Programa Sectorial de Educación: visión general (primera parte)

Programa Sectorial de Educación: visión general (primera parte)
Por Carlos Pallán Figueroa en Campus Milenio

El pasado 13 de diciembre fue dado a conocer este documento, parte integral del Plan Nacional de Desarrollo. A semejanza del sexenio pasado, su presentación se limitó a su publicación en el Diario Oficial, al igual que los restantes programas de otros sectores de la Administración Pública Federal. Inclusive, por las fechas, la difusión del documento en los medios fue muy exigua, la atención estaba en otras partes (lo que sucedía en el Congreso con la aprobación de las reformas energética y política).

El PSE 2013-2018, a cargo de la SEP, fue publicado dentro del plazo marcado por el PND (el límite era “a más tardar el 16 de diciembre”). Se refiere y le da cuerpo a una de las cinco grandes metas apuntadas en aquél documento (educación de calidad). Se contiene en 55 páginas, divididas en cuatro capítulos: diagnóstico; alineación con las metas nacionales; objetivos, estrategias y líneas de acción; indicadores. Además, como novedad, al final se consigna un útil glosario de los términos empleados así como las referencias para darle seguimiento a la ejecución del mismo programa.

El PSE se sustenta en una idea que se resume en la frase siguiente: “Hoy más que nunca, las posibilidades del desarrollo del país dependen de una educación de calidad”. A la vez, consecuencia de ello, se formulan seis objetivos: 1) Asegurar la calidad de los aprendizajes en la formación básica y la formación integral de todos los grupos de la población; 2) fortalecer la calidad y pertinencia de la educación media superior, superior y formación para el trabajo; 3) asegurar mayor cobertura, inclusión y equidad educativa en todos los grupos de la sociedad; 4) fortalecer la práctica de actividades físicas y deportivas; 5) promover y difundir el arte y la cultura; 6) impulsar la educación científica y tecnológica.

En el diagnóstico, capítulo uno, se combinan aspectos relativos a la situación que guardan los distintos componentes del sector educativo con el de otros que apuntan hacia lo deseable o lo que sería necesario hacer. En ese sentido, y a diferencia de la ortodoxia planificadora, el capítulo resulta ser una combinación de elementos diversos.

No obstante ello, espigando, aquí se identifican los diez  que parecen más destacables:

• Educación básica: 1) En el examen PISA, México ocupa el lugar 53 entre los 65 participantes, y el último lugar entre los 34 países de la OCDE; el porcentaje de alumnos de 15 años con bajo desempeño, nivel uno, es de 32 por ciento; además, entre el año 2000 y 2012 no ha habido cambios significativos. 2) El currículo de la educación básica ha estado sobrecargado, impidiendo poner el énfasis en lo indispensable. 3) En la formación y actualización de maestros, la oferta brindada (por las autoridades) no ha demostrado ser pertinente a las necesidades de los profesores y directivos, consecuencia de ello es que no ha habido un impacto en la transformación de las prácticas en la enseñanza. 4) Lamentable situación en la infraestructura física  y en el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación.

• Media superior: 5) Un abandono escolar enorme, mismo que en el último ciclo significó un 15 por ciento (650 mil alumnos). 6) Escasa cobertura de la reforma integral de esta modalidad (RIEMS) misma que sólo abarca a 658 planteles del bachillerato, con una matrícula de 550 mil estudiantes (cuatro por ciento de planteles de la EMS y menos del 13 por ciento de la matrícula total. 7) Desajuste entre la oferta educativa en el bachillerato y los requerimientos del mercado laboral; según encuesta del INEGI, seis de cada diez egresados indican que en su ingreso al mercado laboral no les fue necesario contar con el bachillerato, y cuatro de cada diez mencionaron que las habilidades adquiridas les sirvieron poco o nada en su primer empleo.

• Ciencia, tecnología, educación: 8) La cantidad de investigadores por mil miembros de la PEA es de 0.98 (menor en siete veces al promedio de la OCDE). 9) El Programa Nacional de Posgrados de Calidad tiene registrados un poco más de 1,500 lo que representa un 25 por ciento del total nacional.

• Para todo el sistema educativo, salvo el nivel básico, índices inadecuados de cobertura. 10) Los de media superior y superior, no obstante su importante incremento en los últimos 20 años, siguen siendo bajos: 66 por ciento para la primera y 28.6 para la segunda.

En la próxima entrega se abordarán las partes restantes del programa así como una valoración del mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s