Redes de innovación en la comarca lagunera

Redes de innovación en la comarca lagunera
Nota publicada por Foro Consultivo Científico y Tecnológico en la Academia Mexicana de Ciencias (27 Agosto 2013)

Con sus casi 46 mil kilómetros cuadrados de extensión y enclavados entre los estados de Coahuila y Durango, los 16 municipios que forman La Comarca Lagunera constituyen un territorio que se ha consolidado en la última década como uno de los casos más exitosos para el futuro desarrollo de sistemas regionales de conocimientos, conocidos también como especialización inteligente (smart specialization) y que consisten en la identificación y articulación de diversos actores, organizaciones e instituciones para el aprovechamiento de las capacidades productivas locales y su posterior desarrollo hacia niveles de competencia de clase mundial.

De entre los diversos proyectos científicos, tecnológicos y de innovación que se desarrollan en La Laguna destacan los nueve que se llevan a cabo en el Consorcio de Redes de Innovación Cooperativa (CRIC): agua y recursos ambientales; leche de cabra; energías renovables; tecnologías de información y comunicación; industria del mueble; diseño de joyería de plata; vivienda sustentable; salud; agroindustria y alimentos, más otros dos que están en proceso de arranque: metalmecánica y economía sustentable.

Creado a instancias del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Coahuila (COECYT) y con apoyo de los Fondos Mixtos-CONACYT y asesoría del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología del Estado de Jalisco (CIATEJ), el CRIC es una asociación civil que desarrolla y transfiere sistemas de conocimientos que promueven la innovación como motor de desarrollo regional y contribuye a elevar la competitividad, el progreso social y el crecimiento sustentable de La Laguna, a través de la gobernanza y la gestión de las capacidades y las vocaciones locales.

El actual esquema de desarrollo del Sistema de Innovación Regional de la Laguna (SIRLag) opera sus once redes en distintos niveles de desarrollo y cumplimiento de los propósitos originalmente planteados desde su creación a finales de 2007. Por su parte, el CRIC promueve la vinculación entre sus propias redes para generar sistemas de investigación aplicada, control de resultados e información estratégica, de modo que la incubación haga transitar a las pequeñas empresas de un esquema de supervivencia a otro de innovación, generando productos factibles de exportación por su alto valor agregado y la competitividad incremental de sus procesos.

Tal como lo señala Enrique Campos, asesor técnico del CRIC: “en el sistema de innovación concurren no sólo investigadores con sus ofertas de conocimiento, sino también empresas con sus demandas tecnológicas y de mercado, así como tomadores de decisiones políticas e instituciones jurídicas y legislativas para crear y ampliar con su participación y la de otras de entidades y actores, como tecnólogos, consultores, facilitadores y financiadores una maraña de relaciones muy compleja”.

Los objetivos del CRIC se orientan estratégicamente a alcanzar siete metas:

1. incrementar la inversión regional con recursos, públicos o privados, provenientes tanto de la comunidad, la entidad, el país o del exterior
2. elevar la capacidad de innovación de las pequeñas y medianas empresas locales
3. gestionar carteras de negocios dinámica y basadas en el emprendedurismo
4. diseño y desarrollo de proyectos de I+D+i enfocados a la atención de las problemáticas de la zona
5. abordaje de esas problemáticas, mediante la creación de redes de innovación cooperativa
6. colaboración y vinculación con instituciones de educación superior (IES) y centros públicos de investigación (CPI) concentrados en esas problemáticas regionales
7. seguimiento sistemático de los avances y retrocesos para su oportuna corrección y replanteamiento estratégico.

Para el CRIC, lo mismo que para el Foro Consultivo, la innovación, como producto de la vinculación y la aplicación de nuevos conocimientos generados en las Instituciones de Educación Superior y los Centros Públicos de Investigación en el sector productivo es de la mayor relevancia para el desarrollo económico y social de México, por tal motivo, contribuimos al mejoramiento de los esquemas sistémicos que se dan en la regiones y las comunidades. Las 11 redes con las que opera el eje CRIC-SIRLag se orientan a las soluciones de las problemáticas regionales, mediante la transferencia tecnológica, la innovación y la apertura de empresas con productos de alta calidad, que amplían la oferta de empleos mejor remunerados.

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC (FCCyT) participa con el CRIC y con el resto de las comunidades científica, tecnológica y empresarial de la Comarca Lagunera, como la Dirección Regional Noreste del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), los consejos estatales de Durango (COCYTED) y de Coahuila (COECYT), las comisiones de Ciencia y Tecnología de ambos estados, así como con las cámaras empresariales regionales y las 34 universidades, instituciones de educación superior y tecnológicos de las dos entidades federativas en el desarrollo y la consolidación de estos esfuerzos por convertir los conocimientos científicos y tecnológicos en la aplicación de las innovaciones productivas que sirvan para alimentar los procesos y diseños de políticas públicas destinadas al apalancamiento económico de las regiones y al mejoramiento de las condiciones de vida y bienestar social de la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s