Tendencias de la educación superior: el Reporte Horizon 2015

Tendencias de la educación superior: el Reporte Horizon 2015
Por Yolanda Gayol en U2000 (890) y (891)

La semana pasada se dio a conocer el Reporte Horizon 2015 del Consorcio de Nuevos Medios, el cual presenta un análisis prospectivo sobre la evolución de la educación superior a corto, mediano y largo plazos (Johnson, Adams, Estrada, & Freeman, 2015). El propósito de este artículo es reseñar las ideas presentadas en dicho reporte, contrastándolas en algunos puntos con la investigación del Grupo Babson sobre educación en línea, presentado aquí la semana pasada y con mis propias predicciones, publicadas en enero.

El Reporte Horizon, con periodicidad anual, analiza los avances mundiales en tecnología y pedagogía, dando prioridad al impacto que podrían tener las tendencias emergentes en ambientes de aprendizaje digital. Desde hace13 años sale a la luz mediante la colaboración entre el Consorcio de Nuevos Medios (NMC por sus siglas en inglés) y EDUCAUSE.

El trabajo fue integrado a partir de la discusión en un wiki (2015) en el que participaron 56 expertos de 16 países, desde los cinco Continentes. Mediante una metodología Delphi, se definieron 18 temas con probabilidad de ocurrir en el corto (2015-2016), mediano (2017-2019), y largo plazos ( 2020 o más allá). Una vez que la temática se definió los expertos hicieron una revisión de la literatura sobre los temas elegidos, incluyendo noticias, reportes, ensayos y artículos especializados que fueron discutidos ampliamente en el wiki. Los tópicos incluidos –se informa– “tienen una relevancia potencial en la enseñanza, el aprendizaje y la indagación creativa en la educación superior” (p. 4).

Las preguntas de investigación asociadas a los temas elegidos fueron respondidas a lo largo de la discusión y, enseguida, los expertos votaron para ordenarlas, jerarquizarlas según su importancia, grado de dificultad y temporalidad. El resultado de este ejercicio se organizó como un conjunto de retos y tendencias con tres grados de dificultad: los resolubles, los difíciles y los muy complicados.

Las áreas que se exploran en todo el conjunto están relacionadas con la gestión, el liderazgo y la práctica.

Enseguida se describen los hallazgos de los expertos.

Retos resolubles a corto plazo

  1. La mezcla entre el aprendizaje formal e informal. Así como los espacios físicos están fusionando lo casual con lo escolarizado, el aprendizaje en sus modalidades formal e informal también está integrándose. Se ha indagado que los videojuegos mejoran el pensamiento inductivo, y el aprendizaje social fortalece al escolar, de manera que ahora los principios sobre los que se basa el diseño de los juegos se están incorporando como estrategias de aprendizaje. El reto que enfrentan ahora las entidades evaluadoras, tales como la OCDE, consiste en definir de qué manera evaluar el aprendizaje informal como parte de las ganancias del estudiante. Por lo pronto, hay entidades educativas que invitan a sus estudiantes a reportar las experiencias de aprendizaje informal que más han influido en su formación.
  2. Mejorar la alfabetización digital. La competencia lectora que agrega tecnologías se observa como un emprendimiento factible en un uno o dos años. Los líderes de instituciones de educación superior pueden solucionar este asunto al introducir ese tema al currículum. Pero el énfasis no se da a la tecnología sino a sus resultados.Uno de los problemas a resolver es el resbaladizo significado del término. En el reporte aquí reseñado se expresa que hay consenso en que deben enseñarse conocimientos, habilidades y actitudes, pero que no se incluyen “componentes más profundos como la intención, la reflexión y la generatividad” (p. 24). A ello debe agregarse la aptitud y la creatividad. A manera de atender este asunto, el Departamento de Educación de Massachussets ha diseñado los estándares de alfabetización digital y ciencias de la computación para los niveles elemental, medio y superior.

Retos difíciles a corto plazo

  1. Aprendizaje personalizado. Se refiere al conjunto de experiencias enfoques y estrategias de soporte dirigidas a estudiantes específicos Ello aumenta los niveles de libertad de los alumnos, al permitirles decidir el ritmo y el lugar en el que quieren aprender. Tales cambios están alterando las estrategias de entrega. Pero el problema que tiene esta aproximación es su escalabilidad, y por consiguiente, su costo. El cómo medir las ganancias de aprendizaje individualizado se convierte también en un reto.
  2. Enseñanza del pensamiento complejo. El pensamiento complejo alude a la comprensión de la manera en que los componentes de un sistema operan para resolver problemas. La enseñanza de la diversidad de variables que intervienen en la solución de un problema es difícil. Pero los avances de la visualización están facilitando su introducción sistemática al aula.

Tendencias resolubles a corto plazo (1-2 años)

  1. Aumento en el uso de aprendizaje mixto. La flexibilidad, la usabilidad y la posibilidad de agregar múltiples recursos esta convirtiendo a la educación mixta (b-learning) en una opción muy atractiva en las instituciones de educación superior. Esta modalidad no priva a los estudiantes de los espacios de socialización con sus compañeros y de interacción con la Academia, al tiempo que aumenta la autonomía de los alumnos. En Europa, la red EDEN trabaja en el mejoramiento de las pedagogías mixtas. Asimismo, la oficina Australiana para el Aprendizaje y la Enseñanza cuenta con un manual en el que se analizan siete estudios de caso de aprendizaje mixto.
  2. Rediseño de los espacios de aprendizaje. Las nuevas formas de enseñanza están influyendo el diseño espacial de las instituciones educativas, a manera de adecuarlos a estrategias de aprendizaje más activas, incluyendo múltiples equipos y haciendo más confortable la comunicación que antes ocurría en salones con bancas alineadas. De hecho, ya se ha establecido un indicador que evalúa los diseños espaciales: el Sistema de Clasificación de Espacios de Aprendizaje (LSRS por sus siglas en inglés), permite realizar una la valoración interinstitucional de los niveles de amigabilidad de los nuevos espacios. Además de medir la facilidad con la que puede organizarse el aprendizaje activo, este sistema de indicadores también valora el gasto de energía y la atención al cuidado ambiental que se ha puesto en su diseño.

Tendencias difíciles a mediano plazo (3-4 años )

  1. Enfoque creciente en la medición del aprendizaje. El aprendizaje apoyado con investigación analítica y evaluación es un campo relativamente nuevo, pero que está ganando importancia. Su valor reside en que que contribuye a tomar decisiones pedagógicas, apoyadas en datos duros.

Asimismo, la evaluación basada en los desempeños de aprendizaje está aumentando. En los Estados Unidos, por ejemplo, el 84 por ciento de la estrategia de rendición de cuentas ha sido adoptada en 2013 para todas las licenciaturas, mientras que solamente un 10 por ciento trabajaba con tal modelo cinco años atrás.

  1. Incremento de los recursos educativos abiertos (REA). La idea de utilizar recursos educativos abiertos se adoptó universalmente en 2001, cuando el MIT decidió poner a disposición de cualquier usuario los currícula y contenidos de sus 2 mil 200 cursos. Aunque previo a ello (1997), la Universidad Estatal de California había establecido un repositorio de objetos de aprendizaje denominado Merlot.

Actualmente, los REA se consideran una forma importante de reducir el costo de la educación superior, al poner a la disposición de los usuarios, numerosos libros de texto, revistas de contenido abierto, cursos, programas de software y multimedia. Horizon menciona también al portal Temoa del ITESM, que –según se reporta– contiene 50 mil materiales de aprendizaje. En Europa, la iniciativa openup también está contribuyendo a consolidar los REA.

  1. Aumento de la cultura de innovación y cambio. Desde que las universidades surgieron en el mundo occidental han operado como incubadoras de conocimientos que impactan su entorno. Esta tendencia está ahora asociada a la sofisticación tecnológica de los estudiantes y a los rápidos cambios que ocurren en el mercado. Así, la universidad innovadora, genera actividades empresariales y este modelo se está promoviendo tanto en China como en los Estados Unidos. Esta función está asociada también con nuevas prácticas pedagógicas.
  2. Aumentar la colaboración interinstitucional. Las actividades colaborativas en las universidades están convirtiéndose en un asunto de importancia crítica, al compartirse los recursos educativos y los hallazgos de investigación, aprovechando la tecnología disponible. La idea de trabajo en red está adquiriendo importancia. Entre los grupos que trabajan con este modelo se encuentran: la Red de Educación Basada en Competencias, el Consorcio Mundial de Universidades, el Consorcio de Computación Abierta en la Nube, la Red Universitaria de Innovación en la Universidad Global y el Consorcio de Educación Abierta.

Continuando con la reseña del Reporte Horizon comentado aquí la semana pasada, en esta entrega se presentan las tendencias muy difíciles de realizar, se discute la importancia de recompensar la enseñanza así como la forma en que seis nuevos tipos de tecnologías están incursionando en la educación. Como se anunció en el número anterior, el Reporte se contrasta con mis propias predicciones y, finalmente, se pondera su validez para nuestro contexto.

Tendencias muy complicadas de solucionar

Dos asuntos se identifican como muy complicados en esta sección: la disputa entre estrategias de enseñanza del pasado y las innovadoras, así como la necesidad de poner más énfasis en la docencia.

1.1 Competencia entre Modelos Educativos
La introducción de nuevas tecnologías en la educación no es suficiente para atender los problemas pedagógicos actuales. Existe una gran tensión entre el modelo de instrucción en el aula y las nuevas estrategias educativas. Actualmente se cuestionan el costo, el bajo nivel de involucramiento y la limitada eficiencia terminal.

Una de tales tensiones ha sido la generada por la práctica emergente de proveer instrucción mediante cursos abiertos masivos en línea (MOOCs). Algunos educadores temen que la educación convencional sea desplazada por esta nueva estrategia de enseñanza y, consecuentemente, la resisten.

Pero el asunto no se limita a la decisión institucional de si los MOOCs, o cualquier otra medida de abaratamiento de la educación se adopta o no. Son los estudiantes quienes en última instancia influirán en la adopción estrategias de aprendizaje y acreditación menos onerosas.

Otro ejemplo de confrontación de modelos es la necesidad de formar a las nuevas generaciones con “habilidades del siglo XXI, tales como la comunicación intercultural y los emprendimientos sociales” (p. 30). Un tercer ejemplo es la tensión entre el sistema de créditos por hora y la educación basada en competencias, que reconoce y acredita las habilidades demostradas por los estudiantes. Northern Arizona University ha adoptado un modelo de competencias en el cual los participantes trabajan a su propio ritmo mediante módulos, en lugar de inscribirse en cursos semestrales. Asimismo, la Universidad del Noroeste ha adoptado cursos de educación cooperativa que ofrecen a los alumnos enriquecer su experiencia en situación de trabajo.

La Western Governors University, por ejemplo, utiliza un modelo que combina la experiencia corporativa y el conocimiento académico. Existe una tendencia a preparar a las nuevas generaciones para el trabajo, y ello está afectando la estructura curricular y los modelos pedagógicos. En Europa, empresas tales como Airbus o Toyota, participan en la acreditación de habilidades.

Respecto a tales innovaciones, los tomadores de decisiones deben plantearse de qué manera es posible apoyar la interacción, la colaboración y la evaluación del aprendizaje en gran escala. Por lo pronto, el Departamento de Educación de los Estados Unidos está redefiniendo su concepto de horas-crédito para dar cabida al trabajo escolar representado por los desempeños de aprendizaje fuera del aula.

Importancia de recompensar la enseñanza

Actualmente en los Estados Unidos existe una dependencia excesiva en los profesores adjuntos. De acuerdo con la Asociación Americana de Profesores Universitarios, el 76.4 por ciento de los docentes en los Estados Unidos son profesores por horas, y esta condición les lleva a tener un nivel de vida por debajo de los índices nacionales de pobreza. Ello afecta la calidad de la enseñanza porque los profesores acumulan cursos, ya que sus salarios son bajos y el uso del tiempo se vuelve un factor opresivo para ellos.

Paralelamente, hay una sobrevaloración académica del trabajo de investigación, porque las agencias mundiales de ranking le confieren un gran peso a la investigación, entre los indicadores que utilizan para jerarquizar a las universidades. En esta situación contradictoria, porque las universidades deben velar ante todo por la calidad de la enseñanza, el Reporte de la Comisión Europea de 2013 se recomienda revalorizar los procesos de enseñanza y aprendizaje por encima del valor asignado a la investigación.

Uso de las tecnologías educativas en la educación superior

De acuerdo con el Reporte Horizon, seis tipos de tecnologías orientarán los procesos de mejoramiento del aprendizaje, la enseñanza y la innovación:

Las tecnologías para el consumidor. Son aquéllas que se diseñaron con propósitos recreativos o profesionales, pero que pueden servir como apoyos para el aprendizaje.

Ejemplos de ello son el video en tres dimensiones, la telepresencia, los aparatos móviles, las tabletas y la tecnología portable, usable o de vestir. Horizon predice que en dos o tres años se adoptará esta tecnología usable. Por ejemplo, los lentes digitales Google Glass ya está siendo usado en los cursos de medicina impartidos en los hospitales.

Las estrategias digitales. Es la manera de utilizar las tecnologías para enriquecer los procesos de enseñanza y aprendizaje formales, informales, áulicos o remotos. Ejemplos de dichos procesos son el aula invertida, los productores de espacios, los juegos y la ludifiación y el traer su apropio aparato a la escuela. Se asume que la clase invertida se adoptará ampliamente en menos de un año y los productores de espacios tales como las impresoras de tercera dimensión, la robótica y el modelamiento tridimensional serán adoptados en un lapso de dos a tres años.

Las tecnologías habilitadoras. Se refieren a los aspectos que las hacen más útiles. Ejemplo de ello son la computación afectiva, la geolocalización, el aprendizaje máquina y los asistentes virtuales.

Las tecnologías del Internet. Están relacionadas con la estructura que permite hacer más amigables las tecnologías. Tal es el caso de las tecnologías de la nube, el Internet de las cosas, las traducciones en tiempo real y las herramientas de sindicación (agregación) de contenidos.

Las tecnologías para el aprendizaje. Son aquellas que fueron diseñadas específicamente con fines educativos. Estas pueden ejemplificarse con las insignias digitales, la analítica del aprendizaje, el aprendizaje móvil, los contenidos abiertos y los laboratorios remotos.

Las tecnologías de los medios sociales. Facilitan la comunicación entre pares y la organización de grupos. Los ejemplos correspondientes son los ambientes colaborativos, la inteligencia colectiva, el financiamiento en masa, las redes sociales y la inteligencia tácita.

Las tecnologías de la visualización. Permiten el análisis visual de datos, la identificación de patrones y el sentido de orden en temas complejos. Entre los casos citados en este rubro están: los prototipos rápidos, la realidad aumentada, el análisis infográfico y los desplegados holográficos.

Análisis Comparativo

Mis propias predicciones, publicadas en el número 884 de U2000 (12 de enero) se asemejan al Reporte Horizon en el uso que se dará a la tecnología en la educación en varios aspectos. Entre ellos, la inclusión de la nube, el Internet de las cosas, la realidad aumentada, la impresión tridimensional, la educación móvil, la realidad virtual, la realidad aumentada y la tecnología de vestir. En la dimensión pedagógica, ambas publicaciones dan importancia a la fusión entre la educación formal y la informal, la flexibilización de los currícula, el uso de contenidos abiertos e insignias digitales, el aumento del trabajo en redes sociales, el uso de la inteligencia colectiva, la adopción del aula invertida y de los MOOCs, así como la importancia creciente de la educación por competencias. Esto hace un total de 17 coincidencias entre ambos trabajos.

No está mal este nivel de correspondencia si se considera que, en el citado Reporte, dialogaron durante largo tiempo 56 expertos de 16 países, desde los cinco Continentes. En contraste, mis predicciones se derivaron de un seguimiento y lectura atenta de las fuentes significativas de mi especialidad: la educación a distancia.

Un aspecto que Horizon no considera y que quien ésto escribe asignó extrema importancia, es la tendencia a la democratización de las decisiones en educación. Asumo, a partir de esa premisa, que los estudiantes, tendrán cada vez más injerencia en la configuración de los currículos, las estrategias de enseñanza y la inclusión de las tecnologías en el aula. El tiempo será el encargado de confirmar o desmentir esta aserción.

Conclusiones

Es muy estimulante conocer las tendencias emergentes, enmarcadas en una dimensión temporal de uno, tres y cinco años, que también consideran tres niveles de dificultad: posible, probable y difícil de realizar, como se hizo en el Reporte aquí reseñado. Existen aspectos coincidentes entre la realidad presentada y la mexicana. Entre ellas puede citarse: la tendencia hacia las competencias, la necesidad de recompensar la docencia, la fusión entre educación formal e informal y la competencia entre modelos educativos existentes e innovadores. El gran valor de Horizon es que presenta el trazo de una posible ruta de navegación frente a los acelerados cambios de la educación superior, allegando además numerosos recursos de información para los interesados en abundar en este tema.

Pero es importante notar al menos una importante debilidad en su contenido. Esta se refiere a que pese a analizar las tendencias mundiales, quienes habitamos en países de recursos limitados sabemos que su prospectiva, en lo relativo a la inclusión de las tecnologías es aplicable únicamente a las universidades de los países desarrollados. Ciertamente, puede encontrarse uno que otro innovador temprano, trabajando de manera aislada, con mucho entusiasmo y pocos recursos, en alguna institución de educación superior mexicana.

Hasta donde tengo noticia aún no se cuenta con el trazo de una ruta que alivie los problemas derivados de la brecha digital que ni siquiera se abordan en el Reporte. Al respecto, pueden citarse la insuficiente infraestructura de telecomunicaciones, los problemas de ancho de banda, los porcentajes de conectividad entre los usuarios y el consecuente problema de educar con los principios de la educación mediada por tecnología, tanto a la nueva generación de nativos digitales y como a quienes provienen del lado info-pobre de la citada brecha.

Quizás la debilidad citada pudiera subsanarse en el reporte de 2016, imbuyendo el análisis de los expertos dentro de su marco sociocultural. Aunque vivimos los tiempos de la sociedad global cualquier análisis tendencial debe considerar los referentes del contexto del que se habla, y sabemos que el contexto global es desigual.

Finalmente, si –como decía Gandhi– el futuro depende de lo que haces hoy, sería importante que en México se constituyese un grupo de análisis prospectivo, que imaginara el futuro deseable y el posible en la educación superior mediada por tecnología, incluyendo sus indicadores contextuales.

Tendencias muy complicadas de solucionar

Dos asuntos se identifican como muy complicados en esta sección: la disputa entre estrategias de enseñanza del pasado y las innovadoras, así como la necesidad de poner más énfasis en la docencia.

1.1 Competencia entre Modelos Educativos
La introducción de nuevas tecnologías en la educación no es suficiente para atender los problemas pedagógicos actuales. Existe una gran tensión entre el modelo de instrucción en el aula y las nuevas estrategias educativas. Actualmente se cuestionan el costo, el bajo nivel de involucramiento y la limitada eficiencia terminal.

Una de tales tensiones ha sido la generada por la práctica emergente de proveer instrucción mediante cursos abiertos masivos en línea (MOOCs). Algunos educadores temen que la educación convencional sea desplazada por esta nueva estrategia de enseñanza y, consecuentemente, la resisten.

Pero el asunto no se limita a la decisión institucional de si los MOOCs, o cualquier otra medida de abaratamiento de la educación se adopta o no. Son los estudiantes quienes en última instancia influirán en la adopción estrategias de aprendizaje y acreditación menos onerosas.

Otro ejemplo de confrontación de modelos es la necesidad de formar a las nuevas generaciones con “habilidades del siglo XXI, tales como la comunicación intercultural y los emprendimientos sociales” (p. 30). Un tercer ejemplo es la tensión entre el sistema de créditos por hora y la educación basada en competencias, que reconoce y acredita las habilidades demostradas por los estudiantes. Northern Arizona University ha adoptado un modelo de competencias en el cual los participantes trabajan a su propio ritmo mediante módulos, en lugar de inscribirse en cursos semestrales. Asimismo, la Universidad del Noroeste ha adoptado cursos de educación cooperativa que ofrecen a los alumnos enriquecer su experiencia en situación de trabajo.

La Western Governors University, por ejemplo, utiliza un modelo que combina la experiencia corporativa y el conocimiento académico. Existe una tendencia a preparar a las nuevas generaciones para el trabajo, y ello está afectando la estructura curricular y los modelos pedagógicos. En Europa, empresas tales como Airbus o Toyota, participan en la acreditación de habilidades.

Respecto a tales innovaciones, los tomadores de decisiones deben plantearse de qué manera es posible apoyar la interacción, la colaboración y la evaluación del aprendizaje en gran escala. Por lo pronto, el Departamento de Educación de los Estados Unidos está redefiniendo su concepto de horas-crédito para dar cabida al trabajo escolar representado por los desempeños de aprendizaje fuera del aula.

Importancia de recompensar la enseñanza

Actualmente en los Estados Unidos existe una dependencia excesiva en los profesores adjuntos. De acuerdo con la Asociación Americana de Profesores Universitarios, el 76.4 por ciento de los docentes en los Estados Unidos son profesores por horas, y esta condición les lleva a tener un nivel de vida por debajo de los índices nacionales de pobreza. Ello afecta la calidad de la enseñanza porque los profesores acumulan cursos, ya que sus salarios son bajos y el uso del tiempo se vuelve un factor opresivo para ellos.

Paralelamente, hay una sobrevaloración académica del trabajo de investigación, porque las agencias mundiales de ranking le confieren un gran peso a la investigación, entre los indicadores que utilizan para jerarquizar a las universidades. En esta situación contradictoria, porque las universidades deben velar ante todo por la calidad de la enseñanza, el Reporte de la Comisión Europea de 2013 se recomienda revalorizar los procesos de enseñanza y aprendizaje por encima del valor asignado a la investigación.

Uso de las tecnologías educativas en la educación superior

De acuerdo con el Reporte Horizon, seis tipos de tecnologías orientarán los procesos de mejoramiento del aprendizaje, la enseñanza y la innovación:

Las tecnologías para el consumidor. Son aquéllas que se diseñaron con propósitos recreativos o profesionales, pero que pueden servir como apoyos para el aprendizaje.

Ejemplos de ello son el video en tres dimensiones, la telepresencia, los aparatos móviles, las tabletas y la tecnología portable, usable o de vestir. Horizon predice que en dos o tres años se adoptará esta tecnología usable. Por ejemplo, los lentes digitales Google Glass ya está siendo usado en los cursos de medicina impartidos en los hospitales.

Las estrategias digitales. Es la manera de utilizar las tecnologías para enriquecer los procesos de enseñanza y aprendizaje formales, informales, áulicos o remotos. Ejemplos de dichos procesos son el aula invertida, los productores de espacios, los juegos y la ludifiación y el traer su apropio aparato a la escuela. Se asume que la clase invertida se adoptará ampliamente en menos de un año y los productores de espacios tales como las impresoras de tercera dimensión, la robótica y el modelamiento tridimensional serán adoptados en un lapso de dos a tres años.

Las tecnologías habilitadoras. Se refieren a los aspectos que las hacen más útiles. Ejemplo de ello son la computación afectiva, la geolocalización, el aprendizaje máquina y los asistentes virtuales.

Las tecnologías del Internet. Están relacionadas con la estructura que permite hacer más amigables las tecnologías. Tal es el caso de las tecnologías de la nube, el Internet de las cosas, las traducciones en tiempo real y las herramientas de sindicación (agregación) de contenidos.

Las tecnologías para el aprendizaje. Son aquellas que fueron diseñadas específicamente con fines educativos. Estas pueden ejemplificarse con las insignias digitales, la analítica del aprendizaje, el aprendizaje móvil, los contenidos abiertos y los laboratorios remotos.

Las tecnologías de los medios sociales. Facilitan la comunicación entre pares y la organización de grupos. Los ejemplos correspondientes son los ambientes colaborativos, la inteligencia colectiva, el financiamiento en masa, las redes sociales y la inteligencia tácita.

Las tecnologías de la visualización. Permiten el análisis visual de datos, la identificación de patrones y el sentido de orden en temas complejos. Entre los casos citados en este rubro están: los prototipos rápidos, la realidad aumentada, el análisis infográfico y los desplegados holográficos.

Análisis Comparativo

Mis propias predicciones, publicadas en el número 884 de U2000 (12 de enero) se asemejan al Reporte Horizon en el uso que se dará a la tecnología en la educación en varios aspectos. Entre ellos, la inclusión de la nube, el Internet de las cosas, la realidad aumentada, la impresión tridimensional, la educación móvil, la realidad virtual, la realidad aumentada y la tecnología de vestir. En la dimensión pedagógica, ambas publicaciones dan importancia a la fusión entre la educación formal y la informal, la flexibilización de los currícula, el uso de contenidos abiertos e insignias digitales, el aumento del trabajo en redes sociales, el uso de la inteligencia colectiva, la adopción del aula invertida y de los MOOCs, así como la importancia creciente de la educación por competencias. Esto hace un total de 17 coincidencias entre ambos trabajos.

No está mal este nivel de correspondencia si se considera que, en el citado Reporte, dialogaron durante largo tiempo 56 expertos de 16 países, desde los cinco Continentes. En contraste, mis predicciones se derivaron de un seguimiento y lectura atenta de las fuentes significativas de mi especialidad: la educación a distancia.

Un aspecto que Horizon no considera y que quien ésto escribe asignó extrema importancia, es la tendencia a la democratización de las decisiones en educación. Asumo, a partir de esa premisa, que los estudiantes, tendrán cada vez más injerencia en la configuración de los currículos, las estrategias de enseñanza y la inclusión de las tecnologías en el aula. El tiempo será el encargado de confirmar o desmentir esta aserción.

Conclusiones

Es muy estimulante conocer las tendencias emergentes, enmarcadas en una dimensión temporal de uno, tres y cinco años, que también consideran tres niveles de dificultad: posible, probable y difícil de realizar, como se hizo en el Reporte aquí reseñado. Existen aspectos coincidentes entre la realidad presentada y la mexicana. Entre ellas puede citarse: la tendencia hacia las competencias, la necesidad de recompensar la docencia, la fusión entre educación formal e informal y la competencia entre modelos educativos existentes e innovadores. El gran valor de Horizon es que presenta el trazo de una posible ruta de navegación frente a los acelerados cambios de la educación superior, allegando además numerosos recursos de información para los interesados en abundar en este tema.

Pero es importante notar al menos una importante debilidad en su contenido. Esta se refiere a que pese a analizar las tendencias mundiales, quienes habitamos en países de recursos limitados sabemos que su prospectiva, en lo relativo a la inclusión de las tecnologías es aplicable únicamente a las universidades de los países desarrollados. Ciertamente, puede encontrarse uno que otro innovador temprano, trabajando de manera aislada, con mucho entusiasmo y pocos recursos, en alguna institución de educación superior mexicana.

Hasta donde tengo noticia aún no se cuenta con el trazo de una ruta que alivie los problemas derivados de la brecha digital que ni siquiera se abordan en el Reporte. Al respecto, pueden citarse la insuficiente infraestructura de telecomunicaciones, los problemas de ancho de banda, los porcentajes de conectividad entre los usuarios y el consecuente problema de educar con los principios de la educación mediada por tecnología, tanto a la nueva generación de nativos digitales y como a quienes provienen del lado info-pobre de la citada brecha.

Quizás la debilidad citada pudiera subsanarse en el reporte de 2016, imbuyendo el análisis de los expertos dentro de su marco sociocultural. Aunque vivimos los tiempos de la sociedad global cualquier análisis tendencial debe considerar los referentes del contexto del que se habla, y sabemos que el contexto global es desigual.

Finalmente, si –como decía Gandhi– el futuro depende de lo que haces hoy, sería importante que en México se constituyese un grupo de análisis prospectivo, que imaginara el futuro deseable y el posible en la educación superior mediada por tecnología, incluyendo sus indicadores contextuales.

Referencias:

Johnson, L., Adams Becker, S., Estrada, V., &Freeman, A. (2015). NMC HorizonReport: 2015 HigherEducationEdition. Austin, TX: The New Media Consortium.

Wiki (2015).Revisado en, horizon.wiki.nmc.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s