Esencial que la ciencia dé soluciones a la sociedad

Esencial que la ciencia dé soluciones a la sociedad
Por Juan Carlos Machorro en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

De acuerdo a Gabriela Dutrénit, excoordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT), es esencial generar consensos entre academia, empresa y gobierno para convertir conocimiento en bienestar social, y que la ciencia sea un elemento que de soluciones a la sociedad.

 Ello a partir del diálogo entre todos los sectores sociales y que el FCCyT debe ser un órgano que genera consensos y propuestas que contribuyan a que los formuladores de políticas y tomadores de decisión produzcan políticas públicas a favor de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI).

Aceptó que el FCCyT está madurando sus planes y se trata de mejorar lo realizado con antelación y no comenzar de cero; por ello, los trabajos de la mesa directiva se identificaron áreas de oportunidad como es mejorar la posicionamiento del mejor, ampliar la interrelación del sector productivo, fortalecer a los estados, contribuir a la cultura de CTI.

Explicó lo anterior al brindar el Informe de actividades 2012-2014, en donde señaló que “el reto del Foro Consultivo es consolidarse como el órgano de consenso y expresión de las comunidades de CTI en el país, y hacerlo en un entorno de libertad, flexibilidad y de apertura de opiniones, para facilitar la transparencia y la rendición de cuentas”.

Dicha labor que indicó se refleja en el fomento a la innovación y la identificación de capacidades de los estados para usar el conocimiento como base del desarrollo económico, y participar activamente, como lo mandata la Ley de Ciencia y Tecnología (LCyT), en el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECiTI).

En dicho tenor, Brenda Valderrama, secretaria de Innovación, Ciencia y Tecnología de Morelos, dijo que la ciencia debe tener perspectiva estatal, ya que la multidiversidad nacional es muy variable y puso de ejemplo que los recursos de CTI depende de sus cabildos y gobernadores, siendo ahí en donde en muchas veces se frena el desarrollo.

Aunado a que no deben dejarse de lado los talentos jóvenes, pues si no el conocimiento no será hereado, y, enfatizó que la expectativa de cátedras del Conacyt ha sido limitada, ejemplificó que existe una red en Facebook de 6 mil exbecarios de Conacyt que están en el extranjero y no saben a donde podrían regresar a México.

En materia de problemas en la CTI, Dutrénit mencionó que una encuesta realizada indicó que 63% de los investigadores pide reformas en el sistema nacional de investigadores, ya que se estima que el sistema que no respuesta a sus inconformidades.

Finalmente, otro conflicto en el sector fue señalado por Jesús de la Rosa, titular de la Concamin, quien dijo que el empresario mexicano no entiende la innovación y no la impulsa, pese a que este concepto es el único sustenta el crecimiento constante de las empresas que requieren tener cadenas productivas con base a esta base.

La ciencia debe bajar de los escritorios

La ciencia debe bajar de los escritorios
Por Juan Carlos Machorro en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Teléfonos celulares, tablets, sistemas de software, biotecnología, productos nanotecnológicos, etc., son parte de los avances científicos, tecnológico y de innovación que en muchas ocasiones su real valor está fuera del alcance del grueso de la población que se siente ajena a ellos, por lo cual, los trabajos que realizan los científicos deben tener procesos adecuados de difusión y conocimiento para toda la ciudadanía.

De acuerdo a la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (Seciti), del Distrito Federal, de cada 100 patentes sólo 3 o 4 llegan a tener un éxito comercial, lo cual se suma a que gran parte de la población se siente muy alejada de estos conocimientos y no logra entender que la ciencia y tecnología (CyT) son esenciales para resolver parte de sus problemas sociales, dijo su titular, René Drucker, en evento organizado por el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico.

En entrevista con Mi Ambiente, Alfredo Salas, director de la carrera de Mecatrónica del ITESM Campus Santa Fe, sostuvo que es esencial fomentar la tecnología en alumnos de sistemas básicos para que adquieran el gusto por la tecnología y la valoren.

“Tenemos el problema que la población al usar cotidianamente la tecnología lo da por consabido y no la entiende o valora; sin pensar en su valor y cuando quieren entenderla lo consideran fuera de su realidad, pero no es así, sino que debe hacerse la cultura de comprenderla, usarla adecuadamente y, posteriormente, crearla”.

En dicho foro se informó que es urgente que las leyes de CyT se fortalezcan con nuevas legislaciones que le permitan reforzar sus capacidades existentes y hacerle saber a los mexicanos que la CyT son elementos base de las soluciones de sus problemas.

Indicó que en la actualidad México padece por ser una nación de maquila que compra tecnología a altos precios y su costo social repercute en su ubicación mundial en el sitio 57 en desarrollo social y humano; 53 en competitividad, 79 en innovación, 107 en educación y 190 en gasto público en CyT.

Por lo cual, diversos científicos estén de acuerdo en la apreciación de que México no existe una real política de ciencia y que no sólo es cosa de recursos, ya que si bien en este sexenio no se alcanzará el 1% del PIB, pues el despegue del sector requiere del 1.5% del PIB, -media de OCDE-, sino que la gente y hombres de ciencia la difundan desde sus bases.

Asimismo, en entrevista con Mi Ambiente, Tomás González Estrada, presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (Rednacecyt), señaló que es muy importante que la sociedad perciba los beneficios reales que tiene invertir y aplicar en crear valor a partir del conocimiento científico que permita indagar y hacer preguntas alrededor de los conocimientos humanos.

Recordó que esto es de gran relevancia para el desarrollo humano y sostenible, ya que de no percatarnos de estas fortalezas perderemos muchas oportunidades; si bien tenemos grandes científicos y que ese conocimiento genera riqueza, debemos facilitar los puentes entre los científicos, empresarios y la sociedad. Puso de ejemplos a Corea, India y España donde han sabido entender que su ciencia sea una fortaleza económica con enlace en sectores sociales y productivos.

Dijo que “si logramos transitar de una economía de productos y servicios a una de mentefactura podemos aspirar a ser una potencia mundial con gran beneficio para los ciudadanos, lo cual debe ser a base de política púbica que enlace a estos sectores.

Explicó que una mejor comprensión de la ciencia se puede dar desde “su difusión e inclusión en la educación básica, ya que si los jóvenes y niños pueden conocer cómo se genera el conocimiento, tendremos un gran impacto”.

Finalmente, se aceptó que la ciencia es un reto cultural y no sólo tecnológico, ello en relación a que debe desmitificarse poniéndola al alcance de la sociedad, situación que puede ir desde abrir señales de Wi-fi en plazas públicas que brinden oportunidad de conocimientos educativos básicos hasta tecnológicos.

Dijo que se debe salir de la ciencia tradicional para que los jóvenes la dominen y se vinculen en el impulso que brinden las plataformas tecnológicas, tal y como puede ser el impulso de clusters tecnológicos –agrupaciones empresariales-, para ayudar a hacer que las ideas ciudadanas se vuelvan una realidad.

CIENCIA, ELEMENTO DE LA REALIDAD
Por su parte, José Luis Serrato, director general de Ericsson en México, comentó a Mi Ambiente que lamentablemente la gente aún comprende que la ciencia e innovación son parte de la solución de sus problemas cotidianos y no ha adoptado este concepto. El caso más claro es que hoy en México se gradúan más ingenieros en tecnologías de la información en toda Latinoamérica y eso es una gran fortaleza al futuro, pero es un aspecto no tan público.

Siempre enfocados en que es fundamental la investigación y desarrollo, ya que la inversión en este sector es esencial para ser líder tecnológico y de soluciones; otro aspecto que impulsa es la competetitividad, desde la capacitación hasta desarrollo del personal que requiere el mercado.

PROYECTO “BARRIOS”, UN EJEMPLO
Hace poco se dio a conocer que Coca-Cola, entre sus ganadores internacionales del reto “Formando un mejor Futuro” del Programa “Global Shapers”, uno de los proyectos ganadores fue de Monterrey, Nuevo León, llamado “Barrios”, y que es una aplicación móvil dirigida a aumentar la participación de residentes locales en sus colonias a fin de propiciar el desarrollo económico y social en la ciudad.

Este proyecto se realiza en el barrio Antiguo de dicha ciudad, cuyo desarrollo tecnológico está a cargo de Eduardo Vázquez, quien busca hacer un enlace social de fomento a la convivencia, desarrollo económico de una región de clase media baja que padece problemas sociales y que se plasmó en la realidad por medio de convenios con locatarios, implementación que plantea una expansión a otros barrios.

Para la empresa este proyecto viene de su certamen “Comunidad de Formadores Globales” e involucra a empresarios en el desarrollo de proyectos que impacten positivamente en las comunidades locales, además de participar en una conversación global con los líderes mundiales para ayudar en la conformación del futuro.

LEYES EN CIENCIA Y TECNOLOGIA 
La Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado ha señalado que este sector requiere de grandes cambios en su estructura económica, de enlace ciencia-política y con los ciudadanos, ya que la falta de sincronización surge desde que la palabra “ciencia” no se cita en ninguna parte de la Constitución, pese a que el artículo 3 está dedicado a la educación, el 4 a la creación intelectual y el 25 a estrategias de desarrollo nacional, pero falta actualizar la ley orgánica del Conacyt.