Movilidad académica e internacionalización

Movilidad académica e internacionalización
Por Ruth Padilla Muñoz y Brenda Luna Chávez en la Gaceta UdeG Nº 811

La experiencia de cursar, complementar o concluir estudios en otras instituciones de educación superior (IES) extranjeras o nacionales, es para muchos estudiantes una invaluable oportunidad de desarrollo y generación de capital social, al enriquecer su formación cultural y abrir nuevos horizontes en el campo profesional.

Esto es posible gracias a la movilidad académica, que propicia el intercambio de estudiantes, profesores o investigadores entre distintas instituciones educativas, que a la vez se benefician de la colaboración y del potencial que de ella se deriva para la formación de capital intelectual, la investigación y la difusión cultural.

La movilidad estudiantil forma parte de las estrategias para la internacionalización de las IES y es un tema de interés creciente que, incluso se ha constituido en un indicador de la calidad institucional. Ello se debe a que dicha estrategia es clave para adaptarse con rapidez a los constantes cambios que acontecen en el área económica, política, social o académica en el mundo global, lo que ha obligado también a replantear los modelos educativos, encontrar los mecanismos para el reconocimiento interinstitucional de los estudios y compartir experiencias exitosas de formación.

Una de las herramientas cada día más usadas para la internacionalización está basada en el uso creativo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), porque han hecho posible diversificar los canales de intercambio entre distintas instituciones educativas en todo el mundo, facilitando la creación de bibliotecas virtuales, redes de colaboración, cursos compartidos, laboratorios virtuales de uso común e incluso la creación de nuevas IES.

Este enorme abanico de posibilidades facilita el establecimiento de convenios para la movilidad estudiantil, sin que el alumno tenga que salir de su lugar de origen.

Desde otro ángulo del análisis, la movilidad académica se ve reflejada en el trabajo realizado entre instituciones gubernamentales, o a través de programas de cooperación institucional, como los que realiza la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). En los últimos años este organismo ha establecido programas de cooperación que favorecen los espacios de promoción e integración entre los estudiantes de distintas áreas del conocimiento, potencializando la calidad de la educación superior.

Uno de los programas que comenzará a implementar en breve es el Proyecto Paulo Freire de Movilidad Académica para Estudiantes de Programas Universitarios de Formación del Profesorado. Dicho programa planea consolidarse como un instrumento de colaboración en toda la región y está dirigido a los jóvenes de posgrado o licenciatura que estén cursando programas dirigidos a la formación docente.

Cada día surgen nuevos programas de movilidad internacional mediante la colaboración entre distintos países. Un ejemplo reciente es la iniciativa “Proyecta 100,000”, del Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación (FOBESII), cuyo objetivo está centrado en desarrollar una visión compartida sobre cooperación educativa, formación de capital humano, investigación e innovación entre México y Estados Unidos de América. Es una propuesta que permitirá a 100 mil mexicanos estudiar en allá y a 50 mil jóvenes de ese país realizar una estancia de estudios en México en 2018. En este proyecto ha sido activa la participación de la Universidad de Guadalajara. Tan sólo en el ciclo escolar 2011/12 alrededor de 14 mil estudiantes mexicanos realizaron estudios en Estados Unidos, lo que ubicó a México en el noveno lugar como país de origen de estudiantes en aquel país.

Conviene destacar que para Estados Unidos, México se ubica en el décimo tercer lugar como país de destino en el mundo, con alrededor de 4 mil 100 estudiantes durante el ciclo escolar 2010/111

Las cifras de alumnos a nivel mundial que deciden continuar estudiando en IES nacionales o internacionales va en aumento, pues se prevé que para el año 2025 el número de estudiantes internacionales aumentará a 7.2 millones, un incremento significativo en comparación al registrado en el año 2000, que fue de 1.2 millones de alumnos.

La movilidad académica es una excelente oportunidad que contribuye a mejorar el nivel educativo, mediante la adquisición de competencias para desarrollarse en un mundo global, representa un área de cooperación entre distintas IES, y es una estrategia para mejorar el desarrollo del país.

Esperamos que cada día haya mayores alternativas para lograr una educación de calidad para todos los mexicanos