Extraerá el Instituto Nacional de Antropología e Historia el esqueleto más antiguo de América de cenote en Yucatán

Extraerá el Instituto Nacional de Antropología e Historia el esqueleto más antiguo de América de cenote en Yucatán
En Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Los científicos que participan de la investigación de Naia, el esqueleto humano más antiguo hasta ahora hallado en el continente americano, planean la delicada tarea de extraerlo del cenote mexicano en que se encuentra, y aseguraron este lunes que este descubrimiento dará trabajo a «muchas generaciones».

«Vamos a extraer a Naia (a través de) el laboratorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), porque vamos a hacer el proceso de conservación», informó Pilar Luna, coordinadora del proyecto, durante un encuentro en ciudad de México con la prensa internacional.

La delicada tarea podría concretarse este mismo año y los restos podrían permanecer en un museo de Yucatán, un estado del este de México con costas en el Caribe, donde se realizó el hallazgo, precisó.

Hasta ahora, sólo se extrajo un fragmento de costilla, un molar, así como guano, semillas, fragmentos de espeleotemas y racimos de calcita, lo que permitió determinar que los restos tienen entre 13 mil y 12 mil años de antigüedad y que pertenecieron a una joven de entre 15 y 16 años de origen asiático (Beringio), quien formó parte de las migraciones que llegaron a América desde Siberia.

Esta joven, que vivió en el Pleistoceno Tardío, fue bautizada como Naia tras ser hallada en 2007 por un grupo de espeleobuzos en un cenote de Yucatán ahora llamado Hoyo Negro, ubicado dentro de una cueva que se inundó después de la última glaciación finalizada hace unos 10 mil años.

Tras someterla a diversos estudios durante más de tres años, entre ellos de ADN mitocondrial, Carbono 14 y Uranio/Torio, se determinó que «Naia» es el esqueleto más antiguo hallado en el continente americano y constituye el eslabón que faltaba para confirmar el vínculo entre los primeros pobladores de América y los grupos indígenas contemporáneos.

Tanto Hoyo Negro, una «cápsula de tiempo» que ha conservado la información sobre el clima y la vida humana, animal y vegetal que existían en la última era de hielo, como los secretos que Naia aún tiene por revelar podrían dar trabajo «a muchas generaciones», estimó Luna.

Por su parte, la directora general del INAH, María Teresa Franco, aseguró que el grupo de investigación, hasta ahora conformado por 16 científicos, «ya no se reducirá».

«Al revés, es posible que haya muchos más académicos que se integren, porque estos proyectos ya no se abandonan. Hay una inversión de interés científico tan grande que las instituciones ya no se desligan», añadió, al precisar que muchos de los laboratorios y expertos involucrados, han trabajado «sin cobrar».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s