La apropiación de las TIC: un reto para mejorar la calidad educativa

La apropiación de las TIC: un reto para mejorar la calidad educativa
Nota publicada por Ruth Padilla Muñoz en la Gaceta UdeG Nº 759 (Septiembre 2013)

 A pesar de todo lo que se afirma en estos días sobre la calidad de la educación,  en que pareciera que la evaluación del profesorado es la varita mágica que resolverá todos los problemas que aquejan al sector, los ciudadanos debemos reflexionar sobre un tema polémico, que por ese motivo tiene que ser analizado desde todas las perspectivas posibles y no sólo desde el punto de vista de quienes ahora se oponen a las reformas.

Si bien es difícil estar de acuerdo con protestas que trastocan la vida de las ciudades y del país, y que afectan severamente el  interés superior de los niños al colocar por encima de éste los supuestos derechos laborales de los profesores, lo cierto es que poner el foco solamente en los conflictos inmediatos, hace perder de vista lo que está de fondo y es fundamental para el futuro de la educación básica y media superior.

La frase “evaluar para mejorar” ha sido la premisa de los procesos de gestión de la calidad, pero esa evaluación no debe circunscribirse únicamente al desempeño de los docentes.  Claro que su papel es esencial para el logro de aprendizajes pertinentes en sus estudiantes, pero su éxito depende también de un entorno propicio para el estudio. Entre otros muchos factores están la actualización constante de todo el personal, no sólo de los profesores, la infraestructura, el equipamiento y, en especial, la motivación que se deriva del reconocimiento al trabajo docente, al talento y la capacidad, mediante salarios dignos y valoración social de esa labor.

Dentro de un entorno propicio para aprender, se encuentra un elemento que representa un reto para todas las instituciones educativas.  Me refiero a la disponibilidad y proceso de apropiación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como una herramienta para mejorar la calidad educativa en nuestro país y con ello el desarrollo presente y futuro de los estudiantes.

Hoy quien quiere comunicarse, encontrar las últimas novedades del conocimiento, aprender cosas nuevas o trabajar con mayor eficiencia, tiene que recurrir a las TIC. Por eso se dice que nos hemos convertido en la sociedad de la información, ya que gracias a la tecnología tenemos acceso casi a cualquier tópico que nos interese. Los recursos disponibles van desde la TV, el radio, la computadora y el internet, hasta el software más sofisticado y las aplicaciones novedosas, que facilitan el análisis de la información y la producción de nuevos conocimientos.

Su aplicación en la educación se ha convertido en una exigencia, por las condiciones sociales y laborales que demandan la formación de personas cada vez más capacitadas para realizar actividades basadas en la tecnología. El cómo aprovechar las TIC y potencializar su aplicación, se ha convertido en un desafío para los responsables de formular las políticas educativas, porque además representan una oportunidad para incrementar la cobertura y democratizar el acceso y uso de la información, la que no puede ser desaprovechada.

El desafío implica atender dos cuestiones básicas: por un lado la disponibilidad de los equipos y la accesibilidad a internet, y por el otro el proceso de apropiación de la tecnología, que en mucho depende de la primera cuestión. A nivel escolar se agrega el problema de contar con maestros competentes en el uso de las TIC, que sean capaces de integrarlas como instrumento pedagógico para facilitar, dinamizar y beneficiar el aprendizaje de los alumnos, para que éstos a su vez desarrollen las competencias tecnológicas que les permitirán ingresar con mayor valor al siguiente nivel educativo, al mercado laboral o a mejorar sus niveles de bienestar y desarrollo humano.

En México son los grupos de población con altos ingresos los que tienen el mayor acceso al uso de las TIC, mientras que la brecha digital se hace más grande en zonas vulnerables por el  contexto social, económico y geográfico. A pesar de que el acceso a internet ha sido catalogado por la ONU como un derecho humano desde 2011, en nuestro país solo el 45 por ciento (1) de los mexicanos tiene acceso a este servicio, lo que dificulta el proceso de apropiación tecnológica para toda la población.

Sin accesibilidad para todos, no será posible integrar las TIC a la educación y formar para un mundo globalizado, y claro que esto incide en el desempeño de los docentes y en la eficiencia de sus resultados.

La calidad de la educación seguirá siendo tema y motivo de debate,  pero ¿no cree usted que el análisis debe ser más amplio que sólo sobre la Ley de servicio profesional docente?

1. Información presentada por la Asociación Mexicana de Internet. Disponible en: http://www.amipci.org.mx/?editomultimediafile&Multimedia=348&Type=1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s