Preparan chips diagnósticos para diabetes y cáncer

Preparan chips diagnósticos para diabetes y cáncer
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Las buenas noticias de salud para personas con diabetes, con cáncer de mama y de cérvix continúan, pues en últimos meses no sólo se han identificado nuevas variantes genéticas que están relacionadas con estas enfermedades, sino también se han abierto posibilidades para crear herramientas de diagnóstico que ayudarán a la prevención (en el caso de la diabetes) y el tratamiento de éstas enfermedades.

A cuatro años de haber firmado un convenio de colaboración con 14 instituciones de salud en México, con el Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts y Harvard, en Estados Unidos, y 139 millones de pesos de financiamiento, el Instituto Carlos Slim de la Salud (a través del Proyecto SIGMA) va por tres chips para diagnósticos de diabetes, cáncer de mama y de cérvix, los cuales se encuentran en la etapa de construcción y estarán listos en el transcurso de los próximos dos años para probarse en población mexicana.

QUÉ ES UN CHIP DIAGNÓSTICO

Para poder entender lo innovador de estas herramientas es necesario recordar que decodificar la secuencia de los 3,000 millones de pares de letras del genoma humano fue un acontecimiento científico hace algunos años, pero además planteó un nuevo desafío a los investigadores biológicos, pues se generó un mar de información.

Ante este problema de exceso de datos, parte esencial de la solución resultó ser la “micromatriz de ADN”, un diminuto chip con miles de fragmentos de ADN que pueden usarse para medir la actividad de los genes o identificar variaciones en la configuración genética de las personas. Así, los chips de diagnóstico de ADN pueden lograr una práctica médica más exacta.

Esta tecnología es la que aplicará la Iniciativa Slim en Medicina Genómica, que en el caso de diabetes ayudará a la prevención. Y es que después del descubrimiento del gen SLC16A11, que explica hasta 20% de la incidencia de la diabetes tipo 2 en mexicanos y latinoamericanos, y de que se dio a conocer el 25 de diciembre en la revista Nature, ya hay una segunda etapa.

El siguiente paso tiene que ver con la validación del conocimiento. Esto consistirá en construir un chip diagnóstico en el que estarán concentrados los aproximadamente 50 genes conocidos e involucrados con la diabetes, la nueva variante y otras variantes menores relacionadas con esta enfermedad crónica. “Esta base (de información) conocida por los investigadores será validada por ellos para poder pasar a la población en general con el propósito de que sirva como una herramienta en la política pública contra la diabetes”, informó en entrevista Roberto Tapia Conyer, director general de la Fundación Carlos Slim.

Ya que por ley no se puede proteger una variante genética, lo que van a patentar es la metodología del descubrimiento y el chip diagnóstico que diseñarán en conjunto con el Instituto Broad. “No (se hará) con un fin comercial, es todo lo contrario: es poder tener la seguridad de asegurar que un conocimiento que costó la participación de investigadores, recursos tecnológicos y financieros tendrá una utilidad pública”, aseguró.

“Aunque existe un costo de producción no se convertirá en un producto manejado por una empresa. No pretendemos que tenga fines comerciales, sólo queremos que el conocimiento se cuide y se le dé todo el crédito a la intelectualidad aportada por los investigadores”, añadió Tapia.

El investigador enfatizó que esta herramienta y el conocimiento generado son elementos que se suman para entender la diabetes y ayudar a la prevención. “No estamos curando la diabetes (…), el mensaje a las personas que tengan esta variante no es distinta de la que le diríamos a cualquier persona. Añadiríamos que tomen más conciencia, porque tener la variante es una condición más de riesgo, aunque no es una condición obligada a suceder”.

Y es que en el país no todos los que son diabéticos tienen esa variante, pues pudieron llegar a esta enfermedad por sus condiciones ambientales, su estilo de vida, la falta de ejercicio, la obesidad y otras condiciones de riesgo.

OTROS ESTUDIOS

La Iniciativa Slim en Medicina Genómica también está detrás de lo que se publicó en el artículo “Landscape of genomic alterations in cervical carcinomas” en la revista Nature el 25 de diciembre del 2013, donde se dieron a conocer dos genes nuevos —el MAPK1 y HLA-B— que no se sabía que estaban involucrados en el cáncer de cérvix y que podrán aportar un mayor conocimiento y nuevas herramientas terapéuticas contra esta patología.

De acuerdo con Miguel Betancourt Cravioto, director de Soluciones Globales y coordinador de la Iniciativa en el Instituto Carlos Slim de la Salud, explicó que anteriormente se habían reportado algunas mutaciones específicas, pero nunca se había hecho un estudio completo de todo el genoma.

En el caso de cáncer cervicouterino no hay ninguna terapia dirigida, pero con esta investigación también se encontró que el gen ERBB2 —que es el mismo oncogén que está frecuentemente alterado en el cáncer de mama— se encuentra mutado en pacientes con cáncer cervicouterino, lo cual abre la posibilidad de que un grupo de pacientes pueda ser tratado con el medicamento que se usa para el cáncer de mama. Aún no se ha probado pero da pie a la posibilidad de hacerlo.

Los nuevos hallazgos también permitieron hacer nuevos grupos, sobre todo en el cáncer de mama, que se asocia a genes ya conocidos como LPR2 y BRCA1. Pero a las mujeres que no se les caracterizaba ni con uno ni con otro ahora ya entran en un tercer grupo, lo cual es importante porque pueden ser susceptibles a tratamientos más específicos.

“En cáncer esto es muy importante porque es como una gripa. Cuando nos enfermamos nos dan un antibiótico, el más común, pero si la bacteria es resistente tenemos que pasar a un nuevo antibiótico. La diferencia es que este tipo de infecciones tiene mayor consecuencia, pero en el caso del cáncer son retrasos de seis o más meses, lo que puede producir la muerte o una gravedad mayor”, destacó Betancourt.

Logran descifrar entrañas de la pirámide del sol

Logran descifrar entrañas de la pirámide del sol
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en la Academia Mexicana de Ciencias

Después de 14 años, el proyecto “Radiografía de la Pirámide del Sol” dará a conocer a finales de este 2014 el análisis de 4.5 millones de datos que se almacenaron durante tres años para explorar las entrañas de este monumento, aseguró en entrevista Arturo Menchaca Rocha, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Por lo pronto, con la primera interpretación en la que se consideró el 60% de la información, se encontró algo que no se buscaba y que a juicio de Menchaca podría servir al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH): “Encontramos que la parte sur está más seca y que la parte norte está húmeda”.

Durante la charla titulada “Estudio Interdisciplinario del pasado de Teotihucan” el científico explicó que esto pone en riesgo de colapso a la pirámide. Menchaca se refirió a los trabajos al interior de esa edificación que se realizan con el uso de un detector de muones (partículas elementales masivas con carga eléctrica negativa).

Esto no significa que la pirámide se vaya a caer mañana, señaló el investigador, “es el mismo fenómeno que ocurre en el subsuelo de la ciudad de México: se va perdiendo la humedad y automáticamente se va hundiendo”.

El ex director del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), compartió esta charla con la doctora Linda Manzanilla, integrante de El Colegio Nacional y también de la AMC.

En su exposición, el físico explicó que este monumento tiene condiciones de resequedad: “La pirámide tiene un millón de metros cúbicos, y en este experimento vemos sobre la parte central un 30% del volumen total, y de ese porcentaje hay un 30% que presenta falta de humedad”, añadió el investigador.

Por ahora, el experimento está siendo desmantelado y ya se realizó una solicitud al INAH para llevar el equipo a otras pirámides donde se sospecha pudiera haber tumbas, informó.

Durante su participación, la arqueóloga Linda Manzanilla casi descartó la posibilidad de que los gobernantes de Teotihuacan pudieran estar enterrados en la pirámide del Sol, pero a partir de estos estudios se han generado otras hipótesis: la primera plantea que fueron sepultados debajo de las casas en las que vivían, y la segunda indica que los restos podrían estar debajo de los complejos palaciegos donde se congregaban los teotihuacanos para tomar decisiones.

El futuro

Luego de haber desarrollado el detector de muones, el grupo del doctor Menchaca Rocha demostró que el desarrollo de tecnología mexicana es posible y que la imagenología con muones se puede utilizar en otras áreas.

El especialista informó que ya se asoció con el doctor Jaime Urrutia Fucugauchi, especialista del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y vicepresidente de la AMC, para proporcionar más información que ayude a la prevención de una posible erupción del volcán Popocatépetl.

“Queremos hacer un detector de muones más grande para medir de lado el volcán, ya tenemos un estudio de factibilidad con simulaciones y estamos en la espera de que el Conacyt nos apruebe el proyecto”, comentó.

Sin dar muchos pormenores explicó que el objetivo de la propuesta de investigación es ajustar el modelo que determina el tamaño del ducto de lava, que hasta ahora tiene un error grande, pues este se estima a través de manifestaciones externas como el movimiento de la tierra.

Durante su conferencia, que dictó como parte de los festejos de los 75 años del Instituto de Física de la UNAM, Menchaca también informó que otro socio investigador será Gerardo Carrasco del Centro de Geociencias ubicado en Querétaro.

Sobre la Pirámide

La Pirámide del Sol es el primer monumento con el que se abrió al público el sitio arqueológico de Teotihuacan, junto con el Museo de Sitio el 13 de septiembre de 1910.

Esta edificación de 65 metros de altura, según cálculos hipotéticos, debió construirse a lo largo de 139 años con el trabajo de entre 12 mil y 14 mil personas, que pudieron estar agrupadas por especialidades, como acarreadores, aguadores, mamposteadores, canteros, albañiles, quienes habrían trabajado en jornadas de 10 horas, los siete días de la semana.

Cátedras CONACYT para rejuvenecer a la ciencia mexicana

Cátedras CONACYT para rejuvenecer a la ciencia mexicana
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en la Academia Mexicana de Ciencias

Para incorporar al mejor talento humano en las actividades de ciencia, tecnología e innovación (CTI) y buscar el rejuvenecimiento de la planta de investigadores, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) anunció que a partir de hoy estarán abiertas las convocatorias para las 574 plazas dirigidas a jóvenes investigadores, las cuales estarán dotadas de un salario mensual de 37 mil pesos.

“Hoy resolvemos de golpe parte del problema (de contratación) y esperamos que el próximo año se abran nuevas plazas y al final del sexenio lleguemos a más de tres mil, ese es el escenario más optimista (…), pero por lo pronto tenemos éstas que ya son una buena noticia y significan un éxito para la ciencia”, dijo Enrique Cabrero Mendoza, director de Conacyt.

Esta estrategia sin precedentes, destacó, tiene varios objetivos, entre ellos atraer el mejor talento joven a las actividades de investigación, atender asuntos prioritarios nacionales así como los desequilibrios en el desarrollo regional, dar atención a las agendas de investigación ya existentes, y contribuir al desarrollo de una ciencia de frontera e innovación tecnológica de vanguardia.

“Son siete temas los que se proponen en las convocatorias (ambiente, conocimiento del universo, desarrollo sustentable, desarrollo tecnológico, energía, salud y sociedad), y cerca de 39 retos, por eso muchas líneas de investigación encajan ahí; pero como hemos sido muy dispersos, esperamos concentrar más esfuerzos en algunas áreas porque México tiene todavía posibilidades de ser potencia en unos temas y lograr mejor presencia internacional”.

Sobre este punto, el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, José Franco, sostuvo que con este programa “Conacyt está dando tres tiros de precisión, porque se están cubriendo las áreas clásicas de desarrollo científico, las de desarrollo tecnológico y se incluyen a las ciencias sociales y humanidades en el tema de sociedad, donde se van a atender algunos los problemas nodales que afectan a México”.

En su oportunidad, Francisco Bolívar Zapata, coordinador de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia de la República, aseguró que este “esfuerzo inédito e histórico tiene como propósito empezar a contender con dos de los problemas más delicados del país: el número reducido de investigadores (alrededor de 20 mil en el Sistema Nacional de Investigadores) y el envejecimiento que sufre la planta académica”.

Admitió que estas nuevas estrategias son perfectibles y tendrán que ser evaluadas para su eventual modificación y/o perfeccionamiento, mientras tanto, indicó, se seguirá insistiendo y sumando esfuerzos con el Conacyt para que en los años siguientes continúe el incremento de los recursos para CTI, en particular en el rubro de las plazas para nuevos investigadores. “Es la única alternativa real para alcanzar una verdadera sociedad del conocimiento”, señaló.

Por su parte, Julia Tagüeña Parga, directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, presentó al maestro Hugo Nicolás Pérez como director de las cátedras, quien coordinará un proyecto piloto en el que se solicitará a los jóvenes investigadores inscribirse en el padrón y dejar asentado su consentimiento para promoverlos también con las empresas y otros sectores con el fin de aprovechar el talento mexicano.

Tagüeña destacó que las plazas son para mexicanos y para extranjeros con residencia legal en el país. De 2005 a la fecha –dijo– se han graduado 23 mil 280 doctores en México, con un promedio de 2 mil 600 por año.

“De 2009 a 2013 el número de becarios Conacyt con grados de doctor fue de 2 mil 457, actualmente tenemos 463 doctores jóvenes miembros del Sistema Nacional de Investigadores pero también en este sistema hay otros 93, que al momento no tienen adscripción, y según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía existen más 15 mil jóvenes doctores, es un universo muy grande”, explicó.

Por lo anterior, la funcionaria recalcó que las cátedras son alternativa para los jóvenes que decidan hacer de la investigación una forma de vida y esta estrategia se une a otras maneras de reclutar a las personas que terminan un doctorado.

El director del Conacyt dijo además que las 574 plazas también tendrán oportunidad de participar en un concurso para obtener hasta 500 mil pesos para equipamiento e infraestructura, porque “estamos conscientes que las grandes ideas, aportaciones y descubrimientos suceden generalmente en los primeros 10 años de vida científica, eso no quiere decir que los viejitos no tengamos nada qué decir –bromeó–, pero tenemos que propiciar el mejor ecosistema para que los jóvenes investigadores desarrollen su máximo potencial”, añadió Enrique Cabrero.

Nuevas plazas

Las dos convocatorias para las Cátedras Conacyt para Jóvenes Investigadores están dirigidas a instituciones de educación superior, centros e instituciones públicos de investigación, que podrán concursar con proyectos de investigación (pidiendo cierto número de plazas), y es aquí donde entra la segunda convocatoria para jóvenes con doctorado, posdoctorado y alta especialidad, quienes tendrán que inscribirse en un padrón.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación existe un monto aprobado de 550 millones de pesos para este programa, las cuales no tienen fecha de caducidad y serán otorgadas a investigadores jóvenes – mujeres con un máximo de edad de 43 años y hombres menores de 40 años- que trabajarán en instituciones, universidades o centros públicos y dependerán administrativamente del Conacyt.

Para mayor información sobre las Cátedras Conacyt: http://www.conacyt.gob.mx.

México, tarde a la transferencia de conocimiento

México, tarde a la transferencia de conocimiento
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Países como España, Alemania y Reino Unido llevan 20 años de ventaja y experiencia en el tema de la transferencia tecnológica. Lo que para México es una nueva política en maduración, ya es fruto con impacto social en países que han apostado por construir una sociedad del conocimiento.

“Tenemos investigación de muy alto nivel y creo que con los esfuerzos que se han hecho en el país, con la certificación de las 76 oficinas de transferencia de conocimiento (OT), en cinco años se podrán ver resultados con desarrollos de alto nivel en el mercado, porque se va a interconectar la buena ciencia con el sector productivo nacional e internacional”, dijo Luis Beltrán Morales, presidente de la Red Mexicana de Oficinas de Transferencia de Tecnología.

De acuerdo con Miguel Chávez Lomelí, director de Negocios de Innovación y Secretario Técnico del Fondo Sectorial de Innovación (Finnova), el modelo tiene una particularidad con respecto a lo que sucede en otras partes del mundo, pues “permite la posibilidad de que organizaciones no lucrativas, como las cámaras empresariales o incluso organizaciones lucrativas puedan contar con una oficina de transferencia; la condición es que estén asociados a una instancia que genere conocimiento”.

Las oficinas certificadas están en 19 estados, por lo que se busca crecer este número para fortalecer el ecosistema de innovación, transferir, comercializar tecnologías, visibilizar la oferta tecnológica de las instituciones o centros de investigación, y, así, profesionalizar las capacidades de las OT, para generar una cultura fuerte en materia de propiedad intelectual.

Lomelí, funcionario del Conacyt, sostuvo que a la fecha “se han destinado 104 millones de pesos para proyectos de empresas que solicitan bonos de consultoría y a proyectos de transferencia hacia el mercado a cargo de las empresas”.

EN BAJA CALIFORNIA, LA PIONERA

La primera oficina certificada en el país fue la del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste SC (Cibnor), registrada en el 2012, sin embargo, sus antecedentes de formación son del 2008.

Gracias a la certificación de la oficina y a una articulación provocada en Baja California Sur “hemos podido gestionar en los últimos tres años cerca de 250 millones de pesos, en conjunto con empresas para transferir tecnología, en cualquiera de sus fases, desde la idea hasta su llegada al mercado, validación, prueba de concepto, escalamiento, comercialización en todas esas fases, todo es en conjunto con la empresa (…) y de atender a siete empresas ahora atendemos 24”, indicó Beltrán Morales, titular de la Oficina de Transferencia Tecnológica de Cibnor, que tiene 12 patentes, de las cuales tres se lograron transferir y por las que se reciben regalías.

SI LA POLÍTICA TARDA, LA COSTUMBRE MÁS

De acuerdo con Carmen Álvarez-Buylla, directora de Vinculación y Desarrollo Institucional del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), “en México hay poca cultura de protección, de aprovechamiento, de transferencia, de utilización, de vinculación con la industria y de aprovechar lo que nosotros mismos generamos”.

La políticas al respecto son de reciente creación: en el 2009 se incorporó la dimensión de innovación a la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, y en el 2011 se creó el Fondo Sectorial de Innovación (Finnova) y la política de las OT.

Para Álvarez-Buylla, los tres componentes esenciales para poder apropiarse del conocimiento, a través de una patente o de alguna figura de la propiedad industrial, son: evaluar que sea nuevo para el mundo; que tenga una actividad inventiva y que tenga aplicación industrial.

El Inmegen tiene en trámite dos solicitudes de patente, una ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, para un biomarcador para detección temprana del cáncer de hígado, y otra en EU, para un marcador de una mutación en cáncer de mama, que hace posible el tratamiento.

Miguel Chávez, secretario técnico del Finnova, aceptó que el fondo sectorial como política de transferencia es reciente dentro de la batería de instrumentos de política pública y que apenas se va dando un fenómeno de crecimiento, “de hecho, estamos por cerrar la tercera convocatoria de certificación y esperamos tener de nuevo una importante postulación de propuestas de las más diversas organizaciones”.

Desarrollo de la ciencia: rezagos y oportunidades

Desarrollo de la ciencia: rezagos y oportunidades
Por Elizabeth Ruiz Jaimes y Manuel Lino en Investigación y Desarrollo (Febrero 2014).

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) presentará hoy por la noche el Ranking Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2013, donde se informará sobre el índice de posiciones por estado y ofrecerá un mapeo de oportunidades y capacidades de cada entidad.

En este texto se destacará a los estados punteros, o con mejores capacidades de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI), que en el 2013 son: Distrito Federal, Nuevo León, Querétaro, Jalisco y Morelos, mientras que los estados posicionados al final de la distribución son Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y, al último, Campeche.

De acuerdo con este informe, la distancia entre las entidades con mayor inversión y las de menor inversión es muy amplia en todos los indicadores; sin embargo, la diferencia más grande se da en la inversión privada.

Por ejemplo, Querétaro (tercer lugar del ranking) capta casi cuatro veces más recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que Campeche (último lugar); pero en el caso de la inversión privada respecto del Producto Interno Bruto (PIB), la distancia es de 5,000 veces.

Se espera que la información del Ranking la usen los tomadores de decisiones, para orientar políticas públicas, además de ser un termómetro para los inversionistas. “Buscamos que prevalezca el ánimo de diálogo participativo e incluyente, que contribuirá y fortalecerá el desarrollo sostenible de México basado en conocimiento”, escribe Gabriela Dutrénit, coordinadora del FCCyT.

QUÉ SE MIDIÓ Y CÓMO

Los datos que se ocuparon para llegar a esa conclusión fueron los que corresponden al ejercicio fiscal 2012, con una revisión de la inversión en CTI de las empresas establecidas en cada entidad federativa. Los indicadores fueron relativizados con el PIB de la entidad, el presupuesto de los gobiernos estatales y el número de empresas innovadoras.

El ranking se compone de 10 dimensiones, las cuales miden la inversión que cada entidad destina a investigación, desarrollo e innovación, recursos humanos para la CTI, productividad científica, así como infraestructura empresarial para la CTI, y se agregó una nueva dimensión (género en la CTI, la cual captura la participación del género femenino e indica los niveles de igualdad y equidad existentes en cada sistema estatal de CTI).

DESIGUALDADES DE TODO TIPO

El estudio revela correlaciones entre el Ranking CTI 2013 y los indicadores de desarrollo económico y social (los índices de Competitividad Estatal, Desarrollo Humano, Rezago Social y Porcentaje de pobreza). Existe un patrón regional diferenciado, donde los estados del norte tienen mayores capacidades de CTI, mientras que los estados del sur están rezagados de dicho desarrollo tecnológico e innovación. Yucatán y Quintana Roo, en cambio, se posicionan en la mitad de la distribución con los del centro del país.

Se identifica una relación positiva entre el indicador de Ranking CTI y el indicador de competitividad económica e IDH, mientras que hay una relación negativa con los indicadores de pobreza y rezago social.

Entre más desarrolladas estén las capacidades de CTI de los países, mayor será la posibilidad de apropiarse del conocimiento, transformarlo y aplicarlo en su beneficio. Ésa es la razón por la que los estados —y el país en general— deben propiciar la mejora en los indicadores, se menciona en el informe.

Así, las entidades con mayor Índice de Competitividad, como el Distrito Federal, Nuevo León y Querétaro (lugares uno, dos y cinco, respectivamente), tienen mayores posibilidades de atraer inversiones, contar con mejores herramientas para fomentar el crecimiento económico, generar más y mejores empleos, así como y de ofrecer a sus residentes un mayor bienestar.

Pero el informe no especula sobre la causalidad de las relaciones, es decir, si la CTI ha ido influido en el desarrollo económico y social de los estados o si la de causalidad es a la inversa, y la pregunta queda abierta para futuras investigaciones.

Sin embargo, se aventura la hipótesis de que la heterogeneidad en la situación actual de CTI muestra la insuficiencia de los esfuerzos federales para impulsar la descentralización y el desarrollo regional (aunque se reconocen avances).

Esta insuficiencia “podría tener una explicación en los escasos esfuerzos locales por desarrollar recursos humanos calificados, el bajo incentivo a las empresas para que desarrollen capacidades en innovación y desarrollo de tecnología, así como a la poca actividad de financiamiento de las empresas y de los gobiernos locales en actividades de investigación y desarrollos”.

Y se sugiere “la necesidad de diseñar políticas de CTI diferenciadas de acuerdo a los conglomerados o clústeres identificados, de manera tal que se puedan generar políticas direccionadas para fortalecer las capacidades de CTI, atendiendo a las vocaciones científicas y tecnológicas de cada entidad federativa, lo que coadyuvaría a su desempeño económico y social”.

Radiografía de MÉXICO en CTI, una herramienta útil para la toma de decisiones

Radiografía de MÉXICO en CTI, una herramienta útil para la toma de decisiones
Por Elizabeth Ruiz Jaimes y Belegui Beccelieri en la Academia Mexicana de Ciencias

El Ranking Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) reveló que los estados con mejores indicadores en desarrollo humano son las entidades con las mayores capacidades para desarrollar estas tareas y, por lo tanto, las de menores capacidades tienen mayor rezago social y más pobreza.

El documento presentado la noche del miércoles por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) “sirve como instrumento para la toma de decisiones, su ventaja es que se reduce a un solo indicador, lo que facilita la lectura de datos, no es la única herramienta para tomar decisiones, pero brinda elementos para identificar fortalezas y debilidades en cada entidad, y lo que es muy claro en él es que persiste la heterogeneidad en el país”, destacó la coordinadora del FCCyT, Gabriela Dutrénit.

En esta clasificación se observa que los estados con mejores capacidades en CTI son: el Distrito Federal, Nuevo León, Querétaro, Jalisco y Morelos, mientras que las entidades posicionadas al final del listado son Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Campeche.

Por este y otros indicadores, el texto de 207 páginas apremia sobre la necesidad de diseñar políticas de CTI diferenciadas en relación con los conglomerados o clústeres identificados, de tal manera que se puedan generar políticas direccionadas para fortalecer las capacidades de CTI, atendiendo a las vocaciones científicas y tecnológicas de cada entidad federativa, lo que coadyuvaría a su desempeño económico y social.

De acuerdo con Antonieta Saldívar, asesora del FCCyT, el ranking se compone de 10 dimensiones, las cuales miden la inversión que cada entidad destina a investigación, desarrollo e innovación, recursos humanos para la CTI, productividad científica, así como infraestructura empresarial para la CTI, y se agregó una nueva dimensión: género en la CTI, la cual captura la participación femenina e indica los niveles de igualdad y equidad existentes en cada sistema estatal de CTI.

“Esto ayudará a distinguir dónde ponemos el acento, qué acciones podemos realizar para impulsar este desarrollo diferenciado tomando en cuenta el contexto particular de los estados, es además una herramienta perfectible. Lo que nos interesa es que se apropien de ella en los ámbitos estatal y federal para fomentar el desarrollo económico y social de cada entidad”, comentó la maestra Saldívar.

En su participación, Luis Sanz, profesor investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, habló de tres principios: trasparencia, selectividad y relevancia. “El primero tiene que ver con el llamamiento, a que aquellos que usen los datos no caigan en la fe ciega y el poder de los números; todo tipo de dato tiene el derecho a ser difundido”.

Con respecto a la selectividad dijo que ésta tiene que ver con una idea esencial, que no toda la información disponible es valiosa por su carácter cuantitativo, en la sociedad de la información donde tenemos una sobrecarga de datos y falta de procesamiento, debemos pensar cuál es la información verdaderamente importante para la toma de decisiones.

Y en cuanto a la relevancia, señaló el riesgo de la futilidad de algunos ejercicios de clasificación de actores, que no pueden actuar directamente en el entorno en el cual se les clasifica, y el poder del ranking es más relevante y la misión de los científicos podría ser más potente cuando la idea detrás de esta distribución se hace sobre unidades y entidades que tienen capacidad de respuesta.

El ex presidente del Comité de Política Científica y Tecnológica (CSTP) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), destacó que más allá de la información, “la gran virtud del FCCyT fue poner énfasis en las regiones, un factor central para aumentar las oportunidades de países en vías de desarrollo, la relevancia de las regiones a las políticas en CTI es una virtud de este ejercicio”.

Gabriela Dutrénit, quien también es integrante de la Academia Mexicana de Ciencias, destacó que buscará reunirse con las comisiones de ciencia del Poder Legislativo y de la Confederación Nacional de Gobernadores para entregarles el Ranking Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación para que lo conozcan, analicen y hagan uso de él; asimismo adelantó que en el transcurso del primer semestre del año se publicarán los diagnósticos estatales en CTI.

La CTI, una oportunidad de desarrollo para los jóvenes

Para evitar que muchos jóvenes se sumen a las filas de la violencia y el narcotráfico, es necesario ofrecerles más educación y oportunidades, consideró en entrevista por separado al finalizar la presentación del libro, el presidente de la Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología (REDNACECYT), Enrique Villegas Valladares, quien agregó que la educación es una herramienta fundamental para mitigar los problemas de violencia.

“En la medida que tengamos ciudadanos más educados, con oportunidades para desarrollarse, este será el mejor antídoto contra la violencia. De manera particular la ciencia, la tecnología y la innovación pueden conformar un camino para llegar a los jóvenes”.

El también director del Consejo Potosino de Ciencia y Tecnología, explicó que en las diferentes entidades, la REDNACECYT apoya programas de apropiación de la ciencia que, en este año, serán llevados a los municipios más deprimidos para tratar de llegar a la mayor cantidad de niños posible. Esto con el propósito fundamental de entusiasmarlos con vocaciones científicas que en buena medida representan oportunidades de trabajo.

A través de diversas iniciativas, agregó, la REDNACECYT otorga becas de maestría y doctorado, con apoyo de Conacyt, la Secretaría de Economía y diversos programas internacionales, para jóvenes que tienen proyectos enfocados a atender prioridades estatales, lo anterior con la condición de que esos investigadores regresen a la entidad a trabajar.

Sobre el Ranking Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, el especialista abundó que refleja varios indicadores sobre la investigación en nuestro país, aunque hizo hincapié en la necesidad de trabajar más en la parte social, primero porque este campo es más difícil de medir, pero sobre todo, porque cada visita a los estados habla mucho del impacto económico del conocimiento y del bienestar social en la nación.

Villegas Valladares indicó que un número significativo de estados de la República se caracteriza por tener metrópolis muy importantes donde se concentra el 70% o 75% del PIB estatal, entidades incluso que podrían estar ocupando los primeros lugares del país, pero tienen municipios que están en pobreza extrema.

Lo que hay que hacer, primero, apuntó, es tratar de adquirir información que permita tener una idea de cuál es la situación de las diferentes entidades federativas, y segundo, buscar la forma de contar con políticas diferenciadas.

La jubilación de investigadores, tema que preocupa a todos: José Franco

La jubilación de investigadores, tema que preocupa a todos: José Franco
Por Elizabeth Ruiz Jaimes  en la Academia Mexicana de Ciencias

Algunos de los actores para solucionar el problema de la jubilación de investigadores en el país son: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Educación Pública, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y las propias universidades, señaló en entrevista José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

Y aunque el Conacyt debe estar involucrado, el astrónomo añadió “este es un asunto laboral, no de ciencia y tecnología propiamente, y sería un error acorralar o utilizar los fondos del Consejo para este tema, cuya solución tiene que ver con otras instancias”.

Lo anterior lo comentó luego de la presentación que realizó Graciela Bensusán, sobre la encuesta que se realizó a 3 mil 113 miembros del Sistema Nacional de Investigadores mayores de 60 años, en el marco del informe del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), realizado el pasado jueves.

Y es que la encuesta reveló, entre otras cosas, que la jubilación de los investigadores no depende de las características demográficas (edad, sexo, lugar de residencia), ni de la institución de adscripción o nivel de pertenencia al SNI.

Por otro lado, “quienes perciben a la jubilación como una liberación de sus cargas académicas tienden a plantear un horizonte de retiro más cercano. Además, el número de horas dedicadas a la investigación está negativamente correlacionado con las preferencias por retirarse, aunque no se concluye una causalidad, ya que es posible que las horas de investigación se ajusten en función de las expectativas de retiro”, dijo.

La encuesta se realizó de octubre de 2012 marzo del 2013, para revisar uno de los problemas más sensibles para la vida académica nacional: la necesidad de pensar las condiciones que coadyuvarían a la jubilación del cuerpo de docentes e investigadores.

Y es que este “no es un problema que recaiga en un sólo actor, con soluciones sencillas, hay varias secretarías involucradas. La jubilación obviamente implica una caída dramática en las percepciones de las personas y esto ha hecho que la gente no se retire, se tienen que generar esquemas mucho más dignos para los académicos para solucionar este problema”, insistió Franco.

El investigador añadió que sin duda una persona con más edad es menos productiva comparada con una persona joven con mucha energía y que “el problema más grave es que al no jubilarse, no se están generando espacios para investigadores jóvenes, es decir, no se están renovando los cuadros y por ende la ciencia que se hace no necesariamente es la más actualizada”.

Franco enfatizó que hasta ahora no hay una propuesta de jubilación unánimemente aceptada “pero es un tema que preocupa a todo mundo, y citó el caso de la UNAM, institución que es un ejemplo que el resto de las instituciones podrían seguir respetando sus propias características”.

Virtudes y limitaciones de la estrategia contra la obesidad

Virtudes y limitaciones de la estrategia contra la obesidad
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en la Academia Mexicana de Ciencias

En 2014 se aumentó a 8% el IVA a las frituras y a las bebidas azucaradas. Sin embargo, el 8% solo corresponde a los alimentos que contienen más de 280 kcal (abreviación de kilocalorías, valor energético que poseen algunos alimentos) por cada 100 gramos, y no incluye todos los alimentos de las llamadas comidas chatarra, señaló Arturo Jiménez Cruz, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

“Hemos pasado de mini-chatarra sin impuestos a más chatarra con mini-impuestos”, dijo el profesor investigador de la Facultad de Medicina y Psicología de la UABC, quien agregó que buscar estrategias contra la obesidad mediante un consenso con las empresas de comida chatarra es un despropósito.

“La estrategia del actual gobierno es un reconocimiento al fracaso de la que impulsó el anterior en las escuelas. La cantidad del impuesto es importante y debe ser cuando menos de 20% y se deben incluir a todos los alimentos densamente energéticos, independientemente de las calorías que se reporten en los paquetes de venta”.

El especialista en nutrición destacó que también deben incorporarse otras medidas, como el subsidio al agua, a las frutas y verduras. ”El subsidio al agua de garrafón sería una acción inmediata y no tendría que depender de los permisos otorgados por la Comisión del Agua como en el caso de los vertederos (que también son necesarios)”.

Jiménez Cruz destacó que a los tomadores de decisiones “parece que se les olvidó que la obesidad es un problema complejo y multifactorial, y por lo tanto se deben prevenir los principales factores que pueden ocasionarla, sobre todo aquellos que durante el embarazo y en el periodo postnatal impregnan a los niños, para convertirlos en escolares y adultos energéticamente eficientes, con exceso de grasa y alto riesgo de diabetes”.

El especialista, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, añadió que se podrían tener mejores resultados para la prevención de la obesidad y la diabetes y otros componentes del síndrome metabólico, como la prevención de la desnutrición y del aumento rápido de peso durante el embarazo. Destacó igualmente la conveniencia de realizar un diagnóstico precoz y un control adecuado de la diabetes gestacional.

Informó que en enero de 2014 se publicará una revisión del efecto de la diabetes gestacional sobre la obesidad en los niños y adolescentes, en el que con evidencia científica se demostrará la asociación entre ambos.

Arturo Jiménez recordó la importancia de prevenir la desnutrición y promover la alimentación materna exclusiva durante los primeros seis meses para evitar riesgos durante la etapa de lactancia, así como evitar la introducción de la comida chatarra en la alimentación infantil antes de los cuatro años. El especialista aseguró que estas medidas son indispensables si verdaderamente se busca prevenir la obesidad, la diabetes y los componentes del síndrome metabólico.

Cronograma de acciones

En 1997 Jiménez Cruz y un grupo de investigadores presentaron evidencias sobre el aumento de la epidemia de obesidad infantil en México, poniendo en riesgo la salud de miles de niños ocasionado por la ingesta de refrescos y frituras (en un foro organizado por la LVII Legislatura en la ciudad de Tijuana). “Desde entonces pedimos a los legisladores la prohibición en las escuelas de la comida chatarra y la publicación de anuncios televisivos sobre dichos productos. En 2010, señalamos que las empresas de alimentos habían derrotado a la comunidad en general, y a los políticos y académicos en lo particular. Además, comentamos que cualquier retraso en la regulación, significaba ingresos para las empresas de comida chatarra de 20 mil millones de pesos al año”.

El investigador sostuvo que de 1997 a 2010 las empresas de comida chatarra habían ganado más de 260 mil millones de pesos. “En enero de 2014 –añadió- se cumplen cuatro años desde que la administración anterior lanzó una estrategia contra la obesidad y durante la cual se ha continuado con el mismo ambiente ‘obesitóxico’, lo que ha significado una ganancia para esas empresas de 50 millones diarios, una pérdida de miles de vidas de mexicanos y de miles de millones de pesos al erario debido a los costos directos e indirectos relacionados con la atención de la obesidad”.

En 2009, el mismo grupo de investigadores publicó estudios sobre la enorme cantidad de anuncios a la que se veían expuestos los niños mexicanos en la televisión; en 2012-2013, publicó los resultados del análisis de los anuncios de alimentos chatarra dirigidos a toda la familia en el horario que se trasmite la barra de telenovelas, y la asociación de esos anuncios con los alimentos consumidos por las madres y sus niños. En 2013 dio a conocer la relación que existe entre los alimentos de los anuncios en el horario que se trasmiten las telenovelas y la obesidad de las madres y de sus hijos.

“El actual gobierno prohibió los anuncios de la comida chatarra solo por algunas horas así como la aplicación de un mini-impuesto. Aunque la nueva estrategia es un avance es insuficiente para la magnitud y la trascendencia de la obesidad y la diabetes en nuestro país”, concluyó Jiménez Cruz.

400 nuevas plazas para jóvenes en la UNAM

400 nuevas plazas para jóvenes en la UNAM
Por Elizabeth Ruiz Jaimes  en la Academia Mexicana de Ciencias

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) abrirá alrededor de 400 plazas gracias al Subprograma de Retiro Voluntario por Jubilación y por la reasignación de plazas de profesor o de investigador emérito, informó Carlos Arámburo de la Hoz, coordinador de la Investigación Científica en esa institución.

Gracias a este programa, que convocó en 2012 a los investigadores con 70 años o más y con 25 años de antigüedad, se logró consolidar el Programa de Renovación de la Planta Académica de la UNAM, lo que “ (…) le va a dar una inyección de juventud a la institución, porque lo que se pretende es encontrar un equilibrio entre la experiencia acumulada y el entusiasmo de los jóvenes”, dijo el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Como parte de esta oferta de plazas, en la última gaceta de diciembre de 2013, se abrieron convocatorias para ocupar plazas en los institutos de Geofísica, Química, Geografía, Energías Renovables y Ciencias Nucleares.

“Es un programa que ha significado un esfuerzo importante con el cual se han liberado una buena cantidad de plazas, con lo que tendremos la posibilidad de incorporar a jóvenes y esto va a tener impacto en la planta académica de la Universidad”, insistió Arámburo de la Hoz.

El Programa de Renovación de la Planta Académica y el Subprograma de Incorporación de Jóvenes Académicos de Carrera (SIJA), que ya entraron en vigor, establecen que los aspirantes a vacantes deben cubrir ciertos requisitos, entre ellos la edad, que en mujeres debe ser menor a los 39 años y en el caso de los hombres menor a 37.

El SIJA tiene como finalidad “contar con una planta académica equilibrada en términos de experiencia y juventud, y de esta manera contribuir al mejoramiento constante de la docencia, la investigación y la difusión de la cultura, y así lograr un balance adecuado entre la capacidad y la experiencia del personal académico de la UNAM”, según anuncia la UNAM en su sitio en Internet.

“Este un programa muy importante que está encabezando el rector de la UNAM, José Narro, quien con un equipo de trabajo, analizó la situación y se hizo una proyección hacia el futuro”, sostuvo.

Por último, Arámburo de la Hoz reconoció que “tanto la UNAM como muchas otras instituciones en el país comparten el problema del envejecimiento de sus plantas académicas, por eso se buscó a través de este programa (de jubilación) apoyos adicionales y por eso se pudo hacer y ahí va”.

Así, la intención de la UNAM es reforzar las áreas del conocimiento existentes y atender las áreas o necesidades emergentes, de conformidad con los planes de desarrollo de sus entidades académicas.

Una jubilación digna para investigadores

Una jubilación digna para investigadores
Por Elizabeth Ruiz Jaimes en la Academia Mexicana de Ciencias


Si México quiere promover que más jóvenes se dediquen a la ciencia, tecnología e innovación, es importante abrir espacios, pero también lo es reconocer a los que están en edad de retirarse, sostiene el Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT).

En un estudio sobre las perspectivas de jubilación de los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), publicado en 2013, se hicieron 10 principales hallazgos y se emitieron seis recomendaciones.

Y es que cualquier ventaja que se ofrezca para motivar la jubilación de los académicos y en particular, de los miembros del SNI, puede ser muy bien justificada en atención a que se trata de un reconocimiento a trayectorias sostenidas a lo largo de una vida que se han traducido en una contribución a la investigación científica del país, afirma el estudio.

De acuerdo con la coordinadora general del FCCyT, Gabriela Dutrénit, “hay investigadores muy viejos que se mueren en las instituciones porque no hay un sistema de retiro digno y así no se pueden desocupar las plazas”.

La integrante de la Academia Mexicana de Ciencias apuntó que a los investigadores “hay que darles las condiciones adecuadas para que se puedan retirar y si no se les da un retiro digno no se van a ir”.

Sobre el documento que publicó la institución que encabeza, sostuvo que es un estudio de perspectiva, “de cómo la gente se ve ahora y bajo qué condiciones a la hora de jubilarse; no es una solución para el problema, pero es la visión de la comunidad”.

La distribución de los investigadores en el SNI en 2012 mostró que en el nivel 1 había 10 mil 040 personas, de las cuales 348 estaban entre los 65 y 70 años de edad, y 101 entre 71 y 76 años, lo cual representaba el 3.47% y 1.01%, respectivamente.

En el nivel 2 se contabilizaron 3 mil 287 investigadores, de ellos 236 tenían entre 67 y 72 años y 91 entre 73 y 78 años (7.18% y 2.77%, respectivamente). En el nivel 3 el número de científicos fue de mil 549, de los cuales 274 estaban entre 65 y 70 años, y 161 entre 71 y 76 (17.69% y 10.39%).

Hallazgos

Las expectativas sobre el momento de la jubilación no dependen de las características demográficas (edad, sexo y lugar de residencia), ni de la institución de adscripción (salvo excepciones) o pertenencia al SNI (nivel o importancia asignada al estímulo económico).

De acuerdo con el mismo estudio, la decisión de jubilarse de manera voluntaria se ve afectada por la brecha de ingreso entre la posible cantidad de la pensión y el monto de los ingresos como académicos activos (incluidos salarios y prestaciones no-salariales como estímulos, bonos, etcétera).

Los investigadores que asignan mayor importancia a la pérdida de beneficios tangibles (seguro médico privado, espacio para trabajar, recursos para investigación, asistencia a congresos u otros apoyos similares) tienden a posponer la jubilación o a manifestar que nunca se jubilarían. De estos beneficios el más importante es el seguro médico.

Sin importar su edad, la gran mayoría de los encuestados, sobre todo quienes plantean retirarse en el corto plazo, señaló que la posibilidad de jubilarse aumentaría considerablemente si se conservara la pertenencia al SNI después del retiro.

Más del 20% de los encuestados en la UAM, el IPN y la BUAP tendría mayor probabilidad de retirarse en el corto plazo si además conservara los beneficios del SNI después del retiro. La conservación del SNI es, por tanto, un incentivo para considerar la posibilidad del retiro, pero no es criterio suficiente para que los académicos piensen en jubilarse en el corto plazo.

De acuerdo con Gabriela Dutrénit, “unos se jubilan y otros quieren mantener una relación informal (…), hay muchos puntos de vista y se deben reconocer todos para dar alternativas en un tema prioritario, porque de otra manera no se va a resolver el tema de las plazas”.

Recomendaciones

Ante estos resultados el estudio sugiere mantener el SNI después del retiro, ajustando el monto del estímulo de acuerdo con ciertas condiciones, compensar parcialmente mediante estímulos institucionales la pérdida de ingreso debido al diferencial con respecto al monto de la jubilación. Para reducir en el futuro este diferencial se deben establecer políticas de mediano y largo plazos, como sistemas complementarios de pensiones.

Y para los investigadores que no deseen dejar abruptamente sus actividades académicas, establecer opciones flexibles de retiro, tales como contratos de trabajo a tiempo parcial y conservación de beneficios tangibles para ellos, en particular, el seguro médico privado.

El estudio completo puede verse en:
www.foroconsultivo.org.mx/libros_editados/sni_informe_final.pdf