Construirá OEI sistema de evaluación educativo

Construirá OEI sistema de evaluación educativo
Por Anayansin Inzunza en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) construirá un sistema de evaluación educativa para eliminar las discrepancias que existen en los indicadores, ya que de un país a otro pueden variar: “un primer desafío que tenemos por delante está justamente en construir esos indicadores, es un trabajo que queremos hacer en conjunto con la UNESCO”, informó en entrevista el Secretario General de la OEI, doctor Paulo Speller.

En enero pasado, el brasileño, quien estudió Maestría en Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tomó posesión de su cargo para el periodo 2015-2018, tiempo en el que dijo, una de sus prioridades será el fortalecimiento de las “Metas Educativas 2021”.

En su más reciente visita a nuestro país, Paulo Speller explicó que lo difícil no es aprobar el plan de metas sino ejecutarlo, “la cuestión central es la siguiente: cómo implementarlas, que estrategia seguir, cada país avanza a su propio ritmo, justamente con las metas nosotros aprobamos también la creación de un instituto para la evaluación de las metas y un consejo asesor con personalidades de los campos más variados de todos los países que acompañan la implementación de las metas, cada país puede escoger una o dos metas y yo me voy a enfocar a esta meta y la voy a traer como una contribución de mi país al conjunto de la región, tratando de mostrar cómo se puede avanzar en esta meta”, explicó el especialista.

El Secretario General de la OEI dijo que México es un ejemplo para los países iberoamericanos en el rubro de la educación, principalmente en el nivel superior.

“México tiene una historia en la educación que es envidiable para la mayoría de nosotros; es un país que aún en el periodo colonial en el siglo XVI, ya empieza con sus primeras experiencias en educación superior, de hecho las raíces de la UNAM están allá por mil quinientos cuarenta y algo, cuando analizamos datos más recientes, lo que observamos es que ha habido un avance muy grande en la educación superior, de la investigación científica en México”, señaló el titular de la OEI.

Aclaró que todos los países en Iberoamérica enfrentan desafíos y quizás el más grande es la educación básica, “la formación del profesor es la clave del proceso; el catedrático tiene que estar bien formado, claro que con eso estamos hablando de un profesor motivado con la perspectiva de una carrera, de un buen salario, de un reconocimiento social, pero la formación no debe dejarse de lado”, explicó el Doctor en Gobierno y Ciencias Políticas por la Universidad de Essex, Inglaterra.

De acuerdo con estadísticas del 2010 al 2014, comentó que los países iberoamericanos están avanzando más rápido de lo que avanzan el resto de las regiones del mundo, sin embargo, aclaró que todavía es muy grande la distancia entre Iberoamérica y los llamados países desarrollados, “es tan grande pero tan grande que a la velocidad en la que vamos avanzando nunca vamos a llegar cerca de ellos; tenemos que acelerar”, indicó Paulo Speller.

Acerca los programas de movilidad estudiantil, informó que la OEI cuenta con 5 programas que brindan una excelente opción para el proceso de internacionalización de la educación, principalmente en el nivel superior, “es parte del proceso educativo hoy en día, ya sea virtualmente, ya sea presencialmente, la oportunidad de nuevas experiencias para los jóvenes, como para los investigadores, como para los profesores es absolutamente imprescindible”, puntualizó el Secretario General de la OEI.

Internet llegó a México de la mano de la ciencia

Internet llegó a México de la mano de la ciencia
Por Emiliano Cassani Serrano en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

El interés de que México tuviera su primera conexión a Internet, surgió hace 25 años en un pequeño sector académico –la astronomía– que, con el propósito de ampliar el conocimiento sobre los fenómenos del cosmos, hizo posible esa conexión: “Los avances tecnológicos que llenan hoy todas nuestras actividades son el resultado de la labor realizada por varias generaciones de científicos, quienes muy pocas veces llegan a imaginarse los beneficios que su trabajo traerá para la sociedad en general”, narra la doctora Gloria Koenigsberger en su libro Los Inicios de Internet en México.

“El libro es un testimonio de primera mano sobre las anécdotas, aciertos y obstáculos que se enfrentaron para poder llegar a la primera conexión de Internet en México. Ciertamente, todavía queda mucho por hacer, pues apenas un poco más del 25% de la población en nuestro país cuenta con un acceso a la red. Sin embargo, su influencia es cada día más notoria, en un cuarto de siglo ésta y otras tecnologías han cambiado radicalmente nuestra vida, ahora imaginemos lo que nos espera en los próximos veinticinco años”, así lo expresó el doctor José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) y titular de la Dirección General de Divulgación de las Ciencias (DGDC) de la UNAM, al moderar la presentación del libro.

Al presentar la obra, Felipe Bracho Carpizo, director general de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación, dijo que: “Tener internet es importante, pero obtener el mejor provecho lo es aún más, la red es una oportunidad para innovar en todo tipo de prácticas sociales, como mejorar por ejemplo la educación en nuestro país”.

Por su parte, el director del Instituto de Astronomía de la UNAM, William Lee mencionó que la Internet, el cómputo y la astronomía, es el más claro ejemplo de que la inversión en ciencia básica puede redituar en cosas que a uno no se le habían ocurrido nunca, y recalcó la importancia de fomentar un Cómputo Inteligente que pueda filtrar la información inservible de las redes.

Además, el doctor Luis Felipe Rodríguez, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), consideró trascendental que la gente entienda la vinculación entre la ciencia básica y la sociedad, ya que al apropiarse del conocimiento pueden empezar a tener una mejor calidad de vida.

Al concluir la presentación, la autora del libro hizo un llamado a los jóvenes mexicanos: “tienen que soñar en grande, porque la realidad acaba siendo aún más grande que los sueños que uno puede tener”. La ceremonia de presentación se celebró el 19 de febrero de 2015, en el marco de la XXXVI Feria Internacional del Libro, en el Palacio de Minería de la Ciudad de México.

Mejorar calidad de la ciencia básica en México

Mejorar calidad de la ciencia básica en México
Por Emiliano Cassani Serrano en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Con la finalidad de contribuir a que las acciones en investigación científica propuestas en el Programa Especial de Ciencia y Tecnología (PECITI) puedan cumplirse, la Coordinación Adjunta de Investigación (CAI), del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) trabaja en una serie de propuestas, documentos, experiencias, y casos de éxito sobre las necesidades del Sistema Nacional de Investigación Científica de nuestro país.

Desde la perspectiva del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt): “El capital humano reconocido por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), es considerado como el núcleo de la investigación científica de México”. Hasta el año 2012 la cifra de integrantes del SNI era de 18 mil 554 investigadores, los cuales aportaron un total de 10 mil 181 artículos de investigación, cifra que sigue siendo muy baja en comparación con los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la cual pertenece México.

Una de las metas del PECITI que se han trazado para 2018, es que México llegue a 1.20 investigadores por cada mil habitantes de la Población Económicamente Activa (PEA), hasta el año 2013 nuestro país contaba con 0.94 investigadores por cada mil habitantes.

En opinión del doctor Enrique Graue Wiechers, presidente de la ANM y director de la CAI, “en las diferentes instancias de la investigación científica, se está dejando de lado la oferta internacional, por lo que un principal objetivo de esta coordinación será realizar las aportaciones necesarias para que la investigación científica en México tengo una perspectiva global y pertinente”.

Esta agenda de trabajo surge por la reestructuración a la que fue sometida el Foro Consultivo a finales de 2014, al retomar los principios para los que fue creado en el modelo institucional del SNCTI, al articular el desarrollo de sus objetivos y el cumplimiento de sus compromisos, de acuerdo con los ejes trazados tanto en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) como en la Agenda Nacional de CTI y el PECITI.

La Salud Pública debe basar en evidencia científica y no en dogmas o ideologías

La Salud Pública debe basar en evidencia científica y no en dogmas o ideologías
Por Emiliano Cassani Serrano en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Las intervenciones en salud pública deben estar siempre basadas en evidencia científica, no en dogmas o ideologías de los líderes políticos. En la salud pública sabemos que la información es la esencia de la prevención, por ello, reconociendo la importancia de información confiable para la toma de decisiones, se crearon el Sistema de Información Epidemiológica y el Sistema de Encuestas nacionales, señaló el doctor Roberto Tapia Coyner, durante su intervención en la sesión solemne para la Ceremonia Inaugural del CLII Año Académico de la Academia Nacional de Medicina de México (ANM), este miércoles.

Estos Sistemas de Información Nacionales sobre Salud Pública –agregó  Tapia Coyner– no se dieron porque existiera una abundancia de recursos financieros, por el contrario, se logró a base de pasión, corazón, esfuerzo y compromiso de las mujeres y los hombres que estuvieron, y están, todos los días en las distintas trincheras para que México sea un país con salud.

“En México tuvimos y aún tenemos la capacidad de hacer salud pública de primer nivel. Tenemos nuestro elemento más valioso, en nuestro equipo humano, personas preparadas y comprometidas que tienen una mística con la que se pueden alcanzar grandes objetivos, siempre y cuando, se les dote con las herramientas necesarias para hacer su trabajo y se les reconozca su esfuerzo. El valor colectivo de cualquier institución, está determinado por el valor individual de cada uno de los que aportan su trabajo, talento, conocimientos y experiencia”.

En su turno, el doctor Enrique Graue Wiechers, presidente de la ANM y coordinador adjunto de Investigación Científica en el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT), destacó que la Academia contribuye de manera puntual en la formación integral de los médicos, al proporcionarles documentos científicos que elevan la calidad de la salud en nuestro país.

Por otra parte hizo hincapié en la necesidad de contar con un organismo de carácter nacional que certifique y asegure una calidad homogénea de los médicos que atienden la salud de los mexicanos, “Necesitamos un régimen jurídico que dé certeza a la sociedad de que los profesionistas en medicina, ejercen con conocimientos y destrezas en cualquier parte de nuestro país, sin diferencias regionales  y  con seriedad académica”.

A la Ceremonia Inaugural del CLII Año Académico, llevada a cabo en el auditorio de la ANM, en el Centro Médico Siglo XXI, acudió en representación del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la doctora Mercedes Juan, titular de la Secretaría de Salud, quien destacó la alta calidad científica y clínica de los médicos de  México.

Desarrollar tecnologías sustentables en la minería mexicana

Desarrollar tecnologías sustentables en la minería mexicana
Por Alfonso Morales en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Con objeto de conocer los avances tecnológicos que en minería sustentable desarrolla la Universidad de Arizona (UA), entre otros, una delegación mexicana compuesta por científicos, académicos y legisladores viajó al sur de Estados Unidos la semana pasada y, además de consolidar la colaboración entre esa institución educativa con sus pares mexicanas, trajo consigo una serie de proyectos que impulsarán la innovación social del conocimiento y la apropiación de la ciencia con sentido amigable con el entorno ambiental.

La minería sustentable –conocimiento del cual la UA posee el liderazgo mundial– fue uno de los temas que acaparó el interés de la comitiva mexicana y, en especial del senador Alejandro Tello Cristerna, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República, pues Zacatecas –su estado natal– es abundante en recursos minerales, así como también es la entidad responsable de extraer la mayor cantidad de plata para mantener a México en el primer sitio internacional de productividad en este sector.

En entrevista, el senador Tello, quien encabezó también la delegación mexicana en Arizona, destacó que la UA se concibe como parte de un mismo sistema, junto con las comunidades que habitan tanto en la ciudad de Tucson como en sus cercanías, por ejemplo el poblado de Sahuarita, a 25 kilómetros al sur: “y ese es el secreto que no se comparte en México. Acá es la mina y la comunidad generalmente están en una pugna; unos por obtener más espacios, otros por lo que está sucediendo en detrimento del ambiente”.

En opinión del senador Tello: “quizás el más conflictivo de los problemas ambientales que genera la extracción minera, es el de los jales, que son residuos que se acumulan a cielo abierto hasta formar verdaderos cerros y que impactan negativamente en el entorno ambiental: “En el túnel de Zacatecas, estado minero del que provengo y que es también responsable de mantener a México en los primeros sitios de producción de plata, son los jales lo que a mucha gente incomoda, con frecuencia más que otros problema como las detonaciones y la contaminación de los mantos acuíferos. Con la tecnología que se genera en Arizona, y que ha hecho de ASARCO un modelo sustentable, en Zacatecas, por ejemplo, Grupo México está innovando para –al igual que se hace allá– reintegrar al entorno miles de toneladas de jales y convertirlos en suelo cultivable; que recupere un valor para las comunidades aledañas”.

El legislador zacatecano destacó los retos que México tiene hoy en día para mejorar su producción minera con el menor costo ecológico: “En Arizona lo están logrando gracias a una responsabilidad social tremenda, obviamente con una tecnificación muy importante que genera la Universidad, que da las bases teóricas y la práctica técnica. Acá necesitamos, además, revisar y mejorar nuestros marcos normativos para propiciar desarrollos mineros e industriales que sean amigables con el medio ambiente, que incorporen aspectos como la innovación social y la apropiación social del conocimiento y, sobre todo que nos ayude a mitigar los costos de nómina, consumo de energía eléctrica, etcétera”.

Tello Cristerna señaló que no todo es atraso en la explotación minera nacional: “hay minas en Zacatecas en las que prácticamente se trabaja y produce con muchos años de atraso en relación a lo que uno está viendo hoy en día, especialmente en lo que respecta al beneficio minero, que es la parte que se envía a la fundición; se trata de un tipo de minería que podríamos llamar familiar o tradicional. Pero hay de todo. Hay mineras como Peñoles que están muy tecnificadas, lo que faltaría es ver cómo lograr que estados con esta vocación, como Zacatecas, que es el principal productor de plata, logren llevar esa transferencia de tecnología, y que se pueda en determinado momento generar en el propio país.”

En opinión del senador Tello la transferencia de conocimiento y la capacitación son temas también muy relevantes en la minería: “hay un déficit o falta de expertis en este tema, en nuestro país. En Zacatecas, los mandos medios y superiores generalmente son extranjeros, sobre todo costarricenses, estadounidenses y canadienses, lo cual se convierte en un tema social porque la gente se queja de que personas de otros países vienen a llevarse las riquezas de México y no dejan más que empleos de mano de obra que se paga muy barata”.

“Me tope al final no sólo con un tema minero sino de zonas áridas, que para mí resultó importantísimo ya que a partir de San Luis Potosí para arriba del país se encuentran zonas semidesérticas y cómo la Universidad de Arizona trabaja con climas tan inhóspitos: no llueve y el porcentaje de precipitación anual es mínimo, y es lo que yo vivo en muchos municipios de mi entidad, donde realmente la gente sobrevive, no tiene empresa, no se instala nada, no se genera nada, los animales muchas veces no tienen ni agua, ni pastura, ni alimento”, puntualizó el senador Alejandro Tello.

La delegación mexicana estuvo integrada, además del senador Tello,  por José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT); Teresa De León, directora de Comercialización de Tecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt); Ofelia Angulo, directora académica del Sistema Nacional de Institutos Tecnológicos (SNIT-SEP); y Víctor Gutiérrez, presidente de la Cámara Nacional de Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI).

De la relación entre la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República –de la cual es presidente– y el Foro Consultivo, Alejandro Tello destacó: “desde el primer día que llegue al Senado y tuve la encomienda de presidir esta comisión trabajamos de la mano y entendimos la función del FCCyT como articulador y puedo decir que su actual titular, el doctor José Franco, es uno de los principales gestores de los temas de CTI; con gran capacidad para articular, generar relaciones y consensos, dentro y fuera del país, y ha sido una parte fundamental tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, en este Congreso, para cambiar la situación del país en cuestiones de CTI”.

Aprender a utilizar la luz a favor de la gente, uno de los propósitos  del “Año Internacional de la Luz”

Aprender a utilizar la luz a favor de la gente, uno de los propósitos  del “Año Internacional de la Luz”
Por Emiliano Cassani Serrano en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

“Hay una tremenda desinformación y desconocimiento sobre cómo utilizar la luz. La población mexicana tiene que aprender a emplearla mejor, con la finalidad de causar un impacto económico positivo al conseguir que parte de la radiación solar que reciben las viviendas de nuestro país se pueda transformar en energía eléctrica, meterla a la red y que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) lo pueda abonar a la cuenta del consumidor”, expresó en entrevista la doctora Ana María Cetto, coordinadora del Comité Nacional del Año Internacional de la Luz (AIL) 2015.

“El AIL 2015 –abundó la doctora Cetto Kramis–  no sólo implica la divulgación de un evento internacional, apunta a fomentar con calidad el desarrollo educativo, cultural, científico, tecnológico e innovador que tanta falta le hace a nuestro país”.

En opinión de la doctora Cetto, el beneficio para el ciudadano de a pie repercute directamente en su bolsillo, sin embargo hay beneficios que influyen claramente en la supervivencia de la humanidad. “La relación entre energía y medio ambiente es innegable, por lo que se tiene que reducir la degradación medioambiental, al buscar alternativas viables y opciones energéticas que en su conjunto puedan minimizar el daño ocasionado al planeta”, aseveró la física de la UNAM.

“La luz tiene que empezar a ser tratada de manera responsable, para ello la apropiación social de la ciencia, tecnología e innovación debe tomar un papel preponderante a fin de que la ciudadanía pueda participar más en las propuestas de políticas públicas que le permitan a la sociedad vivir con una mejor calidad de vida”.

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. (FCCyT), maneja en su acervo un conjunto de iniciativas, en las cuales el planteamiento principal versa sobre la elaboración de un Programa Nacional de Fomento a la Cultura Científica y Tecnológica, a fin de que México pueda alcanzar la sociedad y la economía del conocimiento.

Los expertos convocados por el Foro Consultivo han analizado, desde ángulos como la epistemología, la ética y la política, una serie de objetivos para fomentar la apropiación social de la ciencia, tales como generar diagnósticos que generen información necesaria en la implementación de programas, consolidar los esfuerzos actuales de comunicación, profesionalizar estas actividades, identificar y establecer proyectos socialmente relevantes, pero sobre todo promover la participación social en la formulación de políticas públicas.

Debe México apostar a la innovación

Debe México apostar a la innovación
Por Alfonso Morales en Investigación y Desarrollo.

“Todos tenemos la capacidad para innovar y ésta se multiplica cuando los entornos resultan propicios, se reconoce el poder de los paradigmas y se impulsan buenas prácticas que se incorporan como parte de la cultura. El paso siguiente es la detonación del desarrollo económico y social”, dijo esta tarde, durante la presentación de su libro Innovación a la Mexicana en el patio central de la sede alterna del Senado de la República, el presidente de la Comisión Nacional de Innovación, de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que es integrante de la Mesa Directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT).

El también titular del Centro de Innovación y Paradigmas advirtió que en la confluencia de tres revoluciones: la tecnológica, la agrícola y la del conocimiento, son los emprendedores quienes mejor aprovechan los entornos que propician una cultura de la innovación, pues –dijo– enfrentan un mundo de desafíos que tienen que remontar, y se ven obligados a hacer de ella una cultura nacional.

En su libro Innovación a la Mexicana, Muñoz Gutiérrez –quien fuera Jefe de la Oficina de la Presidencia en el sexenio de Vicente Fox– revela las cinco consideraciones fundamentales que determinan el éxito de una persona, un grupo, una comunidad o una nación: 1) el liderazgo, 2) los valores, 3) la flexibilidad, 4) la pasión y 5) la innovación. Esta cadena es indivisible, de tal modo que la innovación sin liderazgo es imposible.

En paralelo, innovación a la mexicana basa su característica en cinco ejes distintivos: 1) innovar la cultura nacional; 2) democratizar la innovación; 3) atender y mitigar la pobreza; 4) mejorar la calidad de vida de la población, y 5) innovar desde la diversidad.

La innovación a la mexicana tiene, sin embargo, un reto insoslayable, asegura Ramón Muñoz: vincular a los actores más importantes del ecosistema del conocimiento, la tecnología y la innovación, que son: empresa, academia, gobierno y sociedad. Ese conjunto de actores da vida a la generación de nuevos conocimientos que pueden convertirse en innovación, mediante la promoción de la vinculación, las políticas públicas y los cuadros normativos necesarios para hacer de éstos un círculo virtuoso, que crea nuevos o mejorados productos o procesos que impactan en el mercado, incrementando la productividad, al rentabilidad y la competitividad.

Para el autor, Innovación a la Mexicana plantea también las acciones que se deben llevar a cabo para hacer realidad este planteamiento: “Lo más importantes es tener en claro la acción disruptiva respecto de las ideas erróneas sobre la innovación, porque nos impiden verla como algo perfectamente compatible con nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, advierte que “innovar no consiste sólo en romper paradigmas, alcanzar el 1% del PIB (Producto Interno Bruto) como porcentaje de inversión en ciencia, tecnología e innovación, o ampliar la membresía del SNI (Sistema Nacional de Investigadores). La innovación implica, sobre todo, el concepto de inclusión social, por ejemplo, en la página 92 se lee: “las instituciones económicas inclusivas que hacen respetar los derechos de propiedad crean igualdad de oportunidades y fomentan la inversión en educación (competencias y habilidades) y nuevas tecnologías”.

Esencial que la ciencia dé soluciones a la sociedad

Esencial que la ciencia dé soluciones a la sociedad
Por Juan Carlos Machorro en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

De acuerdo a Gabriela Dutrénit, excoordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT), es esencial generar consensos entre academia, empresa y gobierno para convertir conocimiento en bienestar social, y que la ciencia sea un elemento que de soluciones a la sociedad.

 Ello a partir del diálogo entre todos los sectores sociales y que el FCCyT debe ser un órgano que genera consensos y propuestas que contribuyan a que los formuladores de políticas y tomadores de decisión produzcan políticas públicas a favor de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI).

Aceptó que el FCCyT está madurando sus planes y se trata de mejorar lo realizado con antelación y no comenzar de cero; por ello, los trabajos de la mesa directiva se identificaron áreas de oportunidad como es mejorar la posicionamiento del mejor, ampliar la interrelación del sector productivo, fortalecer a los estados, contribuir a la cultura de CTI.

Explicó lo anterior al brindar el Informe de actividades 2012-2014, en donde señaló que “el reto del Foro Consultivo es consolidarse como el órgano de consenso y expresión de las comunidades de CTI en el país, y hacerlo en un entorno de libertad, flexibilidad y de apertura de opiniones, para facilitar la transparencia y la rendición de cuentas”.

Dicha labor que indicó se refleja en el fomento a la innovación y la identificación de capacidades de los estados para usar el conocimiento como base del desarrollo económico, y participar activamente, como lo mandata la Ley de Ciencia y Tecnología (LCyT), en el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECiTI).

En dicho tenor, Brenda Valderrama, secretaria de Innovación, Ciencia y Tecnología de Morelos, dijo que la ciencia debe tener perspectiva estatal, ya que la multidiversidad nacional es muy variable y puso de ejemplo que los recursos de CTI depende de sus cabildos y gobernadores, siendo ahí en donde en muchas veces se frena el desarrollo.

Aunado a que no deben dejarse de lado los talentos jóvenes, pues si no el conocimiento no será hereado, y, enfatizó que la expectativa de cátedras del Conacyt ha sido limitada, ejemplificó que existe una red en Facebook de 6 mil exbecarios de Conacyt que están en el extranjero y no saben a donde podrían regresar a México.

En materia de problemas en la CTI, Dutrénit mencionó que una encuesta realizada indicó que 63% de los investigadores pide reformas en el sistema nacional de investigadores, ya que se estima que el sistema que no respuesta a sus inconformidades.

Finalmente, otro conflicto en el sector fue señalado por Jesús de la Rosa, titular de la Concamin, quien dijo que el empresario mexicano no entiende la innovación y no la impulsa, pese a que este concepto es el único sustenta el crecimiento constante de las empresas que requieren tener cadenas productivas con base a esta base.

Ensenada está a punto de encender por primera vez un foco con energía del oleaje

Ensenada está a punto de encender por primera vez un foco con energía del oleaje
Por Javier Cruz Aguirre en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Pese a la existencia en México de enorme potencial en la generación de energía marina sustentable, los poderes Ejecutivo y Legislativo, al reformar al sector energético del país, olvidaron implementar una política que incentive el desarrollo de esta tecnología.

Así, la energía oceánica está en espera de fondos de la Secretaría de Energía (Sener) para impulsar la innovación en un área del conocimiento que está a punto de lograr, en Ensenada, Baja California, encender por primera vez en México un foco a partir de energía del oleaje.

Alma Santa Rita Feregrino, consultora en ingeniería especializada en energías renovables del Grupo Energías Alternativas, Estudios y Proyectos (ENAL), manifestó lo anterior durante el primer taller Hacia energías sustentables marinas: resultados, retos y redes, que se realizó en instalaciones del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (Cicese) el pasado 14 de agosto.

En el mismo foro, un grupo de científicos que participó en la mesa de discusión Necesidades en infraestructura de investigación, propuso la creación de un laboratorio nacional de pruebas en investigación marina que permita impulsar el desarrollo de la energía oceánica a escala experimental.

Ni la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), que es el principal centro de investigación científica del país, cuenta con una instalación de esa naturaleza, apuntó César Ángeles Camacho, del Instituto de Ingeniería de la máxima casa de estudios superiores del país.

El grupo de investigadores –incluyó entre otros a los científicos del Cicese Rodger Evans, del departamento de electrónica y telecomunicaciones; José Gómez Valdés, del departamento de oceanografía física, y Pilar Sánchez Saavedra, del departamento de acuicultura– también propuso la creación de un inventario nacional de recursos marinos en oleaje, mareas, corrientes, vientos, microalgas y contrastes térmicos.

Esto para la generación de diversas herramientas tecnológicas que actualmente no existen o están muy limitadas, como mapas de alta resolución que ayuden a identificar información de fuentes alternas renovables en materia de energía oceánica.

Por su parte, el ingeniero José Arroyo, de la empresa Energy Forever –consorcio con sede en Guadalajara, Jalisco, que ha trabajado dos años en vinculación con el Cicese y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC, y bajo convenio con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Administración Portuaria Integral (API) en El Sauzal–, anunció que Ensenada podría ser la primera ciudad mexicana en encender un foco con electricidad proveniente de la energía del oleaje.

La innovación tecnológica se basa en la producción de energía mediante la utilización de boyas marinas que comprimen pistones que, a su vez, inyectan un fluido hidráulico a presión a los generadores eléctricos. Así, se busca integrar un sistema de tres boyas que permita producir 200 kilovatios de electricidad.

Por su parte, el Grupo ENAL informó que esta empresa consultora –ciento por ciento mexicana– identificó cuatro sitios en México que podrían aprovecharse para generar electricidad a partir de recursos marinos: el Alto Golfo de California en Rosarito (Baja California), el estero de Morúa (en Puerto Peñasco, Sonora) y el Canal de Cozumel.

En Morúa podría construirse un doble embalse para aprovechar el cambio de nivel del agua que se produce con el cambio de mareas. El potencial es mayor a 40 megavatios y puede utilizarse en otras lagunas costeras similares.

El mismo principio se puede utilizar en el Alto Golfo de California, donde el diferencial de marea en algunos lugares alcanza más de seis metros.

En Rosarito es factible crear un parque undimotriz (que genera energía a partir del oleaje), que además ayudaría a disminuir la introducción de arena y material sólido a la costa, además de que se podría aprovechar la infraestructura de la planta termoeléctrica de la CFE que ya existe, para conectar el dispositivo.

Y en el Canal de Cozumel la idea es aprovechar las fuertes corrientes que ahí se generan entre la costa de Quintana Roo y la isla de Cozumel, que alcanzan velocidades superiores a dos metros por segundo.

¿Quién da voz al conocimiento en México?

¿Quién da voz al conocimiento en México?
Por Alfonso Morales E. en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Dar voz a las expresiones de las comunidades de ciencia, tecnología e innovación (CTI) es una de las tareas sustantivas que la ley impone al Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT) y que, a lo largo de sus 12 años de existencia, cumple de manera decorosa.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer en la construcción de una cultura compatible con el conocimiento, de modo que tanto ciudadanos como instituciones y gobiernos reconozcamos la importancia que la CTI tiene en la generación de mejores condiciones de bienestar y equidad de oportunidades para el progreso.

Las comunidades de CTI a las que el Foro Consultivo da voz son: el sector académico que va del cuerpo docente en todas las instituciones de educación superior hasta el de investigadores, tanto los que están en el Sistema Nacional (SNI) como los que desarrollan su propias empresas o laboran en áreas de desarrollo tecnológico. También está el sector productivo, donde confluyen empresarios, industriales, tecnólogos, inversionistas y la amplia variedad de emprendedores, cuyos centros producen bienes y servicios, aplican la innovación y mejoran de manera continua servicios, productos o procesos.

El sector público tiene particular peso en el ecosistema nacional del conocimiento. La toma de decisiones orienta y da forma al tipo de ciencia y tecnología que se hace en México. Los Poderes de la Unión encabezan esta comunidad, especialmente cuanto hace a la generación de normas que mejoren las condiciones para que el conocimiento surgido de la CTI sirva para resolver los problemas nacionales.

La sociedad, principal a portador de recursos con los que se hace ciencia, tecnología e innovación es también la destinataria primordial de los beneficios que el conocimiento puede aportar: los ciudadanos que la integran son trabajadores y contribuyentes que, en ejercicio de sus derechos y responsabilidades, demandan solución de problemas y rendición de cuentas.

Los ciudadanos sancionan con sus votos y otras vías democráticas el grado de satisfacción o insatisfacción de necesidades como empleo, seguridad, salud, servicios o vivienda. Muchas de estas demandas hallan en la CTI la más viable solución y la más inteligente distribución de oportunidades para una vida mejor.