¿Migración de jubilados extranjeros o turismo residencial en Baja California Sur?

¿Migración de jubilados extranjeros o turismo residencial en Baja California Sur?
Nota publicada por Diego Armando Casas-Beltrán en la Gaceta de Ciencia y Tecnología (Conacyt) (Junio 2013)

La migración de jubilados extranjeros en México ha aumentado, especialmente en Los Cabos, donde los asentamientos tipo tráiler están aumentando y se desplazan a zonas rurales costeras de alto valor ecológico, con el desconocimiento de los implicaciones ambientales que puedan generarse. Así, el objetivo de este trabajo es contribuir al conocimiento de este tipo de asentamientos, documentando mediante un caso de estudio, las características de su comunidad, sus implicaciones tanto ambientales como de dotación de servicios públicos.

Concluimos que la localidad se convertirá en un sitio de retiro en el corto plazo, si bien no presenta altas densidades, sus implicaciones ambientales son significativas y de una cobertura amplia. Su demanda actual de servicios es mínima, pero puede producir conflictos a futuro especialmente con el agua.

Introducción

El turismo se define “Como todas las actividades que realizan las personas al viajar y al estar en lugares fuera de su lugar de origen, por no más de un año consecutivo” (OMT, 2005). Esta actividad es muy diversa, por lo que hay distintas formas de abordar su estudio, por ejemplo por el tipo de actividad preferencial de los turistas en el destino, por citar, el turismo recreacional, donde sus actividades se centran en el buen clima, la playa y los parajes de ‘interés turístico’. El turismo cultural, incluye lo pintoresco, el colorido local, y el folklore de comunidades rurales. El turismo histórico que hace una revisión de las glorias del pasado, representadas en museos, catedrales, monumentos y ruinas. Turismo medioambiental, realizado en espacios naturales, como parques cuyo principal atractivo es el conocimiento de la flora y fauna de los sitios receptores.

Dentro de esta gama de tipos de turismo se encuentra el turismo residencial, el cual se define como “Aquel por el cual las personas acuden a un destino o una localidad que no es forzosamente turística per se, donde tienen la posesión por compra, renta o prestamo de un inmueble en el cual pernoctan y realizan actividades de ocio y esparcimiento” (Hiernaux-Nicolás, 2005).

Así, en los últimos años, un flujo de turistas residenciales estadounidenses ha aumentado aceleradamente hacia América Latina, en especial hacia México. Estos turistas, se caracterizan, por ser en su mayoría jubilados con alto poder adquisitivo, lo que les permite vivir por largas temporadas fuera de casa, con importantes impactos socio-económicos en las localidades de destino, debido al poder adquisitivo que poseen, dándose un reordenamiento socio espacial del espacio urbano (Lizárraga-Morales, 2009). Actualmente este flujo turístico y migratorio toma mayor relevancia en las localidades receptoras por la jubilación masiva de la generación babyboomer (personas nacidas durante la explosión de natalidad posterior a la segunda guerra mundial entre 1946 y principios de la década de los 60´s) (Kiy y McEnanie, 2010). Lo que mundialmente es más del 60% de la población actual, con más de 6,700 millones de personas (UNFPA, 2008); y en el caso de los estadounidenses son 76 millones (Dailey, 2005).

En México, se estima que entre 1996 a 2006, la población estadounidense que vivía en el país bajo alguna forma migratoria aumentó de 200,000 a 1,000,000 (Lizárraga-Morales, 2009). Sin embargo, se desconoce el número exacto de estos ciudadanos, al no existir un consenso entre autoridades mexicanas y estadounidenses en su registros, debido a que la mayoría de estos ciudadanos entran al país como turistas, aun cuando viven por largas temporadas en los destinos (Lizárraga-Morales, 2009).

Hasta la fecha, el fenómeno había recibido poco interés en la literatura académica y su investigación había sido limitada en su alcance y proveniente de disciplinas como la gerontología, la geografía del turismo, la salud pública, políticas ambientales y estudios de la migración. Lo anterior con énfasis en la investigación futura, por el posible impacto que se va producir entre las personas y las localidades receptoras a causa del crecimiento exponencial de jubilados norteamericanos y canadienses en América Latina (Schafran y Monkkonen, 2011).

Situación en los Cabos

Baja California Sur es el segundo estado con mayor captación de turistas extranjeros residenciales en México, especialmente el municipio de Los Cabos (Lizárraga-Morales, 2008; Kiy y McEnany, 2010). La tendencia actual de desarrollo en Los Cabos es la construcción y venta de viviendas y condominios para extranjeros, presentándose en dos grandes ramas, la de asentamientos compuestos, de megadesarrollos residenciales en las costas (Guido, 2007) y asentamientos tipo tráiler, estos últimos, constituidos por viviendas aisladas y dispersas, de tamaño variable, que se extienden más allá de los centros urbanos, en zonas costeras ecológicamente sensibles como las dunas (Lizárraga-Morales, 2010). Estos asentamientos se clasifican como “ex-urbanos”, porque aunque están cerca de los pueblos, en realidad no son parte de ellos, y a menudo sin todas las instalaciones, carecen de referencias locales y se definen como espacios colonizados que surgen en la misma forma en distintos sitios (Huber, 2005).

Esta tipología de asentamiento es una alternativa viable para personas de clase trabajadora y media proveniente de Estados Unidos y Canadá que planeen jubilarse en el corto y mediano plazo, misma que puede acentuarse por la recesión en EU y la pérdida del poder adquisitivo. Esto, conjugado con la falta de regulación de autoridades locales sobre la gestión del uso de suelo, torna preocupante a las zonas costeras rurales, ya que tarde o temprano estos nuevos asentamientos demandaran infraestructuras y servicios (especialmente agua, recurso escaso en la entidad), elevando los gastos corrientes y de inversión, rara vez compensado por los ingresos que generan estos turistas (Bernier, 2003), además de las implicaciones ambientales sobre sitios sensibles como las dunas.

Así, el objetivo del trabajo es contribuir a profundizar el conocimiento de las características e implicaciones ambientales y en la dotación de servicios públicos que generan los asentamientos turísticos residenciales tipo tráiler, de jubilados extranjeros, mediante un caso de estudio en una zona rural costera.