Científicos mexicanos logran importantes resultados a nivel internacional en reproducción caprina

Científicos mexicanos logran importantes resultados a nivel internacional en reproducción caprina
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

A la fecha, en ninguna especie estacional (como la equina, caprina, ovina) se había logrado que las hembras ovularan todo el año. Sin embargo, esto se logró recientemente luego que un grupo de científicos mexicanos en colaboración con investigadores franceses, demostraron que la presencia permanente de machos cabríos sexualmente activos evita la aparición del anestro estacional o reposo sexual de las cabras en primavera y verano.

En efecto, como muchos mamíferos estacionales de latitudes templadas y subtropicales, las cabras manifiestan una estación sexual bien definida en el transcurso del año, pues cesan su actividad sexual en primavera y verano, lo que se conoce como reposo sexual o estación de anestro. Durante este mismo periodo, los machos cabríos disminuyen de manera importante su actividad sexual.

La estacionalidad reproductiva provoca que la producción caprina sea también estacional: la disponibilidad de leche para la venta a la industria transformadora (queso, cajeta), así como la de cabrito para la industria restaurantera, se reduce drásticamente durante seis meses al año. La utilización de los machos cabríos sexualmente activos permitirá estabilizar la producción caprino a lo largo del año, según las necesidades del mercado. Además, esta técnica de control reproductivo es sustentable porque no utiliza hormonas exógenas, potencialmente dañinas para la salud humana y el medio ambiente; es barata, adaptada a los sistemas de producción caprina en México, y es accesible a los pequeños caprinocultores de bajos recursos.

En el artículo Sexually active males prevent the display of seasonal anestrus in female goats, disponible en línea y que será publicado en el volumen 69 de la revistaHormones and Behavior correspondiente a marzo del 2015, se describen los resultados que evidencian la importancia de comprender mejor los mecanismos subyacentes de la reproducción estacional, e invitan a explorar nuevas vías no farmacológicas y sustentables para estimular la reproducción en el anestro estacional en las especies de interés agronómico.

El equipo de investigadores del Centro de Investigación en Reproducción Caprina (CIRCA) de la Universidad Autónoma Agraria “Antonio Narro”, dirigido por José Alberto Delgadillo, en colaboración con colegas de la Unidad de Physiologie de la Reproduction et des Comportements del INRA de Nouzilly, en Francia, utilizaron machos cabríos sexualmente activos durante todo el año. En algunos machos indujeron una intensa actividad sexual de enero a junio, meses que corresponden al periodo de reposo sexual, al someterlos a días largos. Además, utilizaron machos sexualmente activos de manera natural de julio a diciembre. Estos machos sexualmente activos se pusieron en contacto permanente con las hembras por año y medio.

Esta metodología mostró que la presencia permanente de los machos sexualmente activos evita la aparición de la estación de anestro, y en consecuencia, las cabras ciclican todo el año. Este efecto estimulante es muy robusto, porque cuando los machos se retiraron, las cabras dejaron inmediatamente de ovular. En cambio, las cabras en contacto permanente con machos cabríos no tratados con días largos, y que mostraron un comportamiento sexual débil de enero a junio, presentaron anestro estacional por más de cinco meses.

Actualmente se considera que el fotoperiodo (variaciones de la duración del día) es el principal factor externo responsable de la estacionalidad reproductiva de los caprinos. Las relaciones socio-sexuales y/o la alimentación tendrían un papel secundario. Sin embargo, estos resultados sugieren que es necesario reevaluar el papel del fotoperiodo y otros factores externos en el control de la reproducción estacional de los mamíferos. Además, evidencian la importancia de investigar las interacciones existentes entre los múltiples estímulos para entender completamente los mecanismos subyacentes que controlan la reproducción estacional.

En entrevista para la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), José Alberto Delgadillo recordó que en 1998 hicieron el primer estudio utilizando machos sexualmente activos e inactivos: “Demostramos que la intensidad de la libido del macho cabrío es fundamental para estimular la reproducción de la hembra en los meses de reposo sexual: todas las cabras en contacto con los machos activos ovularon, pero ninguna ovuló al estar en contacto con los machos inactivos”.

El tratamiento fotoperiódico y la infraestructura para estimular la actividad sexual de los machos en la época de reposo sexual son sencillas: los machos (n=10) se alojan en un corral abierto (6 x 6 m) equipado con focos ahorradores (8, de 65 watts) y un reloj digital que controle automáticamente el encendido y apagado de los focos. Los focos se encienden de 06:00 a 08:00 y de 17:00 a 22:00. De las 8:00 a las 17:00, los machos perciben la luz natural. El tratamiento inicia el 1 de noviembre y termina el 15 de enero. A partir del 16 de enero, los machos perciben únicamente las variaciones naturales del fotoperiodo. De 6 a 8 semanas de haber terminado el tratamiento fotoperiódico, los machos manifiestan una intensa actividad sexual durante dos meses (marzo-abril).

Añadió que con esta metodología se está innovando el ciclo productivo de los caprinos, lo cual permitirá un mejor ingreso a los productores, una mejor rentabilidad, productividad y competitividad de las empresas relacionadas con la transformación y comercialización de los productos caprinos.

“Nuestros resultados originales que se confirmaron año con año, los hemos compartido con productores y científicos en varias partes del mundo”, expuso Delgadillo.

El integrante de la AMC refirió que en nuestro país la cabra constituye generalmente el único ingreso de muchas familias en el medio rural, en donde se localiza la mayor población caprina del país. Por lo tanto, el desarrollo científico y tecnológico de la producción caprina en general, y de la reproducción en particular, es muy pobre, por lo que los resultados obtenidos por él y sus colaboradores en México y Francia son de significativa importancia.

El artículo Sexually active males prevent the display of seasonal anestrus in female goats. J.A. Delgadillo, J.A. Flores, H. Hernández, P. Poindron, M. Keller, G. Fitz-Rodríguez, G. Duarte, J. Vielma, I.G. Fernández, P. Chemineau. Hormones and Behavior, 69, 8-15, se puede consultar en la siguiente liga:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0018506X14002414

Estudian biomarcadores en pacientes con la enfermedad de chagas

Estudian biomarcadores en pacientes con la enfermedad de chagas
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

El parásito Trypanosoma cruzi (T. cruzi) es el agente causal de la enfermedad de Chagas (o tripanosomiasis americana), la cual es un padecimiento que afecta aproximadamente a ocho millones de personas en el mundo, principalmente en América Latina, registrándose cada año cerca de 15 mil muertes.

La enfermedad que fue descrita en México en 1940 y se encuentra ampliamente distribuida en nuestro país debido a que los vectores hematófagos de la familiaReduvidaee (como la chinche besucona), que transmiten al parásito o agente causal (T. cruzi), se hallan en dos terceras parte del territorio nacional, en todas aquellas zonas ubicadas entre 0 y 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar.

Aun cuando se han puesto en marcha estrategias para controlar su transmisión o proporcionar un tratamiento para la infección en su fase aguda, esto ha sido insuficiente, por lo que un equipo de científicos que incluye a la doctora Matilde Jiménez Coello, del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, dependiente de la Univestidad Autónoma de Yucatán -en estrecha colaboración con la Universidad de Texas Medical Branch-, trabaja en la determinación de biomarcadores tanto de inflamación, como de estrés oxidativo, así como de marcadores cardiacos en pacientes seropositivos a la enfermedad de Chagas.

Debido a la importancia para generar suficiente información que sirva para dar mejores herramientas de diagnóstico para una correcta valoración clínica, la investigadora fue elegida como una de las ganadoras de las Becas para Mujeres en la Ciencia L´Oréal-UNESCO-AMC 2014.

“Es muy relevante la identificación de estos biomarcadores, ya que al establecerse su asociación con esta patología podrán ser utilizados para una valoración clínica que permita establecer mayor información para la prognosis (predición sobre el desarrollo de una enfermedad) de los pacientes infectados, así como monitorear estos biomarcadores durante y después de un periodo de tratamiento”, dijo la científica.

Los pacientes infectados con T. cruzi por lo general pasan por tres fases: una fase aguda, la cual dura entre 15 y 35 días, seguida de una fase indeterminada, en la que no hay signos clínicos aparentes pero los pacientes pueden ser diagnosticados a través de la identificación de anticuerpos específicos, y tras esta etapa, que puede tardar de 10 a 30 años, entre el 10-30 por ciento de los pacientes infectados pasan a una fase crónica, en la que se presenta daño a varios órganos, especialmente el corazón y el sistema digestivo.

El instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos informa que el número documentado de casos de tripanosomiasis americana en México no han disminuido durante la última década, y que en el estado de Yucatán la prevalencia de la infección por este vector en seres humanos es de 5-18% en diferentes poblaciones estudiadas.

El principal responsable para la transmisión de T. cruzi es el insecto conocido como Triatoma dimidiata (conocida también como chinche besucona) que se distribuye por toda la Península de Yucatán y tiene una adaptación a varios ecosistemas, como pueden ser zonas rurales y urbanas, jardines, terrenos baldíos, lo que favorece la transmisión del parásito. A pesar de su amplia distribución, no hay medidas formales de control para evitar la presencia de estos insectos en el entorno doméstico, a lo que se añade la falta de comprensión del público sobre el riesgo de transmisión de la enfermedad de Chagas por este vector.

En Yucatán, tras realizarse pruebas de caracterización in vivo de T. cruzi, han demostrado tropismo (migración del parásito) significativo hacia el tejido del corazón, por lo que los pacientes infectados en esta entidad tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedad cardíaca.

“Junto con mi cuerpo académico y la doctora Nisha Garg, de la Universidad de Texas Medical Branch estamos trabajando en la identificación de posibles biomarcadores tanto de inflamación, como de estrés oxidativo, así como también de marcadores cardiacos en pacientes seropositivos a la enfermedad de Chagas, que puedan ser diferenciales de los individuos sanos o afectados por otras patologías”, dijo.

“Es relevante desarrollar estrategias que permitan identificar a estos biomarcadores para poder monitorear el desarrollo de lesión cardiaca en pacientes seropositivos, para que con ello se puedan establecer estrategias terapéuticas orientadas a aminorar el daño ocasionado en los pacientes por el desarrollo de miocarditis, que es la lesión recurrente ocasionada por las cepas presentes en México”, dijo.

El trabajo que lleva a cabo la doctora Jiménez y su grupo de colaboradores se encuentra en el objetivo tres de los cinco en que está dividida la investigación. Este objetivo, que se piensa cubrir con los recursos de la beca, está diseñado para determinar si existe diferencia en la concentración de biomarcadores entre los sueros de pacientes chagásicos y los sueros de pacientes sanos.

“Nuestro objetivo final sería que pudiéramos demostrar la presencia de estos biomarcadores, en pacientes chagásicos, -primordialmente- de nuestra zona, y saber en qué concentraciones se encuentran dependiendo de la etapa de la enfermedad, para generar información útil para el médico, pero sobre todo para el paciente”.

Cátedras CONACYT: Apuesta por una ciencia jovén

Cátedras CONACYT: Apuesta por una ciencia jovén
Por Fabiola Trelles Ramírez, Noemí Rodríguez González y Elizabeth Ruiz Jaimes en la Academia Mexicana de Ciencias

Las expectativas generadas sobre el programa Cátedras para Jóvenes Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), son muy amplias, ya que se trata de un proyecto muy ambicioso e inédito en el país, consideró el doctor Jaime Urrutia, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

Ante más de 200 jóvenes científicos reunidos en la ceremonia de bienvenida que organizó para ellos el Conacyt el pasado 16 de octubre en el auditorio Galileo Galilei de la AMC, Urrutia señaló que el éxito que logren a nivel individual o en grupo en sus respectivos centros de trabajo será el éxito del programa.

“Las Cátedras Conacyt forman parte de un amplio conjunto de acciones emprendidas por el Conacyt y por la Coordinación de Ciencia y Tecnología de la Oficina de la Presidencia para el desarrollo y crecimiento de las capacidades en las ciencias y humanidades. Este es un reto importante para el país, no solo para su desarrollo interno sino en el contexto internacional”, aseguró.

Reunidos en el auditorio Galileo Galilei de la Academia, donde se llevó a cabo una larga jornada de trabajo, el acto estuvo presidido por el director del Conacyt, Enrique Cabrero; el coordinador del Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de Presidencia, Francisco Bolívar; la directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, Julia Tagüeña, el Premio Nobel de química Mario Molina, quien ofreció una conferencia magistral, y Jaime Urrutia, en su calidad de anfitrión.

El presidente de la AMC recordó que las Cátedras Conacyt forman parte de un programa que ha requerido una evaluación muy rigurosa de un amplio conjunto de solicitantes y que para los jóvenes investigadores seleccionados representa un reconocimiento a su preparación, a su desempeño académico y también a su potencial.

“El que hayan sido elegidos es, simultáneamente, un reto y un compromiso. El éxito que ustedes tengan en lo individual o en grupo es el éxito del programa y eso va a contribuir a que realmente la ciencia y la investigación se conviertan en la palanca que se requiere para el desarrollo en el país”, añadió.

En su primera convocatoria, las Cátedras Conacyt recibieron un total de 3 mil 169 solicitudes de jóvenes investigadores, de la cuales 574 fueron favorecidas. Se recibieron mil 645 proyectos por parte de las instituciones y se autorizaron 333. En la distribución final se integraron 349 cátedras de grupo y 225 individuales. Respecto a la distribución por sexo 41% son mujeres y 59% hombres.

Al respecto del número de cátedras asignadas en cada uno de los siete temas que se establecieron: 137 están asignadas al área de desarrollo tecnológico, 93 para salud, 88 en desarrollo sustentable, 76 en ambiente, 60 para el conocimiento del universo, 62 en el tema de sociedad y 58 en energía.

Jaime Urrutia recordó a los presentes que los retos que tenemos como país son grandes y muchos y requieren la colaboración estrecha y coordinada de todas las instituciones, para que realmente se alcance el éxito que se necesita y que la investigación, insistió, sea el motor para el país en los siguientes años, “esto es muy ambicioso pero pensamos que lograrlo es posible”.

Urrutia destacó que las acciones que ya se emprendieron como el incremento a la inversión en ciencia y tecnología indican que se va por el camino adecuado para que en un plazo corto se tengan avances importantes.

En su oportunidad, Francisco Bolívar, destacó que el presidente de la República y sus colaboradores “estamos convencidos de que la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) son instrumentos fundamentales para el desarrollo sustentable del país”.

Con respecto a la inversión de CTI, Bolívar señaló que “es requerimiento indispensable el aumento de presupuesto como el que hemos tenido en estos dos últimos años alcanzándose cerca de 82 mil millones de pesos en 2014″.

También dijo que para que la CTI se convierta en verdadera palanca de desarrollo social y económico sustentable es necesario aprobar cosas como el Presupuesto de Egresos Federal para 2015, donde el sector está solicitando 88 mil millones de pesos.

Bolívar Zapata indicó que la convocatoria de las Cátedras para Jóvenes Investigadores de Conacyt, es un evento histórico que busca atender dos problemas: el número reducido de investigadores y el envejecimiento de la planta académica.

Esta convocatoria, agregó, fortalece la CTI mediante la contratación indispensable y estratégica de jóvenes, pero también busca reducir las diferencias regionales.

Enrique Cabrero, quien fue el responsable de dar la bienvenida oficial a los jóvenes investigadores, dijo que ellos, los presentes en la ceremonia y los que se encuentran en los distintos estados desempeñando ya sus labores, “son una nueva generación de investigadores, porque aunque van a estar relacionados en otras actividades como la docencia, van a ser evaluados por su trabajo de investigación”.

Al referirse a las Cátedras, dijo que es un nuevo mecanismo de intervención del Conacyt que tiene la finalidad de aprovechar recursos humanos, del más alto nivel, para fortalecer y complementar las capacidades de las instituciones de educación superior públicas, centros públicos de investigación, e institutos nacionales de salud.

Aceleran búsqueda de anticonceptivo masculino

Aceleran búsqueda de anticonceptivo masculino
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

Si la aparición de la píldora anticonceptiva en 1951 tras la creación de la noretisterona –sintetizada por el químico mexicano Luis Ernesto Miramontes-, revolucionó la vida sexual de las mujeres y transformó a la sociedad, el eventual hallazgo de un anticonceptivo masculino apuntaría en la misma dirección, y se esperaría que la reproducción humana se convirtiera en una responsabilidad compartida de las parejas.

Con este objetivo, científicos de los institutos de Biotecnología y Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), buscan desarrollar un anticonceptivo masculino no hormonal, y podrán avanzar con mayor velocidad en sus indagaciones, cuando en breve se incorpore al proyecto la tecnología para montar el laboratorio más moderno de electrofisiología -el primero en su tipo en América Latina- gracias al apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal, que encabeza el doctor René Drucker Colín, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

La integración de este nuevo componente al proyecto lanzará a otro nivel una investigación sobre la fisiología del espermatozoide, e incrementará de manera muy importante las pruebas electrofisológicas destinadas a encontrar el compuesto que pueda bloquear o inhibir de manera temporal alguna función fundamental del gameto masculino, como su movilidad.

Los doctores Alberto Darszon, especialista en fisiología del espermatozoide; Arturo Hernández, experto en fisiología celular; y Arturo Picones, biofísico y electrofisiólogo con amplia experiencia en el campo farmacéutico, encabezan esta investigación y prevén que antes del verano puedan iniciar los experimentos en los que pondrán a prueba la primera batería de sustancias capaces de bloquer la movilidad espermática.

Sobre la investigación, Arturo Hernández contó que en el Instituto de Biotecnología hay un grupo de investigación –liderado por Darszon- que viene aportando desde hace muchos años el conocimiento y la experiencia en lo que se refiere a la fisiología del espermatozoide, así como las estrategias para realizar los ensayos tendientes a buscar estos fármacos.

Por otra parte, en el Instituto de Fisiología Celular, “se mantiene la investigación en fisiología celular enfocada al estudio de células aisladas, área en la que somos expertos, y ahí mismo se implementarán nuevas estrategias de electrofisiología y análisis de fluorescencia en células. A partir de esa combinación esperamos encontrar las sustancias que tengan el potencial anticonceptivo que buscamos”, agregó Hernández Cruz.

A estos dos grupos ya consolidados, dijo, se añadió el elemento que hacía falta: integrar la experiencia de un especialista del medio farmacéutico –el doctor Picones- que permitirá avanzar de una manera mucho más acelerada.

En el proyecto no participa el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey como se informó en diversos medios.

La movilidad del espermatozoide, el objetivo

Alberto Darszon se refirió a los canales iónicos de calcio (CatSper) y de potasio (Slo3), los cuales son exclusivos de los espermatozoides:

“Estos canales son proteínas de la membrana que están especializados en conducir iones (cargas eléctricas) con muchísima eficiencia. El espermatozoide tiene estos dos canales específicos que participan de manera muy importante en la movilidad, entre otras funciones. Si se bloquean estos canales, la fecundación no se lleva a cabo, lo que sería una herramienta anticonceptiva efectiva”, explicó Darszon.

El especialista indicó que una de las características principales del espermatozoide es su movilidad, y es el blanco que se pretende atacar. Esta movilidad (hiperactivada) se expresa en el tracto genital femenino y es muy importante para que el espermatozoide escape de diferentes partes con las que va interaccionando en el camino, y le permite llegar hasta donde está el óvulo y penetrar la zona pelúcida permitiendo la fusión de ambos gametos.

Los bloqueadores

Hasta el momento, sostuvo Alberto Darszon, los bloqueadores de mayor potencia que hay son las toxinas de animales ponzoñosos. “Esto es otra de las fortunas que tiene este proyecto: en el Instituto de Biotecnología se encuentran dos expertos mundiales en toxinas, uno de serpientes y arañas, y otro de alacranes, los doctores Lourival Possani y Alejandro Alagón, con quienes empezamos a buscar desde hace algunos años toxinas que pudieran tener ese potencial”.

No obstante, agregó, las investigaciones del grupo no están solo centradas a las toxinas animales, ya que hoy en día existen bibliotecas químicas con miles de compuestos que usa la industria farmacéutica para tratar de encontrar curas a muchos padecimientos diferentes.

De los bloqueadores, mencionó que en el mundo se han encontrado algunos que no han sido totalmente específicos, por lo que la búsqueda continúa, aunque aclara que hallar un bloqueador muy potente, en concentraciones bajas, para que inhiba esos canales iónicos en la membrana del espermatozoide, sería la primera parte de la historia, porque también debe quedar demostrado que no bloquea ninguna otra función en el organismo.

Un brazo robótico de precisión micrométrica

Arturo Picones, experto en el manejo de tecnología en el campo de la industria farmacéutica, comentó que la metodología que se seguirá es la electrofisiología de patch clamp, una técnica que realizan profesionales, pero que esta vez se llevará a cabo a través de un robot – el cual será instalado en el Instituto de Fisiología Celular de la UNAM- , que al automatizar el proceso aumentará de manera considerable el número de células –en este caso espermatozoides-, que pueden ser monitoreadas. Previamente y con otros instrumentos, se llevará a cabo análisis de fluorescencia en células con la finalidad de determinar los flujos de calcio y potasio.

“La electrofisiología del espermatozoide es muy difícil y altamente especializada. Con el nuevo robot que tendremos se efectuará de manera simultánea el trabajo que realizan 16 electrofisiólogos. Esta tecnología mide corrientes iónicas, y el tamizaje que emplea acelerará el proceso para encontrar las posibles drogas que bloqueen los canales. Las sustancias con las que estaremos empezando los experimentos son algunos polipéptidos y otras moléculas menores”.

Arturo Hernández subrayó que luego de obtener sustancias que sean buenas candidatas, el paso siguiente será probarlas con electrofisiología tradicional, es decir un experto realizando manualmente el patch clamp, que sería la referencia y la confirmación para luego pasar a la caracterización del compuesto.

Continuarán, dijo, los ensayos de movilidad “para ver si los espermatozoides nadan más despacio o no nadan”, y observar cualquier otra modificación en su conducta y así llegar al final de todo este proceso con una serie de compuestos que se puedan etiquetar como viables y prometedores para que otros grupos de investigación lo prueben en ratones o en humanos, en las fases preclínica y clínica.

A partir de la reciente firma de un convenio con vigencia de tres años entre la UNAM, a través del Instituto de Fisiología Celular, y la Secretaría de Ciencia y Tecnología del DF, ambas entidades asumieron una serie de compromisos en torno al proyecto. Entre estos, la máxima casa de estudios proveerá de recursos, personal e instalaciones, mientras que la dependencia capitalina aportará durante ese tiempo los recursos económicos que ya se han definido.

Sobre el nuevo equipo, los científicos citados consideraron que su adquisición va mucho más allá de los logros que se alcancen en relación con el anticonceptivo masculino, ya que este laboratorio podrá ser utilizado para encontrar otros compuestos que eventualmente puedan ser empleados en otras áreas como la prevención o tratamiento de enfermedades y en la formación de nuevos investigadores.

Aceleran búsqueda de anticonceptivo masculino

Aceleran búsqueda de anticonceptivo masculino
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

Si la aparición de la píldora anticonceptiva en 1951 tras la creación de la noretisterona –sintetizada por el químico mexicano Luis Ernesto Miramontes-, revolucionó la vida sexual de las mujeres y transformó a la sociedad, el eventual hallazgo de un anticonceptivo masculino apuntaría en la misma dirección, y se esperaría que la reproducción humana se convirtiera en una responsabilidad compartida de las parejas.

Con este objetivo, científicos de los institutos de Biotecnología y Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), buscan desarrollar un anticonceptivo masculino no hormonal, y podrán avanzar con mayor velocidad en sus indagaciones, cuando en breve se incorpore al proyecto la tecnología para montar el laboratorio más moderno de electrofisiología -el primero en su tipo en América Latina- gracias al apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal, que encabeza el doctor René Drucker Colín, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

La integración de este nuevo componente al proyecto lanzará a otro nivel una investigación sobre la fisiología del espermatozoide, e incrementará de manera muy importante las pruebas electrofisológicas destinadas a encontrar el compuesto que pueda bloquear o inhibir de manera temporal alguna función fundamental del gameto masculino, como su movilidad.

Los doctores Alberto Darszon, especialista en fisiología del espermatozoide; Arturo Hernández, experto en fisiología celular; y Arturo Picones, biofísico y electrofisiólogo con amplia experiencia en el campo farmacéutico, encabezan esta investigación y prevén que antes del verano puedan iniciar los experimentos en los que pondrán a prueba la primera batería de sustancias capaces de bloquer la movilidad espermática.

Sobre la investigación, Arturo Hernández contó que en el Instituto de Biotecnología hay un grupo de investigación –liderado por Darszon- que viene aportando desde hace muchos años el conocimiento y la experiencia en lo que se refiere a la fisiología del espermatozoide, así como las estrategias para realizar los ensayos tendientes a buscar estos fármacos.

Por otra parte, en el Instituto de Fisiología Celular, “se mantiene la investigación en fisiología celular enfocada al estudio de células aisladas, área en la que somos expertos, y ahí mismo se implementarán nuevas estrategias de electrofisiología y análisis de fluorescencia en células. A partir de esa combinación esperamos encontrar las sustancias que tengan el potencial anticonceptivo que buscamos”, agregó Hernández Cruz.

A estos dos grupos ya consolidados, dijo, se añadió el elemento que hacía falta: integrar la experiencia de un especialista del medio farmacéutico –el doctor Picones- que permitirá avanzar de una manera mucho más acelerada.

En el proyecto no participa el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey como se informó en diversos medios.

La movilidad del espermatozoide, el objetivo

Alberto Darszon se refirió a los canales iónicos de calcio (CatSper) y de potasio (Slo3), los cuales son exclusivos de los espermatozoides:

“Estos canales son proteínas de la membrana que están especializados en conducir iones (cargas eléctricas) con muchísima eficiencia. El espermatozoide tiene estos dos canales específicos que participan de manera muy importante en la movilidad, entre otras funciones. Si se bloquean estos canales, la fecundación no se lleva a cabo, lo que sería una herramienta anticonceptiva efectiva”, explicó Darszon.

El especialista indicó que una de las características principales del espermatozoide es su movilidad, y es el blanco que se pretende atacar. Esta movilidad (hiperactivada) se expresa en el tracto genital femenino y es muy importante para que el espermatozoide escape de diferentes partes con las que va interaccionando en el camino, y le permite llegar hasta donde está el óvulo y penetrar la zona pelúcida permitiendo la fusión de ambos gametos.

Los bloqueadores

Hasta el momento, sostuvo Alberto Darszon, los bloqueadores de mayor potencia que hay son las toxinas de animales ponzoñosos. “Esto es otra de las fortunas que tiene este proyecto: en el Instituto de Biotecnología se encuentran dos expertos mundiales en toxinas, uno de serpientes y arañas, y otro de alacranes, los doctores Lourival Possani y Alejandro Alagón, con quienes empezamos a buscar desde hace algunos años toxinas que pudieran tener ese potencial”.

No obstante, agregó, las investigaciones del grupo no están solo centradas a las toxinas animales, ya que hoy en día existen bibliotecas químicas con miles de compuestos que usa la industria farmacéutica para tratar de encontrar curas a muchos padecimientos diferentes.

De los bloqueadores, mencionó que en el mundo se han encontrado algunos que no han sido totalmente específicos, por lo que la búsqueda continúa, aunque aclara que hallar un bloqueador muy potente, en concentraciones bajas, para que inhiba esos canales iónicos en la membrana del espermatozoide, sería la primera parte de la historia, porque también debe quedar demostrado que no bloquea ninguna otra función en el organismo.

Un brazo robótico de precisión micrométrica

Arturo Picones, experto en el manejo de tecnología en el campo de la industria farmacéutica, comentó que la metodología que se seguirá es la electrofisiología de patch clamp, una técnica que realizan profesionales, pero que esta vez se llevará a cabo a través de un robot – el cual será instalado en el Instituto de Fisiología Celular de la UNAM- , que al automatizar el proceso aumentará de manera considerable el número de células –en este caso espermatozoides-, que pueden ser monitoreadas. Previamente y con otros instrumentos, se llevará a cabo análisis de fluorescencia en células con la finalidad de determinar los flujos de calcio y potasio.

“La electrofisiología del espermatozoide es muy difícil y altamente especializada. Con el nuevo robot que tendremos se efectuará de manera simultánea el trabajo que realizan 16 electrofisiólogos. Esta tecnología mide corrientes iónicas, y el tamizaje que emplea acelerará el proceso para encontrar las posibles drogas que bloqueen los canales. Las sustancias con las que estaremos empezando los experimentos son algunos polipéptidos y otras moléculas menores”.

Arturo Hernández subrayó que luego de obtener sustancias que sean buenas candidatas, el paso siguiente será probarlas con electrofisiología tradicional, es decir un experto realizando manualmente el patch clamp, que sería la referencia y la confirmación para luego pasar a la caracterización del compuesto.

Continuarán, dijo, los ensayos de movilidad “para ver si los espermatozoides nadan más despacio o no nadan”, y observar cualquier otra modificación en su conducta y así llegar al final de todo este proceso con una serie de compuestos que se puedan etiquetar como viables y prometedores para que otros grupos de investigación lo prueben en ratones o en humanos, en las fases preclínica y clínica.

A partir de la reciente firma de un convenio con vigencia de tres años entre la UNAM, a través del Instituto de Fisiología Celular, y la Secretaría de Ciencia y Tecnología del DF, ambas entidades asumieron una serie de compromisos en torno al proyecto. Entre estos, la máxima casa de estudios proveerá de recursos, personal e instalaciones, mientras que la dependencia capitalina aportará durante ese tiempo los recursos económicos que ya se han definido.

Sobre el nuevo equipo, los científicos citados consideraron que su adquisición va mucho más allá de los logros que se alcancen en relación con el anticonceptivo masculino, ya que este laboratorio podrá ser utilizado para encontrar otros compuestos que eventualmente puedan ser empleados en otras áreas como la prevención o tratamiento de enfermedades y en la formación de nuevos investigadores

Los abogados elementos esenciales en la construcción de los derechos humanos: Cossío Díaz

Los abogados elementos esenciales en la construcción de los derechos humanos: Cossío Díaz
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

Las reformas constitucionales en materia de derechos humanos introducidas en junio de 2011 a la Constitución son una de las transformaciones más trascendentes en el orden jurídico mexicano en sus 200 años de existencia. Sin embargo, esta transformación mantiene aún a los derechos humanos en un discurso de posicionamiento y de celebración cuando ya es necesario convertirlos en categorías jurídicas, pues como objeto jurídico tienen que transformarse para que cumplan con su propósito.

Y como elemento fundamental para que ese Artículo Primero, el de los Derechos Humanos y sus Garantías, se convierta en una realidad, es imprescindible la inmersión de los abogados en este tema, pues son quienes tienen que desarrollar el orden jurídico en tanto son intermediarios entre los miembros de la sociedad y los órganos del Estado.

Lo anterior formó parte de los planteamientos del doctor José Ramón Cossío Díaz, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, durante la conferencia “Derechos humanos y la profesión jurídica”, dentro del ciclo México ante sí mismo. Escenarios y encrucijadas, en la sede de Flacso México.

El especialista en derecho constitucional comenzó su exposición reconociendo el interés que provoca saber cuáles son las actuales relaciones entre los abogados y los derechos humanos, un tema que a su juicio está muy poco estudiado y desarrollado.

“Lo que los abogados hacemos una vez en la práctica y con el entrenamiento que se nos da, es establecer formas muy complejas, en ocasiones muy sofisticadas, para tratar de formalizar una gran cantidad de relaciones sociales. El derecho formaliza las relaciones sociales, las categoriza socialmente y, desde luego, lo hace también para efectos jurídicos”, dijo.

Estimó que la operación de los abogados se puede ver como una acción neutra: lo que los propios abogados hacen es reproducir las condiciones establecidas en el orden jurídico -órdenes jurídicos buenos producirían normas jurídicas buenas y ordenes jurídicos malos producirían normas jurídicas malas-, porque serían solo instrumentales a la creación de las normas.

El asunto nodal que observa el ministro Cossío Díaz en la relación de los derechos humanos y la profesión jurídica a la luz de la reforma al Artículo Primero constitucional es que si por un lado los abogados son vehículos, desarrolladores del orden jurídico, y por otro lado están los derechos humanos que solo pueden desarrollarse a través de los abogados en tanto son intermediarios entre los miembros de la sociedad y los órganos del Estado: “(…) los abogados se vuelven elementos esenciales en la construcción de los derechos humanos. De otra forma resulta sumamente complicado que estos derechos se puedan desarrollar como si fueran elementos de la naturaleza, porque están concebidos en la Constitución para hacerlos desarrollar de manera técnica (jurídica), esto significa que esto sea factible a través de los abogados”.

Cossío Díaz explicó que en términos reales resulta complicado que los miembros de la sociedad que no tienen los conocimientos técnicos y sobre la operatividad del derecho, pueda presentarse a tratar de desarrollar los propios derechos humanos, porque desconocen las formas de manifestación, de construcción, de plasmación, de realización, de operación de esos propios elementos normativos, que son los derechos humanos, para lograr su misma realización.

Desde su punto de vista, aun cuando sea interesante, complejo y cargado de formas, no va ser posible que el Artículo Primero se convierta en una realidad, en elemento de constitución de convivencia social, si no se logra la inmersión de los abogados en operaciones cotidianas de ese tipo.

Al panorama anterior, el ministró agregó dos aspectos negativos en relación con la profesión de abogado. Una, el sistema por el que la Secretaría de Educación Pública da reconocimientos de validez oficial a los estudios profesionales. “Hoy en el país nadie sabe las cifras, porque a lo mejor en estos momentos que estoy hablando ya se crearon nuevas escuelas de derecho, pero hay alrededor de 2 mil 200 escuelas en la materia, lo que indica que hay una explosión incontrolada”.

En segundo lugar señaló que la profesión no tiene un sistema de colegiación obligatoria, de tal forma que cualquier persona puede salir al ejercicio profesional una vez que haya obtenido un título y la correspondiente cédula. “Y con esto lo que se entiende es que el mejor estudiante de la mejor institución y el peor estudiante de la peor institución tienen exactamente el mismo certificado y la misma posibilidad de ejercer”.

Los que ya están en la profesión y tienen tiempo en ella, tampoco tienen un sistema de certificación de sus comportamientos ni de sus conocimientos, a diferencia de otras profesiones como la de médico; de tal forma que un alumno que sale de una escuela buena o mala obtiene su cédula, sale a la vida, empieza a operar con los intereses de las personas a través de cualquier operación jurídica (un proceso o un contrato) con estos bajísimos niveles de exigencia profesional en el estudio, en la colegiación y en la certificación cotidiana.

Adicionalmente, José Ramón Cossío dijo que hay un problema más y es que el ejercicio profesional de los abogados está oculto, al existir muy pocos libros sobre sociología de la profesión, al no haber análisis y medición de la misma, por lo que sugirió llevar a cabo tesis en estos campos del conocimiento para obtener esta información.

“Si no reflexionamos sobre la manera en que los abogados se pueden convertir en un vehículo para el desarrollo de los derechos humanos esto puede tardar muchos años, o de plano frustrarse en el propio camino”, dijo.

Admitió que los abogados “tenemos problemas con los derechos humanos”, porque se les sigue considerando como objeto de culto y no como algo que debe ser operativizable, por lo que tienen que convertirse en categorías jurídicas para que logren los propósitos contenidos en ellos.

“Otro factor: lo que hacemos hoy en día es seguir con un discurso de posicionamiento a favor de los derechos humanos y de celebración -de que ya llegaron estos derechos-, pero tenemos muy muy poco discurso jurídico. Ahí la profesión está todavía en un momento de celebración por la conquista, pero no hay una transformación y esto no se está incorporando en los procesos”.

José Ramón Cossío subrayó que es muy importante entender que los derechos humanos en tanto objeto jurídico con independencia de otros valores tienen que transformarse, y con la actual situación que tiene la profesión se puede retrasar significativamente su desarrollo.

Un país sin una comunidad científica vigorosa, condenado a la dependencia permanente: José Franco

Un país sin una comunidad científica vigorosa, condenado a la dependencia permanente: José Franco
Por Fabiola Trelles Ramírez y Alejandra Monsiváis Molina en la Academia Mexicana de Ciencias

Un país moderno que no cuenta con una comunidad vigorosa de científicos, ingenieros y promotores de la ciencia está condenado a una dependencia permanente, dijo José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), a los 170 estudiantes que concursarán a partir de hoy en Cuernavaca, Morelos en la XXIII Olimpiada Nacional de Biología y que estuvieron presentes en la ceremonia inaugural del certamen, que este año registró la mayor participación de estados en su historia.

Añadió que durante las últimas décadas los logros en el avance de la ciencia y tecnología no tienen paralelo en la historia de la humanidad, tanto por la rapidez del cambio que han generado como por las diferentes disciplinas que se han beneficiado con sus aportaciones revolucionarias.

Acompañado por una mesa de honor integrada por Francisco Bolívar Zapata, coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia de la República; Jesús Vera Jiménez, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), institución anfitriona de la olimpiada; Beatriz Ramírez Velázquez, secretaria de Educación del estado; María Cristina Revilla, coordinadora nacional de la olimpiada, entre otras personalidades, José Franco recordó a los presentes las labores que lleva a cabo la AMC para promover entre los niños jóvenes el interés por la disciplinas científicas.

“Las olimpiadas que organiza la Academia en biología, química, geografía e historia, así como los concursos de primavera y cotorra de matemáticas, los veranos de la investigación, además de uno de los buenos proyectos que espero tenga un impacto importante en Morelos, como son los cursos para profesores de primaria y secundaria que los capacita en ciencia, son algunos de los programas que realiza la AMC para estimular la curiosidad de nuestra juventud en estos temas”.

Franco hizo un reconocimiento especial a los delegados estatales a quienes consideró “motores incansables cuyo trabajo permite que hoy festejemos este vigésimo tercer aniversario de la Olimpiada Nacional de Biología”, y a las autoridades que intervinieron en la realización de este concurso, como son el Conacyt, la Secretaría de Educación Pública federal y local; la UAEM y el gobierno de Morelos.

El presidente de la AMC aprovechó el foro y sus conocimientos como experto en astrofísica para entusiasmar a los alumnos en el saber científico y les describió a grandes rasgos cuál había sido el origen del universo a partir de la teoría del Big Bang, de cuáles fueron los aspectos químicos y físicos ocurridos en los primeros segundos de la gran explosión y de los primeros elementos que aparecieron en el cosmos y como éstos y otros se encuentran en las estrellas.

“La vida – la química, la biología- es una consecuencia lógica de la actividad de las estrellas, un paso lógico en la evolución del universo. No es una exageración decir que somos polvo de estrellas. Ustedes, jóvenes, son la liga entre el origen de nuestro universo, el presente y son el futuro no solo
del país sino de todo el mundo”.

En su intervención, Francisco Bolívar Zapata, pionero a nivel mundial en el área de la biología molecular y la biotecnología, recordó a los estudiantes la importancia de utilizar el conocimiento biológico generado hasta ahora para contender con los diferentes problemas y necesidades que enfrenta la sociedad, para los cuales, dijo, la biología es una herramienta fundamental, como la producción de alimentos y medicamentos o la mitigación de la contaminación mediante la biorremediación.

“Hoy estamos en posibilidad de utilizar el conocimiento de manera responsable, sustentable e inteligente para resolver diversas problemáticas locales y globales de diferentes sectores de manera respetuosa con la naturaleza”, afirmó.

Por su parte, Jesús Vera agradeció que la UAEM sea sede de este importante certamen pues tiene una comunidad destacada de biólogos, distribuidos en la Facultad de Ciencias Biológicas y los tres centros de investigación dedicados a esta disciplina de dicha universidad.

Asimismo, deseó a los jóvenes una estancia formativa y los felicitó por su esfuerzo. ”No hay duda de que ustedes son personas talentosas por ello están aquí y tampoco hay duda de que han trabajado con dedicación, disciplina”.

Dedicar la vida a la ciencia, expresó a los jóvenes concursantes, no solo es darse la oportunidad de satisfacer nuestra curiosidad innata de conocer sino también, “de poseer habilidades y destrezas para mejor servir a nuestros semejantes, para estar en mejores condiciones de ser útiles a la sociedad de la cual somos parte y a la cual nos debemos”.

La secretaria de Educación, Beatriz Ramírez aprovechó su intervención para refrendar el interés del estado de Morelos de participar con los programas de la Academia para que, por un lado, los jóvenes se interesen en seguir carreras científicas y, por el otro, se acompañe a los profesores en los cambios que traerá la reforma educativa. “Tenemos que generar las condiciones para que ellos encuentren espacios de formación y de actualización”, dijo.

Al concluir el acto celebrado en el auditorio “Gral. Emiliano Zapata Salazar” de la UAEM, los 170 estudiantes, procedentes de 30 estados, se dirigieron a las aulas de la Facultad de Ciencias Naturales para presentar el examen teórico que constará de dos partes, una de opción múltiple y la otra de razonamiento. El 50% de aquellos que obtengan los mejores resultados avanzará a la etapa práctica, a realizarse mañana martes.

México necesita empresarios dispuestos a tomar riesgos en innovación

México necesita empresarios dispuestos a tomar riesgos en innovación
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

Este año, tres mil millones de pesos apoyaron 700 proyectos tendientes a generar nuevos productos, métodos, diseños y servicios, o incrementar el valor de los ya existentes. Este proceso, el de la innovación, se ha convertido en uno de los elementos clave en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), para lograr el avance del conocimiento y el desarrollo tecnológico.

Con cinco años en operación, la Dirección Adjunta de Desarrollo Tecnológico e Innovación del Conacyt, a cargo del maestro en ciencias Luis Torreblanca Rivera, está enfocada a mejorar la capacidad de innovar en México y, con ello, alcanzar mejores condiciones competitivas para favorecer el crecimiento económico del país. El principal instrumento con el que se busca fortalecer esta actividad es el Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), que opera en tres modalidades (Innovapyme, Innovatec y Proinnova), y el uso de Fondos Sectoriales.

“Conozco un poco de la historia sobre el tema del desarrollo tecnológico de Conacyt, incluso podría ufanarme de que soy parte de esta historia. En mi primera etapa en la institución, de 1977 a 1987, me tocaron los programas pioneros que buscaban llevar el conocimiento hacia la tecnología y a las empresas, a los emprendedores, para que la usaran”.

En esa época, relató, se llevó a cabo la primera reestructuración del Conacyt. “Hablo de la Dirección Adjunta Tecnológica. Había una dirección de servicios de apoyo donde estaban mezcladas la actividad científica y tecnológica junto con el programa de repatriaciones que fundamentalmente eran programas abiertos a las universidades y centros de investigación para traer a científicos mexicanos que se habían ido al extranjero. Cuando se hizo la reestructuración del Conacyt se definió que la actividad para el desarrollo tecnológico era importante. No se puede negar que el Consejo nació con una raíz más científica, que está en el ADN del organismo, y la parte tecnológica de la que hablo se incorporó en una etapa más tardía”.

Recordó que hubo un primer programa llamado “Riesgo Compartido”, el primero que tuvo el Consejo para interactuar directamente con las empresas; buscaba estimular la inversión en desarrollo tecnológico e innovación. Ese programa es el antecedente más remoto que hay en el rubro de estímulos a la innovación en el organismo.

Torreblanca explicó que el PEI es un programa muy amplio y está enfocado principalmente a apoyar a las empresas para que hagan desarrollo tecnológico e innovación aportando recursos económicos para estimularlos de forma complementaria. Este instrumento hace que las empresas pongan una parte y el Conacyt otra. El mecanismo busca que los productos tengan impacto en el mercado y las empresas tengan mayor competitividad y calidad.

En 2013 este programa manejó un presupuesto de tres mil millones de pesos, es decir, que cada peso de esta cantidad, destinada para la ejecución de los proyectos, recibe como contraparte otro, así hay más de tres mil millones de pesos que llegaron de la iniciativa privada.

El PEI tiene un impacto directo en inversión en ciencia y tecnología, añadió Torreblanca, porque ahí está vinculada totalmente la inversión privada, lo que se convierte además en uno de los indicadores importantes, como lo es también conocer qué tanto se está propiciando con este programa la capacidad nacional en las universidades y en los centros de investigación. “En lo que es vinculación hay muy buenos resultados, en esta convocatoria (la última) estuvimos apoyando por arriba del 90% a proyectos que tienen esta vinculación”.

“Este programa tiene otras acepciones que vale la pena destacar, y es que contempla prioridades, las cuales se establecen en términos de sectores industriales a nivel nacional, las Secretarías de Estado hacen lo propio por regiones y los consejos estatales de Ciencia y Tecnología buscan traer los temas de mayor potencial en relación con conocimiento y ciencia”.

De los 700 proyectos que se apoyaron en 2013, que fueron evaluados por el sistema de Conacyt, representaron apenas entre el 12% y 15% de las solicitudes que se recibieron, de un total de alrededor seis mil propuestas. Pero no obstante la buena respuesta a este programa, una de sus deficiencias es la anualidad con la que funciona, debido a que opera con recursos fiscales y, por lo tanto, no puede rebasar el año calendario, esto quiere decir que los fondos que asigna el Consejo a los proyectos se tienen que ejercer el mismo año. Y para aminorar este impacto, este año la convocatoria para 2014 se anticipó (en septiembre pasado) para que las empresas tuvieran más tiempo para ejecutar sus proyectos.

Luis Torreblanca mencionó que la parte virtuosa del PEI es que una empresa difícilmente le apuesta a algo que no vaya a tener un resultado en el mercado, y que se traduzca ya sea en un mayor volumen de ventas, en exportaciones, en acceso a nuevos mercados, en reducir costos o en mejorar la calidad.

“Esos son indicadores que desde luego trae la empresa y son considerados en la evaluación primera y en la evaluación posterior que se hace a nivel de todo el programa.

Los teóricos de la innovación dicen que el producto, el servicio y la metodología tienen que llegar al mercado para que sea una innovación, de lo contrario, se habla de desarrollo tecnológico. El paso de llevarlo al mercado, que es la creación de valor, es lo que más nos interesa, dijo Torreblanca Rivera, pues no se trata de crear conocimiento para que se quede ahí; pero si la innovación es exitosa en el mercado, seguramente ya no requiere de un estímulo económico, y el Conacyt apoya para que se llegue a la fase de innovación.

En relación con las áreas más favorecidas por el Programa de Estímulos a la Innovación, principalmente están: Biotecnología, agricultura, acuicultura, farmacéutica, materiales, energía, medio ambiente, manufactura, tecnologías de la información y química.

El Programa de Estímulos a la Innovación, es un instrumento que tiene el mayor merca- do y cantidad de proyectos, así como respuesta, pero hay otros que maneja esa dirección como los Fondos Sectoriales (que mantiene por ejemplo con Sagarpa, Semar, ASA, Conafor, Sectur, entre otros) y tienen como principal componente la parte de desarrollo.

“La ventaja de estos fondos es que Conacyt pone en juego, además de recursos económicos, las capacidades de las universidades y centros de investigación para solucionar un problema”, dijo.

La innovación, siendo una área prácticamente nueva para Conacyt, tiene una problemática diferente, porque en ella el actor fundamental es el empresario y atraerlo es quizá el reto mayor que tiene el Consejo pues exige flexibilización y ampliación de sus horizontes para tener relación con este grupo de actores que son fundamentales para la innovación.

“En el tejido de la generación y aplicación del conocimiento hasta llegar al desarrollo de la tecnología e innovación se necesita de todo. Necesitamos empresarios dispuestos a tomar riesgos, para poner sus recursos y los que pueda conseguir (por ejemplo del Conacyt o la Secretaría de Economía) para esa aventura de la innovación, y hacer que esos esfuerzos se traduzcan en beneficios económicos”.

La economía de México, concluyó Luis Torreblanca, tradicionalmente se ha movido más hacia la compra de tecnología extranjera, pensando en un ahorro. Hoy en día somos un país con una gran cantidad de empresarios que se dedican a optimizar la producción que está hecha con base en una tecnología ya dominada en el mundo. Este escenario es el que queremos cambiar.

El presupuesto debe emplearse con inteligencia: De la Fuente

El presupuesto debe emplearse con inteligencia: De la Fuente
Por Fabiola Trelles Ramírez y Alejandra Monsiváis Molina en la Academia Mexicana de Ciencias

Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, consideró como positivo el incremento de recursos destinados a la ciencia y tecnología en 2014 -según lo estableció una iniciativa del gobierno federal de incrementar cada año el presupuesto en dicho rubro hasta alcanzar el 1% del Producto Interno Bruto- pues aseguró, el del 2013 no fue realmente significativo.

“El del año pasado fue un presupuesto bastante inercial respecto de los que venían, pero el que aprobó este año la Cámara de Diputados sí muestra ya un incremento. Por eso es muy importante que se emplee con inteligencia”, afirmó en entrevista realizada al finalizar la ceremonia en la que se le entregó el Premio Heberto Castillo 2013.

Al respecto comentó que es una señal alentadora que estos nuevos recursos sirvan, entre otras cosas, para dar vida al programa de cátedras para jóvenes investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el cual permitirá la apertura de 500 plazas con el objetivo de retener a los nuevos talentos científicos del país.

“Si se consolida lo de las quinientas plazas, que aparentemente saldrán pronto a concurso, será un gran paso pues desde hace muchos años tenemos esta contradicción brutal de estar formando investigadores y luego no tener manera de contratarlos (…) entonces, si con estos recursos se van tomando decisiones como éstas, yo creo que apuntan en la dirección correcta”.

Por otro lado, De la Fuente también calificó como adecuadas las decisiones que está tomando la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal, como los proyectos de ciencia aplicada que recientemente echó a andar dicha institución entre los que destaca la creación de dos parques científicos que operarán como focos de desarrollo tecnológico para la capital.

“La ciencia tiene que ser mejor utilizada por la sociedad, pues tiene un potencial formidable cuando se aplica inteligentemente”, afirmo el ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

Una ciencia que dé calidad de vida a los ciudadanos: Tagüeña

Una ciencia que dé calidad de vida a los ciudadanos: Tagüeña
Por Fabiola Trelles Ramírez en la Academia Mexicana de Ciencias

Próxima a cumplir un año en el cargo de directora adjunta de Desarrollo Científico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la doctora en física Julia Tagüeña Parga aseguró que el área bajo su responsabilidad trabaja enfocada en actuar de manera congruente con el Plan Nacional de Desarrollo, en el que se establecen las líneas prioritarias de interés para el país, principalmente para que el desarrollo científico tenga impacto social.

Explicó que este impacto en la sociedad se puede ver de diversas formas, una en la transferencia de conocimiento, y otra, en la transferencia hacia la industria y aplicación del conocimiento. “Por un lado, está la comunicación social que lleva a la apropiación social, que es parte importante de la generación del conocimiento, pero también está la posibilidad de que haya una transferencia hacia su aplicación en la industria y finalmente hacia una posible innovación”.

Tagüeña expresó también que es importante invertir en el desarrollo científico porque este genera conocimiento, el cual por sí mismo es importante, pero que además terminará generando productos con valor agregado, que a su vez promoverán la recuperación de la inversión. “Estamos en un desarrollo científico que le da finalmente un valor agregado a los productos y que termina en lo que se le ha llamado la economía del conocimiento; en otras palabras, en la producción de bienes, que puede ir desde la maquila o puede ser la aportación de conocimiento tecnológico. México tiene un gran talento que debe de aprovechar para tener ese tipo de innovación, la innovación tecnológica basada en el desarrollo científico”.

Comentó que el desarrollo científico que visualiza para el país debe gozar de una libertad en la investigación, pues muchas veces ni siquiera se pueden imaginar las consecuencias que pudiera tener una investigación que empieza de una manera y termina de otra con resultados sorprendentes. “Queremos impulsar ese desarrollo científico, queremos promover la idea de que se piense en la posibilidad de que ese desarrollo pueda atender un problema nacional y esa es la explicación detrás de la nueva convocatoria que publicó en ese sentido el Conacyt hace unos meses”.

La Dirección Adjunta de Desarrollo Científico opera cinco programas: Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Retenciones y Repatriaciones, Redes Temáticas de Investigación, Estancias Posdoctorales y Estancias Sabáticas. “Creo que todos estos programas han funcionado bien en lo general, por ejemplo el SNI -con alrededor de 20 mil investigadores y en crecimiento constante desde su creación en 1984-, ha logrado constituirse en un referente fundamental para la ciencia en México; o el que se refiere a las redes temáticas, que son hoy en día el camino moderno de hacer ciencia, pues cada vez más se juntan grupos multidisciplinarios para atacar un problema y muchas de estas redes están diseñadas específicamente para ello. Los otros programas y los proyectos de investigación y de infraestructura son fundamentales para la vida académica de nuestro país”.

Reconoció, sin embargo, que tal vez se ha desaprovechado en alguna medida el Programa de Repatriación, puesto que requiere de la existencia de plazas y de una institución que se comprometa a una contratación posterior del investigador, al no fluir esas plazas el proyecto se ha detenido un poco.

Por otro lado, Julia Tagüeña se congratuló del reciente anuncio que se hizo de las “Cátedras Conacyt” para jóvenes investigadores”, un nuevo programa aprobado por la Cámara de Diputados que arrancará el próximo año y el cual permitirá la contratación de 500 científicos. “Estoy muy optimista con este plan porque no solo va a permitir empezar a rejuvenecer la planta de investigadores del país, sino también dará oportunidad a nuevos investigadores para que ingresen a la vida académica nacional”.

“Estas cátedras son el nuevo programa de la dirección y junto con los otros que ya tenemos y que van a continuar porque son fundamentales, se entrelazan de manera positiva. Por ejemplo, si un joven obtiene el doctorado, luego un posdoctorado, y después de que ya está formado aspira a una de estas cátedras, el país completa una inversión en la formación de estos jóvenes talentos mexicanos a los que se le da la oportunidad de que se incorporen a la fuerza laboral”. La investigadora destacó que las “Cátedras Conacyt” son propuesta de la nueva administración del Consejo, pero reflejan una solicitud generalizada de la comunidad académica que desde hace muchos años ha venido expresando la inquietud de acrecentar el número de investigadores en el país.

Lo que debe de quedar claro, subrayó Julia Tagüeña, es que el factor primordial para que haya desarrollo científico y tecnológico, es contar primero con capital humano. “Conocemos el número de investigadores que están en el SNI, sabemos cuánta gente está estudiando en los programas de calidad de Conacyt, del número total de becas y de la población que cuenta con grado de maestría y doctorado; pero lo que también es fundamental para el desarrollo científico es la infraestructura, los centros e institutos de investigación, instituciones de educación superior, universidades politécnicas e institutos tecnológicos, toda esta es la riqueza con la que cuenta México para poder desarrollar la ciencia”.

La especialista en energías renovables dijo estar convencida de que en México hay muy buena ciencia aunque insuficiente para el tamaño de país que tenemos, por lo que es muy importante aumentar todos los números relacionados con la ciencia, y una vez que “promovemos que se formen más estudiantes, tenemos que recuperar a esos nuevos investigadores en nuestras universidades, industrias, centros de investigación. Soy optimista, sé que hay mucho talento en México, lo he constatado, ahora lo que nos toca es aprovechar ese talento para ponerlo a funcionar y que este país se desarrolle en la forma que todos queremos, un país que mejore la calidad de vida de sus ciudadanos”.

Desde una opinión personal, Tagüeña Parga comentó que encabezar uno de los pilares más importantes del Conacyt, es una oportunidad que le da la posibilidad de aplicar la experiencia acumulada a través de muchos años de trabajo en la ciencia y que lo pueda aprovechar en algo que pudiera ser un bien común. “Yo lo veo como un servicio, la experiencia que tengo la utilizo en apoyar en algo en lo que he creído toda mi vida y es que la ciencia, la tecnología e innovación sí pueden ser palanca de desarrollo para nuestro país”.