que circulan desde hace dos semanas, oscilan entre los 300 o 400, hasta los 2mil pesos.

Reglas claras a telecomunicaciones

Reglas claras a telecomunicaciones
Nota publicada por Karina Alatorre en la Gaceta de la UdeG año 11 ed. 739 (Abril 2013)

Como una iniciativa histórica ha sido calificada por diversas organizaciones y analistas, la iniciativa de reforma en telecomunicaciones, presentada el 11 del presente por el presidente Enrique Peña Nieto y representantes del Pacto por México.

De ser aprobada esta reforma, dará respuesta a peticiones hechas por diversas organizaciones que durante décadas han solicitado una regulación que evite la concentración y frene la conformación de monopolios en esta materia.

De acuerdo con representantes de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), el establecimiento de reglas en términos de competencia que propone la iniciativa de reforma -como no permitir que ningún actor tenga más del 50 por ciento de participación del mercado de telecomunicaciones y medios- traerá beneficios a los ciudadanos.

“Busca homologar el servicio de telecomunicación mexicano a los idearios de la democracia liberal. Esto no quiere decir que con esto se esté pensando en una nueva forma más plural, más democrática de regular los sistemas, pero sí pondrá reglas más claras”, comentó el presidente de Amedi capítulo Jalisco y profesor de la Universidad de Guadalajara, Juan Larrosa.

Añadió que por las grandes cantidades de dinero que se requieren para tener participación en el campo de las telecomunicaciones, seguirá habiendo quienes predominen en el mercado, y pasarán de ser monopolios a oligopolios.

“En eso no hay duda, porque finalmente son economías escala, son personas que tienen mucho dinero, pero lo que tendremos ahora serán reglas más justas”.

Respecto al tema del otorgamiento y retiro de concesiones, el cual quedará en manos del Ifetel, un nuevo órgano regulador autónomo, la maestra Carmen Rodríguez Armenta, coordinadora general de Planeación y Desarrollo Institucional (Copladi), puntualizó en que habrá que estar atentos a la designación de sus integrantes y que opere lo más pronto posible, una vez aprobada la reforma.

“Es importante el nombramiento de los comisionados, que tengan un perfil social, académico, que les permita identificar que los medios de comunicación deben ser para beneficio del país. Que el Ifetel haga su papel, independientemente de la presión de cualquier empresa”.

En rueda de prensa, la maestra Carmen Armenta manifestó el beneplácito de que haya surgido esta iniciativa, ya que ha sido la misma Universidad uno de los actores que más había estado exigiendo estas modificaciones, sobre todo en materia de acceso a la tecnología y a la información, uno de los ejes principales de esta reforma.

La presidenta nacional de Amedi, Aleida Calleja, declaró a Noticias MVS, que el Ifetel viene a dar transparencia a un sector que se ha manejado “de lo más opaco”.

“Hay algunos puntos mejorables en la iniciativa, que nos ayudarían a poner mayor énfasis a la promoción del pluralismo y la diversidad. Está claro el tema de la competencia, del acceso a la banda ancha de los mejores precios. Todo el tiempo se habla de usuarios y consumidores, pero hay que fortalecer el tema del ejercicio del derecho a la información, del pluralismo, de la diversidad”.

La iniciativa a medio camino

Días después, la Comisión de puntos constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y particular, el decreto de iniciativa por el que se reforman los artículos 6, 7, 27, 28, 73, 78 y 94 de la Constitución en materia de telecomunicaciones.

El dictamen será analizado y votado por el pleno de la Cámara, en el transcurso de esta semana.

Otros puntos importantes que la reforma considera son la prohibición de las restricciones a la libertad de expresión, así como candados a la transmisión de publicidad o propaganda presentada como información periodística.

“Este es un tema importante, porque tales acciones van en aumento. Me parece que el reto está en cómo regularizarán eso. Es necesario establecer las reglas para poder cumplir con ello. De ser así, los ciudadanos tendremos confianza en lo nos están ofreciendo y podremos diferenciar entre lo que es propaganda y lo que no”, dijo Juan Larrosa.

Además, la iniciativa estipula que toda persona tiene derecho al libre acceso a información veraz, plural y oportuna; que las telecomunicaciones son servicios públicos de interés general y garantiza el acceso a tecnologías de información y comunicación.

Los videos que mueven a todos

Los videos que mueven a todos
Nota publicada por Karina Alatorre en la Gaceta de la UdeG año 11 ed. 739 (Abril 2013)

A pesar de que la globalización es un término que uno puede escuchar en todas partes, Juan Carlos, de 14 años, apenas lo comprendió, al menos eso platica él. Había escuchado que se trataba de un proceso en el que las distancias en el mundo eran cada vez menores, entre otras cosas, a causa de los medios de comunicación.

Para él, los medios de comunicación se reducen a dos: televisión e internet. Entonces, cuando en estos dos medios se habla de lo mismo todo el tiempo, la globalización ha llegado.

El ejemplo más claro, del que habla Juan Carlos y todos sus amigos, y hasta sus maestros, es de los “videos de moda”. Cual analista de la dinámica de ese fenómeno, el adolescente puede enlistar los videos más recientes, los actuales y los que ya fueron historia.

El que encabeza su lista, aunque “ya tiene un rato”, y del que como el explica, está en todas partes, es el video del Harlem Shake. Este video cuenta con millones de visitas. En el mismo cuatro personajes disfrazados realizan movimientos no coordinados, utilizando de fondo una canción de un DJ neoyorquino.

Así fue como entendió este proceso, pues el fenómeno Harlem shake ha sido imitado en miles de ocasiones por personas de diferentes partes del mundo, quienes han creado su propia versión de este “baile”.

El Harlem shake es uno más de los llamados videos virales que surgen de situaciones diversas -generalmente cómicas-, que a través de páginas de internet como Youtube, son reproducidos por cientos de millones de personas en el mundo.

Especialistas hablan de este fenómeno no sólo como un video de internet reproducido en numerosas ocasiones, sino de cómo ha escapado de lo virtual al plano real, consiguiendo que agrupaciones de personas en partes distintas del mundo, actúen en repuesta al video, y suban a la red para compartirlo con el resto del planeta.

“Hablamos de un fenómeno que lleva una base que no necesariamente ejerce como un símbolo de identidad, y sí en cambio como una cuestión en la que tienen relación aspectos como el escape de la realidad”, aseguró para CNN México, Andrés Barradas, académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey.

Para algunos este tipo de videos podrá resultar burdo, absurdo, incluso una pérdida de tiempo. No obstante, algunos analistas aseguran que eso es precisamente lo que los hace tan populares, que consiguen conectar con los sentimientos de la gente, ya sea porque les agrada o porque lo aborrecen.

“Aunque ya haya muchos en la red”, Juan Carlos y sus compañeros de secundaria planean su propia versión del Harlem shake, así como lo hacen -después de un mes de que el fenómeno haya estallado-, muchos usuarios de las redes sociales, que invitan a participar en sus versiones en la ciudad de Guadalajara.

En México las versiones más vistas son las hechas por la selección mexicana de futbol sub 23 y el equipo de futbol Tigres.

Lo que fue, lo que sigue

“¿Un millón de reproducciones? ¿Sabes qué es mejor? Un billón de reproducciones”, dice el blog de tendencias de Youtube (http://youtube-trends.blogspot.mx/) respecto del video del artista de K pop PSY, Gangnam style, que rompió el récord de número de vistas, sobrepasando el billón en sólo cinco meses, dejando de lado al que había sido por varios meses el video más visto, Baby, del artista juvenil Justin Bieber.

Según datos estadísticos del mismo sitio, 800 millones de usuarios únicos visitan Youtube cada mes. Más de cuatro billones de horas, videos son vistos mensualmente; y más del 70 por ciento del tráfico en este sitio proviene de fuera de Estados Unidos.

Medir la universidad

Medir la universidad
Nota de Karina Alatorre en la Gaceta de la UdeG año 11, ed. 726 (Diciembre 2012)

El sistema de educación superior en México aún no alcanza su madurez. Es un sistema que desde sus inicios en 1910, hasta la fecha, ha crecido significativamente, pero cuyas instituciones continúan siendo “unas niñas” que requieren que se les diga qué hacer, aseguró el doctor Eduardo Ibarra Colado, en su participación en el XVI Encuentro internacional de investigación educativa, dentro del programa académico de la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

En su conferencia “Perspectivas y desafíos de las políticas públicas de educación universitaria en Latinoamérica”, el investigador del Departamento de Producción Económica, de la UAM-Xochimilco, explicó que esa inmadurez lleva a una incapacidad de las instituciones por establecer sus propias políticas e indicadores.

“La reforma de los planes de estudio no se define en los órganos colegiados. El presupuesto se define en el concurso extraordinario del PIFI y no en los órganos colegiados”, detalló el doctor respecto de algunas políticas que tienen que ver con la obtención de recursos y el aumento de prestigio por el que compiten tanto las universidades públicas como los académicos.

De acuerdo con el conferencista especialista en políticas públicas educativas, es necesario entender que el sistema de educación superior en México ha pasado por cuatro etapas: surgimiento (1910-1950), expansión no regulada (1950-1980), crisis (1980-1989) y la etapa de modernización, cuya principal característica es la introducción de la evaluación.

“La educación superior hasta 1989 operaba bajo una lógica estrictamente de negociación política. Estaba inscrita en un marco de negociación de tipo corporativo. Ahora todo se evalúa en el mundo. Es un modo de racionalidad general”.

En un mundo donde lo importante es evaluar, el papel de quien establece los indicadores con los que se evalúa, es el más relevante.

“El desempeño se utiliza para gobernar. Cuando yo mido, el juego político no está en medir, sino en cómo decido qué y cómo se mide. Yo hago política cuando establezco el indicador”.

Esquizofrenia institucional
El poder de controlar cómo se mide el desempeño de instituciones y académicos, y además relacionarse estrechamente con la asignación de recursos económicos, lleva a malas prácticas, explicó Ibarra Colado.

Es decir, las políticas públicas son enfocadas en la modificación de las conductas.

“Entramos a una era en donde lo importante es cómo construyo reglas de institución para dirigir el comportamiento, y eso es gobierno. Gobernar es modificar la conducta a partir de información. Ese es el origen de la estadística. La estadística (ciencia del Estado) era el insumo necesario para hacer política”.

Básicamente las políticas articularon la evaluación, el financiamiento y el cambio institucional.

Como ejemplo, el investigador planteó la situación en la que actualmente se ven involucradas las instituciones públicas, en que se les pide graduar a más alumnos, tener plantas docentes certificadas, para obtener recursos y prestigio, lo cual lleva a las universidades a graduar a alumnos antes de concluir su tesis, a omitir procesos.

En esta “simulación institucional” se involucran los académicos, quienes compiten por ingresos extraordinarios y prestigio, lo que lleva a “prácticas indebidas”, en las que publican en donde se pueda y algunos hasta pagan por hacerlo.

“Tenemos a docentes en el sistema nacional de investigadores, que no deberían estar, y otros que sí deberían, pero no lo están”.

El resultado es una “esquizofrenia institucional”, puntualizó el profesor de la UAM. Un círculo en el que la relación entre la institución y el académico se pervierte. Donde el mensaje oculto es: usted haga trampa.

Investigación y políticas públicas
En el mismo encuentro participaron la doctora María Luisa Chavoya Peña, profesora investigadora del Departamento de Estudios en Educación, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, de la UdeG, y el doctor Pedro Flores Crespo, profesor investigador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, de la Universidad Iberoamericana.

En su mesa de trabajo, el tema fue la participación de la investigación científica en el diseño de políticas públicas de educación, en la que el doctor Flores Crespo habló sobre un sistema de políticas basadas en evidencia, donde las decisiones no se toman por presiones políticas o de políticos, sino que tengan fundamento en evidencias cuantitativas.

Chavoya Peña mostró un panorama en el cual el discurso es fortalecer la formación de investigadores, pero que en la práctica, las políticas no favorecen que los egresados de un doctorado se dediquen en su actividad laboral al campo de la investigación.