Caracterización y evaluación de vacuna contra la influenza

Caracterización y evaluación de vacuna contra la influenza
Por Laura Romero en la UNAM Núm. 4, 670

Por el desarrollo de Flublok, primera vacuna recombinante del mercado contra la influenza y en cuya obtención participaron científicos de la UNAM, la empresa estadunidense Protein Sciences Corporation recibió el Product Innovation Award (Premio a la Innovación en Nuevos Productos), que otorga la compañía consultora sobre mercados y tecnología Frost & Sullivan.

Integrantes del Instituto de Biotecnología, encabezados por Laura Alicia Palomares Aguilera y el director de la entidad, Octavio Tonatiuh Ramírez, contribuyeron a la caracterización y evaluación de la vacuna; asimismo, apoyaron el proceso para su producción.

Palomares Aguilera destacó que la compañía que entrega el reconocimiento consideró que Flublok es un producto con una innovación importante, que realmente representa un cambio de paradigma en cuanto a las estrategias de defensa contra la influenza disponibles en el mundo.

La también integrante del comité asesor científico de la empresa ganadora explicó que las inoculaciones de influenza tradicionales se producen en embriones de pollo; es decir, a un huevo embrionado se le pone el virus activo para, posteriormente, recuperar el que se replicó y purificarlo parcialmente.

En contraste, Flublok es creada con base en tecnología de ADN recombinante. “Esto significa que se toma el gen que codifica para la hemaglutinina del virus de la influenza –que es la proteína más inmunogénica, capaz de originar una respuesta protectora contra la influenza–; luego, esa proteína se expresa en un sistema heterólogo, donde hacemos que células de insecto manifiesten el gen que pertenece al virus”.

Al utilizar la tecnología del ADN recombinante ya no es necesario manejar el virus de la influenza vivo, que implica riesgo al elaborarse en grandes cantidades; además, las vacunas obtenidas son de alta pureza, porque contienen una sola proteína del microorganismo, la de interés, y no varias, como en las tradicionales.

Otro aspecto primordial es que las personas que son alérgicas al huevo, y que hasta ahora no se podían vacunar, podrán hacerlo.

A esa ventaja se suma otra: virus como el de la influenza son muy cambiantes; conforme pasan de un organismo a otro modifican su secuencia, por eso tenemos que reforzarnos cada año. “Al utilizar la tecnología del ADN recombinante, podemos responder rápidamente a la aparición de las nuevas cepas. Las inoculaciones tradicionales tardan meses en obtenerse, en este caso estaría lista en tres semanas.”

Glicobiología

Laura Palomares relató que el contacto entre la empresa Protein Sciences Corporation y los científicos de la UNAM se dio encongresos. “A la compañía le interesó la experiencia de nuestro grupo, pues combinamos dos campos altamente especializados: producción de proteínas recombinantes de virus, su caracterización y estudio, y la glicobiología, relacionada con la caracterización de los azúcares que están unidos a las proteínas, y su función. Les interesaba complementar su grupo científico”.

Al iniciar el trabajo con la industria, lo primero es establecer un vínculo de confianza, dijo. En esta lógica se tuvieron varias reuniones en ambos países y se firmó un convenio de colaboración. “Para Flublok, específicamente, evaluamos el perfil de glicosilación de la emaglutinina y determinamos cuestiones como su estructura cuaternaria, importante para su actividad inmunogénica”.

En 2009, año en que surgió la pandemia de influenza en México, “contactamos a la empresa; vinieron al país y hubo pláticas con la Secretaría de Salud y Birmex, encargados de la producción de vacunas en la nación; mediante un convenio se acordó que la transferencia para producir Flublok en nuestro territorio se haría por medio del Instituto”, lo que ocurrió en 2010.

Academia e industria

De forma más reciente se ha trabajado con los Laboratorios Liomont, una compañía nacional con la que colaboran para obtener el registro del producto en México, con la idea de que para 2017 se produzca aquí. Ya aprobado para su comercialización en Estados Unidos, se espera que Flublok esté, de forma inicial, en el mercado privado para la próxima temporada invernal, a finales de 2015.

Todo ello es posible, recalcó Palomares Aguilera, gracias a la colaboración entre Protein Sciences Corporation, los Laboratorios Liomont y la UNAM, donde esta institución educativa actúa como facilitador para la transferencia tecnológica.

Además de complementar la experiencia en biotecnología de esa empresa mexicana. “Es un ejemplo interesante de cómo se puede hacer sinergia entre academia e industria y lograr tener estas tecnologías en el país”, comentó.

Lo más importante es que “nos va a dar la capacidad de responder rápidamente ante una nueva pandemia de influenza, con una toma de decisiones y manufactura en México, en tiempos que las otras tecnologías disponibles no permiten”, finalizó la investigadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s