El declive de Teotihuacán, por falta de recursos para generar energía suficiente

El declive de Teotihuacán, por falta de recursos para generar energía suficiente
Por Eduardo Issachar Figueroa García en el semanario de la UAM Vol. XX, Núm. 25

Existe la hipótesis de que el declive de Teotihuacán fue en parte por falta de recursos para generar energía suficiente, afirmó el doctor José Luis Córdoba Frunz, investigador del Departamento de Química de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En el Ciclo: La ciencia en tu universo –con el tema Materiales y energía en Teotihuacán, realizado en la Unidad Azcapotzalco– señaló que esa ciudad prehispánica fue dependiente del entorno geológico al haber nacido en el seno de lo que fue un volcán, ahora conocido como Cerro Gordo.

De éste obtuvo gran cantidad de materiales, entre otros el basalto, la toba y el tezontle, los cuales fueron utilizados para la construcción, incluidas las pirámides del Sol y la Luna y las zonas habitacionales en un territorio que se extendía hasta 20 kilómetros cuadrados.

Al crear una red de comercio pudo hacerse de gran cantidad de cal extraída del pueblo vecino de Atotonilco, ubicado a 60 kilómetros. El material se usó en la mayor parte de las edificaciones, calculándose la utilización de cerca de tres millones de metros cuadrados aplanados en los conjuntos habitacionales y de 166 millones de toneladas de carbonato de calcio, apuntó.

El problema de haber usado la cal para la infraestructura es la cantidad de energía que necesitaban para transformarla en material de construcción, ya que se extrae como carbonato de calcio, que debe calentarse para convertirse en hidróxido de calcio. Para poder quemar toda esa cantidad se emplearon 211 millones de m2 de madera, de ahí la hipótesis del declive de Teotihuacán.

En niveles altos y a exposición constante, el ruido es causa de muerte

En niveles altos y a exposición constante, el ruido es causa de muerte
Por Eduardo Issachar Figueroa García en el semanario de la UAM Vol. XX, Núm. 25

El ruido en niveles altos y a una exposición constante podría causar la muerte debido al estrés que provoca, advirtió el doctor Fausto Eduardo Rodríguez Manzo, investigador del Departamento de Procesos y Técnicas de Realización de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante el Seminario de investigación y docencia del Departamento de Energía, el profesor añadió que tales condiciones provocarían irritabilidad, incremento de azúcar y colesterol en el organismo, aumento en la presión sanguínea, cambios en la motricidad intestinal, sudoración, afectación del ritmo cardiaco, creación de úlceras, incremento de hormonas adrenales, vasoconstricción y tensión muscular, entre otros problemas.

La gente está expuesta a la contaminación sonora en mayor medida que a la del aire o a cualquier otra, lo cual en niveles altos daña la salud.

En México las normas y lineamientos en la materia son escasos: a nivel federal existe la 081 de la Secretaria de Medio Ambiente y en el ámbito del Distrito Federal la 005, que controla el ruido de los establecimientos.

Para tener una idea más exacta del problema el doctor Rodríguez Manzo y un grupo de colaboradores diseñaron el mapa de ruido para la zona metropolitana del Valle de México y el primero que existe en el país: dicho instrumento registra los niveles sonoros de la urbe para determinar la afectación que provoca.

El analista y su equipo de trabajo hicieron una base de datos y ubicaron fuentes sonoras importantes, en particular emanadas por el transporte aéreo y terrestre.

Patrañas, diferenciar entre matemáticos puros o aplicados: Hernández-Lerma

Patrañas, diferenciar entre matemáticos puros o aplicados: Hernández-Lerma
Por Eduardo Issachar Figueroa García en el semanario de la UAM Vol. XX, Núm. 23

“Hacer diferencias entre matemáticos puros o aplicados son patrañas, prejuicios, ya que no existen” contrastes categóricos entre unos y otros, señaló el doctor Onésimo Hernández-Lerma, primer profesor de esa disciplina en la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El profesor emérito y jefe del Departamento de Matemáticas del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional impartió la Conferencia: Los matemáticos, ¿son serios o risueños? en el Coloquio: Tlahuilcalli, casa de luz, organizado por el Área de Análisis Matemático y sus Aplicaciones y el Departamento de Ciencias Básicas de esa sede universitaria.

Los prejuicios nacen porque existen matemáticos que realizan un trabajo teórico y no buscan una aplicación directa a su ecuación o fórmula; simplemente buscan explicar algún fenómeno, sea de interés general o no.

En contraste, los aplicados dan un sentido más práctico a las matemáticas, pues buscan crear a partir de las ciencias exactas, argumentó el profesor.

Las diferencias en relación con el abstracto y el aplicado no existen o al menos no deberían representar un problema, ya que a lo largo de la historia estos dos grupos han ido de la mano, unos se han tomado de los otros al ir evolucionando. Por ejemplo, los avances que permitieron la tomografía –inventada por Allan Cormack– y el tomógrafo –diseñado por Godfrey Hounsdfiel en 1972– no hubieran existido sin el trabajo de Johann Karl August Radon, quien en 1917, es decir, más de 50 años antes, ya había explicado el problema, sólo que su labor había sido estrictamente teórica.

El trabajo comunitario requiere de la multidisciplina

El trabajo comunitario requiere de la multidisciplina
Por Eduardo Issachar Figueroa García en el semanario de la UAM Vol. XX, Núm. 19

En el trabajo comunitario es indispensable la multidisciplinariedad; actuar de manera aislada no funciona en la actualidad, “si no nos organizamos por redes estamos perdidos, éstas son necesarias para poder cruzar el universo”, señaló la maestra Miriam Calvillo Velasco, investigadora del Departamento de Relaciones Sociales de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En la clausura del Curso: Inclusión social y participación comunitaria, organizado por la Red Latinoamericana-Europea de Trabajo Social Transnacional (Reletran), quedó manifiesta la importancia de la labor multidisciplinaria en comunidad, no sólo orientada a la formación de los integrantes de equipos sino a las diferentes redes institucionales de apoyo que puedan crearse para esta área.

Mediante el Curso se propuso crear una red que articule reflexiones entre organizaciones sociales y universidades, tanto de Europa como de América Latina y para lo cual la UAM sirvió como enlace, así como instaurar pláticas sobre inclusión social y comunitaria con una perspectiva transnacional.

El Curso se fundamentó en tres áreas metodológicas de intervención: Epistemología en la Complejidad Ética y Comunitaria, organizada en México; Metodología Comunitaria, desarrollada en América Central, y Planes y Procesos Comunitarios, realizada en España.