Formación de divulgadores de la ciencia

Formación de divulgadores de la ciencia
Por Rebeca Ferreiro en la Gaceta UdeG Nº 789

De no ser por la labor de los divulgadores, siglos de avances científicos, teorías que dialogan y se refutan entre sí, los fundamentos que sostienen el pensamiento moderno o experimentos que han tenido que ser demostrados con años de meticulosas investigaciones, podrían caer en el olvido o bien mantenerse herméticamente concentrados en restringidos círculos científicos.

Con el objetivo de incentivar la escritura y lectura de textos de divulgación que aproximen la ciencia a un amplio público lector, desde 1986 el Fondo de Cultura Económica (FCE), en coordinación con la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), editan “La ciencia para todos”, una colección de textos que recogen importantes hallazgos científicos, con un lenguaje accesible para los jóvenes.

Actualmente son 236 los títulos de autores latinoamericanos y españoles publicados, que analizan temas de 11 disciplinas e interdisciplinas del conocimiento, incluidas física, matemáticas, ciencias de la Tierra, ciencias aplicadas o ciencias de la salud, entre otras.

“En 1989, para acercar estos títulos a lectores jóvenes, dio inicio el concurso La ciencia desde México [hoy: Leamos la ciencia para todos], con el que conseguimos entonces la participación de dos mil chicos. Ahora esperamos que en la más reciente convocatoria –que aún está abierta– tengamos una participación de alrededor de 20 mil jóvenes”, explica Verónica Fuentes Velázquez, coordinadora general del concurso.

Éste, dirigido a jóvenes de entre 12 y 25 años, insta a los lectores, de acuerdo a su edad, a escribir un resumen, una reseña crítica o un ensayo sobre algunos de los temas científicos analizados en la colección. También considera la participación de profesores del nivel medio superior, con un ensayo sobre su experiencia docente o un manual didáctico que permita hacer de la enseñanza de la ciencia una experiencia más pedagógica.

De esta manera, un primer acercamiento a la lectura científica se convierte en el escalafón que propicia, desde la escritura, la construcción de un pensamiento crítico que abona a la proliferación de futuras generaciones, no sólo de lectores, sino de divulgadores del conocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s