México sin consenso sobre sobredotación intelectual

México sin consenso sobre sobredotación intelectual
En la UPN Núm. 97

Teresa Martínez Moctezuma, coordinadora del Área Académica Aprendizaje y Enseñanza en Ciencias, Humanidades y Artes, habló sobre la participación de la UPN en el Programa Integral para el Diagnóstico y Atención a la Sobredotación Intelectual (PIDASI). En su ponencia hizo un recorrido conceptual de la superdotación, y abordó los referentes que existen en América Latina.

MÉXICO SIN CONSENSO

Señaló que “no existe un consenso conceptual respecto a la población con capacidades y aptitudes sobresalientes. Algunos la consideran como sinónimo de talentoso y de superdotado, otros la conceptúan como diferente de la superdotación, y algunos más prefieren hablar de altas capacidades”.

Explicó que un superdotado es aquel que destaca en varios campos del quehacer humano y un talento es el que destaca en un campo específico.

Sin embargo, dijo, hoy en día, tanto el uno como el otro pueden ser desarrollados por la vía genética pero también por la escuela a través de la estimulación y la educación inicial temprana. Por lo anterior la principal preocupación está centrada en el docente, en su formación y actualización que le darán los referentes teóricos, conceptuales y metodológicos, así como la experiencia necesaria para poder llevar al niño a desarrollar mejor su potencial.

Otro factor que se debe considerar es la característica más distintiva de la superdotación, la cual estriba en que  su potencial está relacionado con la capacidad académica general y el talento está restringido en un dominio específico. Además, se refirió a los elementos cualitativos que pueden servir para distinguir sujetos sobredotados o de alta capacidad. Estos son, dijo, capacidad intelectual general, capacidades intelectuales específicas, aptitud académica, creatividad o pensamiento divergente, capacidades motrices y representativas y su aptitud social.

A una persona superdotada, continuó, se le distingue a partir de diferentes aspectos como valor numérico, que se determina a partir de evaluaciones de inteligencia de acuerdo con el coeficiente intelectual (ci); valor social, que es otorgado por la comunidad a ciertos talentos según el beneficio que obtiene de ellos la propia comunidad; valor personal, que en algunos casos es atribuido por la familia a estos talentos; valor intrínseco, el talento se aprecia tanto en lo individual como en lo colectivo ya que hace del mundo un mejor lugar cuando de creatividad se trata; finalmente, valor utilitario, la inversión para la educación de los sobredotados, que se espera que sea retribuida en algún momento a la sociedad.

PERFIL DEL PROFESOR DELALUMNO SOBREDOTADO

Martínez Moctezuma insistió en la formación inicial y permanente del profesorado acerca del perfil y las características del alumnado con altas capacidades, su detección y la atención educativa.

Durante su exposición, la investigadora de la UPN destacó las necesidades de los sobredotados: la puesta en común de procedimientos que permitan detectar precozmente la existencia de altas capacidades intelectuales en los alumnos en general y especialmente en los que proceden de sectores y entornos sociales desfavorecidos; el diseño e implementación de medidas educativas destinadas al alumnado con altas capacidades intelectuales, e integrar en la formación del profesorado el uso educativo de las tecnologías de la información y la comunicación (tic) como herramienta para promover la creatividad, la innovación y la capacidad de iniciativa.

Además, ofrecer la atención educativa a los alumnos con altas capacidades intelectuales, puede realizarse en dos ámbitos distintos: en sus propios centros educativos y fuera de los mismos, y crear un programa de diferenciación curricular con la finalidad de que los alumnos con altas capacidades encuentren, en sus propios centros educativos, las medidas adecuadas a sus necesidades, alcanzando el máximo desarrollo de su potencial intelectual, su desarrollo personal y su integración social.

Las recomendaciones contemplan también detectar al alumnado con altas capacidades en sus propios centros. Sensibilizar al profesorado y las familias hacia las necesidades educativas específicas del alumnado con altas capacidades. Formar al profesorado en la atención educativa al alumnado con altas capacidades, en el contexto ordinario. Elaborar, aplicar y difundir recursos y materiales didácticos que faciliten la aplicación de medidas educativas para atención a alumnos con altas capacidades.

Para concluir su participación en el foro, Martínez Moctezuma recomendó poner atención en tres ejes de actuación: trabajo en los centros participantes para realizar el proceso de detección de alumnos con altas capacidades mediante la aplicación de pruebas de inteligencia general y pruebas específicas; formación especial para el profesorado de los centros participantes; y apoyo al profesorado para la elaboración y aplicación en las aulas ordinarias de los materiales y recursos didácticos elaborados en cada centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s