Eduardo Weiss: Hay riesgo de judicializar combate al acoso escolar

Eduardo Weiss: Hay riesgo de judicializar combate al acoso escolar
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

Las iniciativas legislativas presentadas a escala federal y local a fin de disminuir los casos de acoso escolar en el país pueden tener un efecto negativo para las escuelas, de no estructurarse con criterios pedagógicos, calificó Eduardo Weiss Horz, experto del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Para el científico adscrito al Departamento de Investigaciones Educativas del Cinvestav sede Sur, el mayor riesgo de pretender contener el problema con la creación de leyes es que impere el criterio legislativo en las escuelas sobre el pedagógico, ya que además de la severidad de las sanciones establecidas a las instituciones educativas, se está considerando a las escuelas unterreno criminal.

Entre los puntos más controvertidos presentados en la propuesta federal está el que pretende sancionar a profesores y directivos quetoleran o ignoran la realización de violencia dentro o fuera del centro educativo. Sin embargo, la definición de violencia escolar puede referirse a cualquier tipo y grado de agresión.

En ese sentido, de acuerdo con el investigador del Cinvestav, puede resultar peligrosa la criminalización de este tipo de interacción entre los estudiantes, debido a que los maestros van a actuar con base en un ordenamiento legal y no con criterios pedagógicos.

De esa manera, en lugar de corregir y prevenir el comportamiento agresivo entre los alumnos, por medios de herramientas pedagógicas, se busca sancionar una acción de esa naturaleza. La labor de las escuelas y de los maestros no debe confundirse con el Ministerio Público, su trabajo debe ser formativo y preventivo, dijo.

Weiss Horz, quien es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Erlangen, en Alemania, estimó que el actual problema del acoso escolar recae en una mala definición del término, al identificarse como cualquier agresión que sucede dentro de las escuelas.

Para que una agresión sea calificada de acoso escolar debe tener dos características: que haya un desbalance de poder (el agresor más fuerte que la víctima) y que sea repetida por un largo periodo, puntualizó.

Sin hacer apología de la violencia, el experto dijo que las agresiones entre compañeros de escuela es un tema que siempre ha existido y es parte de las relaciones humanas.

En diversos estudios que hemos realizado encontramos que la agresividad y las violencias entre chicos se relacionan primordialmente con la experimentación de la masculinidad, en tanto que en las mujeres la agresión es más verbal y está relacionada con la popularidad de las personas, comentó.

Weiss Horz también calificó de equivocado pensar que hay un acrecentamiento de las agresiones en las escuelas como parte de la violencia generalizada en el país. Aunque precisó que sí se han registrado casos donde una escuela se ve afectada porque se ubica en una zona con violencia, pero eso es otra problemática.

Crece número de mujeres matemáticas en México

Crece número de mujeres matemáticas en México
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

En México, los matemáticos son pocos y las mujeres que se dedican a este campo son muchas menos, pero su presencia está creciendo. Así lo considera Dolores Lara Cuevas, profesora del departamento de Computación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), quien fue distinguida con el premio Sofía Kovalévskaia 2014, dirigido a impulsar la labor de jóvenes matemáticas en el país.

No hay muchas mujeres haciendo esto (matemáticas) en el país, pero sí hay bastantes jóvenes. Es ahí donde está la masa crítica. En el Sistema Nacional de Investigadores (SIN) la mayoría estamos en el estatus de candidatura. Esto significa que la participación femenina por fortuna está aumentando, agregó.

Investigación novedosa

Dolores Lara Cuevas se ha interesado por desarrollar líneas de investigación que se ubican entre la matemática discreta (estudia conjuntos que pueden ser finitos o infinitos) y la computación teórica: son la geometría combinatoria y computacional.

El proyecto que sometí pretende estudiar una estructura que se conoce como gráfica, que se dibuja en el plano, explicó.

“Después de dibujarla asignamos colores a esta gráfica, que puede visualizarse con el ejemplo de Internet: por cada computadora tenemos un vértice y podemos unirlas para formar una conexión.

Esas computadoras se dividen en grupos: si dos de ellas no se pueden comunicar, deben estar en grupos distintos. Eso lo reflejamos dando un color diferente a la arista (unión), precisó la joven académica. Dijo que pocas publicaciones en el mundo estudian las gráficas geométricas.

Estos estudios de teorías de gráficas pueden aplicarse a resolver problemas en un sinnúmero de campos, que van desde la biología o las redes de cómputo hasta la optimización (por ejemplo, para determinar una valla perimetral con la menor longitud).

El galardón obtenido por la investigadora –instituido por la Sociedad Matemática Mexicana (SMM) y la Fundación Sofía Kovalévskaia– otorga apoyo financiero para que jóvenes científicas desarrollen investigaciones que no han sido solventadas con el presupuesto regular de los centros de estudios o universidades.

El español aporta sólo 0.24% de la producción científica internacional

El español aporta sólo 0.24% de la producción científica internacional
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

Aunque más de 450 millones de personas hablan español, ese idioma aporta sólo 0.24 por ciento de la producción científica internacional, dominada en 97 por ciento por el inglés, según una investigación difundida hoy.

La obra El español, lengua de comunicación científica, presentada en Madrid y de descarga gratuita en Internet, indexa 8 mil 300 revistas científicas, en las cuales 97 por ciento de más de 7 millones de artículos publicados entre 2005 y 2010 está en inglés. El alemán es el segundo idioma, con un porcentaje inferior a uno por ciento y el español aparece como quinta lengua de las publicaciones.

La investigación fue realizada por José Luis García y José Antonio Alonso, de la Universidad Complutense de Madrid, y el profesor de economía aplicada Juan Carlos Jiménez, de la Universidad de Alcalá de Henares. Ante hechos como el de que las principales revistas científicas se publican en inglés, los autores proponen fomentar el uso del español en el ámbito científico, sin cuestionar la hegemonía del inglés, y más bien con el propósito de lograr el bilingüismo

En licenciatura crece presencia femenil a 49%

En licenciatura crece presencia femenil a 49%
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

En México la matrícula de educación superior por género se ha transformado en décadas recientes y la presencia femenina ahora es prácticamente igual que la de los hombres en licenciatura. En 1970, sólo 17 por ciento de los estudiantes eran mujeres, mientras en el ciclo escolar 2013-2014 representan 49 por ciento de la población estudiantil, según estimaciones de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Además, el posgrado es ahora un espacio educativo en donde las mujeres tienen mayor presencia. En 2010, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), por primera vez la matrícula femenina en maestrías y doctorados fue mayor que la masculina, pues llegó a 52 por ciento del total de los inscritos. Sin embargo, ello aún no se refleja en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), donde en 2009 y 2012 había dos hombres por cada mujer.

Las estadísticas de la Anuies señalan que desde finales de la década de los 90 hay un equilibrio entre mujeres y hombres en la matrícula de las universidades y centros de educación superior. Aunque esa paridad no se da en todas las carreras. Predominan las mujeres en las ciencias de la salud, donde son 64 por ciento de los estudiantes, y en las ciencias sociales y administrativas, las cuales tienen 57 por ciento de mujeres, según datos de 2010. En el mismo año, 31 por ciento de los alumnos de ingeniería y otras carreras relacionadas con la tecnología eran del sexo femenino.

Según el censo de 2010 del INEGI, las mujeres mayores de 15 años cursaron 8.5 años en la escuela en promedio.

Afectan trastornos del sueño a 30% de mexicanos, alertan expertos de la UAM

Afectan trastornos del sueño a 30% de mexicanos, alertan expertos de la UAM
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

Los trastornos del sueño afectan al menos a 30 por ciento de la población mexicana y su creciente incidencia provoca accidentes automovilísticos y discapacidades, además cuesta dinero.

En la conmemoración del décimo aniversario de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa, su director, Javier Velázquez Moctezuma, dijo que este padecimiento es visto como de segunda importancia por los médicos y la población, pero no lo es, ya que dormir es una necesidad imperiosa del ser humano, no es una pérdida de tiempo, es una inversión en salud.

Guadalupe Terán, coordinadora de Investigación de la Clínica de Sueño de la UAM Iztapalapa, apuntó que se calcula que 30 por ciento de los mexicanos padece algún trastorno relacionado con el sueño, aunque no lo identifique como tal por falta de un diagnóstico adecuado.

También dijo que en México la somnolencia al manejar es la tercera causa de accidentes automovilísticos en los que la responsabilidad es del conductor (lo que sucede en 80 por ciento de los casos, según la Policía Federal). Cada año, estos percances causan daños por 150 mil millones de pesos, dejan 16 mil muertos, un millón de lesionados y 40 mil discapacitados permanentes.

Para que el sueño sea reparador, explicó, debe ser continuo, profundo y de buena duración. Cada noche se debe dormir entre seis y siete horas y media, las cuales deben ser continuas, ya que la calidad del sueño se reduce cuando las personas se despiertan constantemente, ya sea por pausas en la respiración o movimientos corporales. Así como hacer ejercicio o tener una alimentación adecuada, dormir bien es parte de ser un individuo saludable, señaló.

Velázquez Moctezuma expresó que la medicina del sueño es un área vital y cambiante de la ciencia, pero en México se conoce muy poco. Hay más de 80 enfermedades (del sueño) perfectamente identificadas, dijo.

Moléculas del frijol ayudan a prevenir la diabetes y la hipertensión, revela estudio

Moléculas del frijol ayudan a prevenir la diabetes y la hipertensión, revela estudio
Por Arturo Sánchez Jiménez en Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Se ha identificado que ciertas proteínas presentes en el frijol son divididas durante la digestión en moléculas con propiedades que las hacen capaces de prevenir enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes o la hipertensión, pues favorecen la disminución de glucosa, triglicéridos y colesterol.

Este es uno de los resultados de las trabajos del grupo de investigadores que encabeza Gloria Dávila Ortiz, ganadora del Premio a la Investigación 2013 del IPN, quien considera que debemos aprovechar todo el material biológico que la naturaleza generó a través de una planta.

Propiedades antimicrobianas y antioxidantes

El trabajo que hemos realizado consiste en ver que las proteínas del frijol y otros alimentos son fragmentadas cuando son procesados para ser consumidos y cuando se digieren; esos fragmentos en algunos casos llegan a tener un valor biológico adicional al nutricional; no tienen ninguna importancia en la proteína completa, pero cuando son separados llegan a tener propiedades antimicrobianas, evitan la caries, que las personas tengan diabetes y pueden ser antihipertensivos y antioxidantes, señaló la académica en entrevista con La Jornada.

Sus investigaciones se centran en cómo las enzimas digestivas que están en el organismo son capaces de fragmentar las proteínas en pequeños pedacitos, los aminoácidos, algunos de los cuales tienen esas propiedades.

La científica señaló que si bien las enfermedades producidas por microorganismos ya se controlan con antibióticos, en los años recientes padecimientos como la obesidad, la diabetes, la hipertensión e incluso el cáncer han proliferado. Es un proceso multifactorial y la contaminación ambiental, el estrés, la falta de sueño, el sedentarismo y el tipo de alimentación pueden influir en ello, pues generan en el cuerpo especies reactivas de oxígeno (oxidantes) que van dañando a las células. Debemos tener una dieta que nos permita contrarrestar sus efectos.

Existe ya gran cantidad de trabajos realizados sobre las bondades del frijol, su aporte de vitaminas, minerales, carbohidratos, fibra y proteínas; no somos los únicos que trabajan con esa leguminosa; creo que lo más valioso de todo es procurar conjuntar a los grupos de investigación que hay en México que tienen líneas de trabajo semejantes, con el propósito de rescatar la cultura de nuestros alimentos tradicionales y probar que realmente tienen un valor muy importante para el ser humano.

La especialista señala que en Méxicohemos dejado de comer frijol y tortilla por muchas razones. Hicimos a un lado platillos tradicionales y los cambiamos por otro tipo de alimentos que, no son necesariamente chatarra, pero que consumidos en exceso causan problemas de colesterol, triglicéridos y grasa. Todo es bueno, pero en una medida conveniente, asegura. Propone consumir una ración diaria de frijoles.

Señaló que otras aplicaciones de su investigación podrían ser el aprovechamiento de los residuos de la industria de los aceites, que dejan materia de la que se pueden obtener proteínas. También se podrían utilizar los desechos de la industria de los biocombustibles para aislar proteínas y obtener de ahí las moléculas que tiene las cualidades mencionadas.

Para la investigadora hay que aprovechar todo lo que nos da la naturaleza, pues que algunas plantas alimentadas por el Sol sirvan de alimento es algo maravilloso.

México, país subdesarrollado en bioética: Ruy Pérez Tamayo

México, país subdesarrollado en bioética: Ruy Pérez Tamayo
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

México es un país subdesarrollado en materia de bioética, afirmó Ruy Pérez Tamayo, profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al dictar una conferencia en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). Sin embargo, añadió que cuando los diputados y senadores se encuentran con que no tienen suficiente información ética para legislar, le han preguntado al Colegio de Bioética, y eso es un paso adelante.

Durante su exposición, el también jefe de la Unidad de Medicina Experimental de la Facultad de Medicina de la UNAM explicó que la bioética no está relacionada con medicina y problemas de salud humana, como la eutanasia, el uso de drogas o el aborto. Más bien, dijo, la bioética es el conocimiento de cómo usar el conocimiento y su objetivo es regular el comportamiento humano hacia la biosfera, siempre pensando en la conservación de la vida en sus diferentes manifestaciones.

En la actualidad, los avances tecnológicos y el conocimiento nos permiten interactuar con la naturaleza de maneras que hace unos años hubieran sido imposibles: podemos extender la vida de un enfermo artificialmente, trasplantar tejidos de un cuerpo a otro, modificar la genética de plantas y animales. Y estas acciones pueden traer consigo alteraciones al medio ambiente, a los ecosistemas, a la biodiversidad y a la vida en general. Es por ello que la bioética tiene un lugar importante en el debate contemporáneo. Sin embargo, explicó, el concepto de bioética tiene en la actualidad un uso ambiguo y se le relaciona fundamentalmente con la medicina, lo cual es un error. Mencionó una decena de libros recientes de especialistas, los cuales, a pesar de anunciar en sus títulos que tratan sobre bioética, en realidad hablan de ética médica.

La palabra bioética, abundó, fue utilizada por primera vez en 1970 en un artículo titulado La ciencia de la supervivencia, escrito por Van Rensselaer Potter.

En aquel texto el autor consideraba que la humanidad necesita urgentemente el conocimiento que le permita saber cómo usar el conocimiento, y subrayaba que el conocimiento biológico y los valores humanos permitirían alcanzar esa nueva sabiduría.

“El hombre es el dueño del lenguaje –sostuvo– y es el uso general el que determina el sentido y el contenido de las palabras. El término bioética se ha usado de distintas maneras, y aunque 44 años es poco para que un vocablo termine de fijar sus significado (…) no es imposible que al final se acepte como sinónimo de ética médica, eliminando todos los aspectos no médicos de la biología a los que hacía referencia en su sentido original. Obviamente, esto sería un absurdo, pero la lógica nunca ha sido el lado fuerte del comportamiento humano.”

Dijo también que muchas discusiones sobre bioética se quedan en los niveles teóricos y parecen no tener una aplicación directa. No obstante, aseguró que en el momento en que empiezan los problemas que requieren reglas éticas deben aparecer los juristas, los médicos y biólogos, pues quienes determinan el comportamiento moral no son los filósofos, al menos no al nivel de la práctica.

Otras temáticas de la bioética son la reproducción y el suicido asistidos, la maternidad sustituta, la muerte con dignidad, el derecho a la vida, el cultivo de órganos, tejidos y células para trasplantes, el deterioro ambiental, la experimentación con seres vivos y los avances tecnológicos y científicos para modificar la estructura biológica de los seres vivos.

La astrobiología, aunque joven, busca ser carrera universitaria

La astrobiología, aunque joven, busca ser carrera universitaria
Por Arturo Sánchez Jiménez en La Jornada

En el espacio hay millones de estrellas y planetas distantes y asombrosos, pero sólo tenemos certeza de que hay vida en la Tierra. ¿Puede existir en otra parte, en otro mundo? ¿Cómo sería? De ser así, ¿cómo se originó? Estas y otras preguntas se hacen y responden los astrobiólogos.

A nosotros nos interesa encontrar las evidencias científicas para decir si la vida, como la conocemos, puede existir en algún otro lugar o si pueden existir otras manifestaciones de vida que desconocemos, señaló en entrevista la presidenta de la Sociedad Mexicana de Astrobiología (Soma), Sandra Ramírez Jiménez.

Esta agrupación, creada en 2001, integra a investigadores y estudiantes de áreas como astronomía, biología, filosofía, química y geofísica, quienes exploran un todavía joven campo de la ciencia.

La astrobiología se puede definir como el estudio científico de la vida. No lo dejamos a la especulación, nos damos a la tarea de buscar los elementos científicos que nos ayuden a comprenderlo. Esos elementos los obtenemos mediante experimentos de laboratorio, simulaciones computacionales, observaciones directas o remotas de los objetos planetarios que tenemos cerca, los ocho planetas del Sistema Solar y sus satélites, explicó Sandra Ramírez, quien tiene doctorado en Química de la Contaminación y Física del Ambiente.

La vida, señaló la investigadora, no sólo se ha desarrollado en formas que nos son familiares, como plantas y animales, y en lugares cercanos, sino que hay organismos que se las han ingeniado para vivir en los casquetes polares o en los desiertos, donde las condiciones son extremas, algo que quizá ha pasado en otros mundos.

Uno de esos sitios podría ser Europa, la luna de Júpiter que tiene una capa de hielo debajo del cual se cree que existe agua salada líquida. Analizando las condiciones del satélite, abundó la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, podemos evaluar si hay oxígeno suficiente en todo ese cuerpo de agua para que pudiera existir algún tipo de organismo, ver si efectivamente están presentes las sales que se piensa que hay en ese mar, o imaginar cómo atravesar esa cubierta de hielo para poder analizar el océano de Europa y averiguar sin con ello contaminaríamos el medio o si traeríamos contaminantes a la Tierra.

En México no hay una carrera que forme astrobiólogos, a diferencia de otros países, como Estados Unidos. Lo que sí tenemos en las universidades son tópicos selectos en astrobiología o se incluye como materia optativa. El plan es involucrar a más estudiantes e investigadores para poder ofrecer una licenciatura.

La Soma está afiliada al Instituto de Astrobiología –creado en 1998–, que pertenece a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), y a la Asociación de la Red Europea de Astrobiología (fundada en 2001).