La esperanza de vida aumenta dos meses por año

La esperanza de vida aumenta dos meses por año
Por Leticia Olvera y René Tijerino en la UNAM Núm. 4, 703

La tercera edad suele asociarse a dependencia, deterioro, déficits, depresión y pasividad; sin embargo, estudios recientes muestran que ofrece niveles elevados de satisfacción y disfrute, señalaron los participantes en la fase final del Primer Congreso Internacional Interdisciplinario sobre Vejez y Envejecimiento, en la Unidad de Posgrado de la UNAM.

Al respecto, Rocío Fernández-Ballesteros, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, indicó que este concepto se ha visto alterado por una serie de prejuicios, “pues hoy la tercera edad suele verse como un problema y no como lo que es: la representación más clara del éxito de la sociedad y de la especie”.

Sobre la longevidad, dijo que ésta se mantuvo en los mismos rangos hasta el siglo XX y hoy en día no se sabe cuál es su tope. “La esperanza de vida se ha incrementado dos meses por año y no tenemos algún indicador de cuándo terminará. No hay ninguna etapa que represente al cien por ciento la probabilidad de muerte; por ello, el reto es prolongar la existencia de forma adecuada”.

Para la catedrática esta situación depende de las condiciones del individuo, pues ser un adulto mayor exitoso implica buena salud, no tener problemas crónicos causantes de discapacidad, gozar de independencia, adaptarse a nuevas situaciones, sentirse bien y contar con familia y amigos.

Un reto que involucra a todos

El envejecimiento demográfico es un desafío que involucra a todos. Más allá de un obstáculo, requiere una atención crítica y ponderar lo positivo para lograr un bienestar generalizado, señaló Peter Lloyd-Sherlock, de la University of East Anglia, United Kingdom, al impartir la conferencia Cambio Gradual o Revolución Pacífica. Respondiendo al Envejecimiento Poblacional en Economías Emergentes.

El experto habló de la experiencia de México, tomada como modelo parcialmente en Perú, India e incluso China. Un aspecto a destacar, expuso, es que en el territorio nacional los mayores de 60 años, pese a representar 16 por ciento de la población, tienen protección social.

En salud, sustentabilidad y consumo, 19 por ciento de los adultos son diabéticos o hipertensos y los mexicanos presentan la tasa de obesidad más alta del planeta. “Estas cuestiones deben atenderse y repercutir en mejores hábitos para la población”, advirtió.

Respecto al desarrollo sostenible, Lloyd-Sherlock refirió que Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, reconoce que en muchas partes del mundo persiste la discriminación contra la senectud; para contrarrestar esta situación, México y otras economías emergentes hoy en día consideran a grupos anteriormente excluidos, como el de la tercera edad.

Verónica Zenaida Montes de Oca Zavala, del Seminario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez, destacó la entrega de los participantes y organizadores del congreso y la convivencia intergeneracional. “Esto ayudó a que juventudes y vejeces identifiquen temas comunes en un marco de valores, respeto y derechos”.

Santiago Macotela Hernández, de la Dirección General de Atención a la Comunidad Universitaria, informó que esa entidad se encarga de hacer que la formación de alumnos sea integral y de abrir espacios para conocer lo que ofrece la Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s