Copérnico sacó a la Tierra y al hombre del centro del Universo

Copérnico sacó a la Tierra y al hombre del centro del Universo
Por Isaac Torres Cruz en la Crónica


Citando a Arthur Koestler, el columnista y divulgador de la ciencia Luis González de Alba refiere (Milenio 25/05/14) la imagen de Copérnico como la de un “embaucador”, miedoso y al que el “Renacimiento le pasó de noche”. La referencia que hace del novelista e historiador en su libro Los sonámbulos señala la trampa del astrónomo polaco, con base en que más de mil años antes Aristarco de Samos ya había puesto al Sol en el centro del cosmos.

¿Es posible que el clérigo prusiano conociera el trabajo del griego? En realidad no es posible saberlo. Raúl Alva, profesor investigador de la UAM Iztapalapa y divulgador de la ciencia, menciona por su parte que si bien hay discusión aún sobre el antecedente de los trabajos de Copérnico, es muy poco probable que se basara en las ideas de Aristarco. Habría que buscar evidencias históricas para aseverarlo.

Durante la mesa “500 años de la imagen del Sol y no de la Tierra en el centro”, con el que la UAM, la Agencia Espacial Mexicana y la embajada de Polonia, iniciaron las celebraciones del Año de Copérnico, apuntó que las referencias sobre Aristarco son vagas e incompletas, propensas a la especulación. “Hay quienes dicen que Copérnico sí se basó en su trabajo y lo ocultó, pero en realidad no lo sabemos”.

Durante el evento realizado en Casa Galván de la UAM, añadió por otra parte que el legado de Copérnico está más allá de haber puesto al Sol en el centro de todo. Pero antes de llegar a ello, el especialista en Didáctica y evaluación del aprendizaje de la ciencia repara en el contexto que envolvía al “protocientífico”.

“Hay algunos historiadores y científicos que incluso no lo consideran como científico, bajo el hecho de que el fundador de la ciencia es Galileo. Pero sin su influencia en pensadores, matemáticos y astrónomos, si no hubiera propuesto el modelo heliocéntrico, hay historiadores que señalan que Galileo, por ejemplo, sólo habría sido un matemático estudiando péndulos”.

Entre los aspectos más brillantes que llevó a cabo, acota, es que revisa todas las observaciones astronómicas de diferentes autores realizadas a lo largo de dos mil años, las de romanos, griegos, babilónicos… “Con base en ellas se da cuenta de que el modelo geocéntrico del Universo de Ptolomeo, si bien matemáticamente preciso, el cual permite hacer incluso el pronóstico de eclipses, tiene inconsistencias. Son  éstas las que revisa Copérnico y decide cambiar el lugar el Sol y la Tierra, con lo que ajusta mucho mejor las observaciones históricas.

Pero su modelo también tenía fallas, sería Johannes Kepler, casi un siglo después, quien mejoraría los cálculos matemáticos y propondría, con base también en los trabajos de Tycho Brahe y Galileo Galilei, que las órbitas copernicanas no eran circulares sino elípticas. Pero fue el polaco quien iniciaría toda una revolución. “Hay que reconocer que Copérnico sentó las bases matemáticas que darán paso a la ciencia moderna”.

REVOLUCIÓN. En 1514, el cura polaco Nicolás Copérnico, y por miedo a ser considerado hereje, circuló en secreto su teoría heliocéntrica en el Commentariolus. Para conmemorar el hito, científicos y divulgadores mexicanos celebrarán, a partir de este mes y hasta mayo de 2015, el Año de Copérnico. Sería hasta 1543, que se publicó Sobre las revoluciones de las esferas celestes, cuya primera copia le fue entregada el mismo día de su muerte.

Con toda la repercusión científica que traería este cambio, la reflexión va más allá de la astronomía, recuerda Raúl Alva, y al sacar a la Tierra del centro del Universo hace lo propio con el hombre mismo.

“Es una revolución del pensamiento humano y da lugar a reflexionar seriamente cuál es nuestro papel y lugar en la Tierra. No estamos en el centro, pero somos parte del Universo y gracias a los trabajos de muchos científicos sabemos que somos parte de la naturaleza; una especie que tiene conciencia de sí misma y con la capacidad de tener un destino diferente al de los dinosaurios”.

El hombre es la primera especie capaz de prevenir una extinción masiva en la Tierra, de nosotros y otras especies, agrega, gracias al conocimiento tecnológico basado en la ciencia y derivado de la observación copernicana.

“Eso es más trascendente que ver al Sol en el centro. Ahora, la sociedad debe tomar consciencia de ello para dejar la arrogancia y egoísmo, y así vernos más como miembros de una especie que va en la misma nave espacial, surcando la galaxia en compañía de nuestra estrella”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s