Prueba la Universidad Autónoma de Nuevo León tratamiento con células madre contra el autismo

Prueba la Universidad Autónoma de Nuevo León tratamiento con células madre contra el autismo
En la Jornada

La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) realiza un nuevo tratamiento a base de células madre, con el que se busca contrarrestar los efectos del espectro autista y, con ello, mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Consuelo Mancías Guerra, coordinadora del Banco de Cordón Umbilical, y su equipo de trabajo, empezaron este proyecto luego de haber sido aprobado por el Comité de Ética del Hospital Universitario, en el segundo semestre de 2012.

Destacó que el tratamiento consiste en aplicar células de la médula ósea directamente al cerebro a través de la médula espinal para ayudar a que haya una mejor conexión entre las neuronas, comentó Macías Guerra, que tiene nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Estas células ayudan a presionar a las neuronas funcionales de los pacientes autistas; así, por ejemplo, si esán trabajando 10 neuronas en lugar de 30, las células madre impulsan a esas 10 para que puedan realizar funciones como las de las otras 20, precisó.

Concentrado de glóbulos blancos

Refirió que en el proyecto se hace uso de un concentrado de glóbulos blancos, en los que están las células madre, y mediante el cual se reinyectan en el cuerpo del afectado.

Añadió que el uso de células madre en la medicina moderna ha permitido curar o controlar enfermedades del miocardio, el traumatismo medular e incluso el mal de Parkinson.

Lo que se está haciendo aquí ya ha sido probado. Luego de ver los estudios que se han hecho en otras partes y la forma en que se han desarrollado, podemos extender su aplicación a diversas enfermedades para hacer su tratamiento más ágil, apuntó.

Mancías Guerra expuso que esta investigación surgió a partir de un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte, en el cual se inyectaban células madre del cordón umbilical a pacientes con parálisis cerebral, que presentaron notorias mejorías en su estado.

Refirió que en la UANL se ha podido desarrollar este proyecto en pequeños con autismo y los resultados han sido prometedores, según la Escala de Índice de Autismo en Niños (CARS, por sus siglas en inglés).

Hubo un paciente que registró una escala de 45 puntos, lo que lo situaba en el espectro de un autismo severo, pero después de seis meses en tratamiento, tuvo 33 puntos, disminución que se tradujo en una mejor condición de vida, ya que su padecimiento era mucho más benigno o menos severo, explicó.

La especialista puntualizó que la profesionalización de este tratamiento está respaldada en el Departamento de Hematología del Hospital Universitario, cuyo director, David Gómez Almaguer, investigdor nivel III del SNI.

Además, estamos protegidos y avalados por una institución que nos está ayudando, pues si no fuera por la UANL, muchos pacientes no vendrían con nosotros, ya que el reconocimiento que tiene la institución les da la confianza de que los estudios a que se someterán serán de calidad y sin la intención de lucrar.

Mancías Guerra agregó que para el avance y conclusión de la investigación es necesario tener pacientes de entre 5 y 15 años de edad y que cuenten con el consentimiento de los padres o tutores para someterse al tratamiento.

Los resultados de este método dependerán de qué tan rápido podamos seguir reclutando pacientes. Ése será el tiempo en el que podamos dar una solución a la sociedad, que seguramente seguirá beneficiándose de lo logrado por este método esperanzador, puntualizó la investigadora universitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s