Atención primaria crucial contra la pulmonía

Atención primaria crucial contra la pulmonía
Por Cristóbal López en la UNAM Núm. 4, 648

La neumonía es la primera causa de mortalidad infantil en el mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que cada año mueren por esta enfermedad más de un millón de menores de cinco años, cifra que supera la suma de los decesos por malaria, sarampión y sida.

En México, en 2012, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía fallecieron mil 558 niños de 0 a cuatro años por neumonía e influenza. Para atender este problema de salud pública es prioritaria una política integral que articule los esfuerzos de protección y prevención, diagnóstico y tratamiento. En la estrategia, éstos deben centrarse en mejorar la atención primaria, hoy desarticulada en el país, subrayó Rogelio Pérez Padilla, de la Facultad de Medicina.

En este plan deben incluirse medidas de higiene –principalmente reducir la contaminación del aire en interiores–, proteger a las poblaciones más vulnerables con la vacunación, brindar atención sanitaria a los infantes de todas las comunidades del territorio nacional  y, sobre todo, limitar el uso de antibióticos en los resfriados comunes, porque son de origen viral, así como capacitar al personal médico, para evitar las muertes prevenibles, puntualizó en el marco del Día Mundial contra la Neumonía.

La enfermedad

Explicó que la neumonía es una infección respiratoria aguda causada por virus, bacterias y hongos. Los gérmenes llegan hasta los pulmones, estructuras anatómicas formadas por sacos pequeños, llamados alvéolos que en un enfermo se infaman al llenarse de pus y líquido. Al extenderse, impide la respiración y ocasiona la muerte.

Si bien afecta principalmente a niños y adultos mayores, este mal se complica en quienes padecen diabetes, enfisema pulmonar o enfermedad obstructiva crónica. Cada año, los casos repuntan en la temporada invernal, en un periodo que va de noviembre a abril, abundó.

En su mayoría, los pacientes son recibidos en consulta especializada después de varios días de presentarse el cuadro y no recibir el tratamiento adecuado en el nivel primario de atención, advirtió.

Puede confundirse con otras afecciones de las vías respiratorias, como un catarro común, faringitis o bronquitis, al presentar síntomas similares como caída del estado general de salud, fiebre y tos, lo que complica el diagnóstico de la infección, expuso.

El experto del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias mencionó que deben realizarse radiografías y estudios para determinar la oxigenación sanguínea. Si se observan manchas en las placas o menos oxígeno en la sangre, puede sospecharse de una infección pulmonar y debe enviarse al paciente a otros niveles de atención para estudios adicionales.

Asimismo, a los problemas de diagnóstico para detectar casos graves con oportunidad se suma el abuso en el uso de antibióticos, exceso que aumenta la resistencia de los agentes infecciosos a los fármacos, advirtió.

Si las medidas de prevención se conjugan con un sistema de atención primaria sólido, se requerirán menos los servicios de alta especialidad, necesarios para los casos no resueltos en otros niveles menores, puntualizó.

El básico sólido debe estar sustentado en la relevancia del médico familiar y articularse con campañas de vacunación amplias  oportunas, que cubran a las poblaciones de alto riesgo (menores, adultos mayores, personas con padecimientos crónicos y embarazadas).

Con más riesgo

Los niños que habitan en zonas rurales tienen más posibilidades de enfermarse, al presentar desnutrición y no tener acceso a servicios de salud. Es necesario protegerlos de la exposición a humo de leña, reforzar los programas de inmunización y garantizar tratamiento oportuno y abasto suficiente de medicamentos a estas localidades, recomendó Pérez Padilla.

Se requiere también una mayor in-versión en la capacitación del personal, para atender todas las problemáticas de salud relacionadas. Es urgente una política pública integral para afrontar este problema de manera amplia, lo que aportaría experiencias a los esquemas de atención de otros padecimientos, concluyó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s