Vivimos un nuevo paradigma de la ciencia y la investigación

Vivimos un nuevo paradigma de la ciencia y la investigación
Por Isaac Torres Cruz en la Crónica

La gestión y análisis de millones de datos en la investigación asientan una nueva forma de hacer ciencia. Llamado mundialmente el “Cuarto Paradigma”, el computar y sacar provecho a esa información permite a la ciencia obtener resultados de proyectos de la física como el Gran Colisionador de Hadrones u otros en genómica y astronomía.

Crónica ofrece un panorama sobre este modelo que implica multi e interdisciplina entre ramas del conocimiento frente a un número abrumador de datos, de la inconmensurabilidad de ellos. Esto en el marco de la traducción al español de El cuarto paradigma. Descubrimiento científico intensivo en datos, que reúne las ideas propuestas por Jim Gray —científico computacional de Microsoft desaparecido en 2007—, y que es editado en México por Conacyt y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Jim Gray considera que la investigación científica ha atravesado cuatro grandes paradigmas: el empírico, el teórico, el de la simulación por computadora, y, ahora, el de tecnologías y técnicas necesarias para desarrollar la ciencia intensiva en datos.

“La ciencia se hizo en un inicio de forma experimental bajo la percepción de todo lo que nos rodeaba; posteriormente la ciencia se teorizó a través de la generación de información”, señala Harold Javid, director de Microsoft Research, durante la presentación del libro en la Casa Rafael Galván de la UAM. El tercer paradigma parte de la Revolución industrial y el inicio del cómputo de información.

El cuarto paradigma consiste en generar los datos, analizarlos y emplearlos para generar conocimiento útil, acota. “Ahora vemos un nuevo modo de hacer investigación y retos en nuevas formas de ver el esquema del desarrollo científico, basado en la interdisciplinariedad, la sistematización de información y pasarla de un área a otra”.

Para comprender mejor el tema, Manuel López Michelone, especialista en inteligencia artificial y bases de datos inteligentes por la Universidad de Essex, explica que hay que tener claros dos temas: 1. Ya tenemos capacidad técnica para generar mucha información. El Gran Colisionador, por ejemplo, produce mil terabytes por día de información para analizar y “eso ya no se puede hacer a mano, no acabarías nunca”.

2. Las bases de datos son tan grandes que se requiere cómputo de mucha precisión. “Para el Cuarto Paradigma si bien acumulamos mucha información, además necesitamos infraestructura para saber cómo la vamos a almacenar, qué hacer con ella y jerarquizar. Después se tiene que procesar para ver qué dicen esos datos y así sacar una conclusión de esa información”, añadió el revisor técnico de la publicación. El gran reto utilizar esa información de manera efectiva.

EN LA SOCIEDAD. Pero este paradigma continúa en definición si bien es capaz de modelar grandes retos en temas como la salud y el medio ambiente, hay que enfocar la forma en la que se saca riqueza de la información y lograr la toma de decisiones, refiere por su parte Luis Alfonso Villa Vargas, director de Centro de Investigación en Computación del IPN.

Para dar coherencia a este proceso, apunta que la forma de hacer investigación debe de concentrarse y eficientarse, de preocuparse por el análisis de los datos y no por tener una supercomputadora para obtenerlos. El almacenamiento, por otra parte, puede tener soluciones como el de las “nubes”. “Nos distraemos pensando adquirir algo cuando lo importante es el proyecto y la investigación. Hay que concentrarnos en qué hacemos con los grandes volúmenes de datos”.

Pero ¿el Cuarto Paradigma es sólo asunto de científicos, astrónomos, físicos…? Para responder a ello Harold Javid proyectó la imagen de un mapa satelital de la ciudad de Beijín hecho por taxistas que recorrían la urbe en cada uno de sus resquicios. Esto a través de las señales enviadas por sus GPS. Fue la gente y no los cartógrafos quien generó esos datos para hacer los mapas.

“No se trata sólo de un tema de investigación, nos involucra a todos, es como un proceso civilizatorio nuevo”, señala Luis Hernández Olivares Sandoval, director de Redes Temáticas del Conacyt. “Esos mapas precisos fueron hechos por taxistas, y es que esta transdisciplinariedad también engloba a la gente para generar conocimiento”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s